Sharing is caring!

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que ve una «oportunidad realista» de contener la epidemia del nuevo coronavirus que ya provocó la muerte de más de 1.100 personas en China continental.

Autoridades sanitarias chinas anunciaron el miércoles que, de acuerdo con el más reciente balance, 1.113 personas ya murieron en China continental (que excluye a Hong Kong y Macao) a causa del virus ahora denominado COVID-19.

Según los números actualizados, el número total de personas contaminadas en China ya asciende a 44.653, en su mayoría en la provincia de Hubei, el epicentro de la epidemia.

En tanto, en Ginebra, la Organización Mundial de la Salud (OMS) inició una reunión excepcional con la presencia de unos 400 científicos de todo el mundo para discutir la epidemia con el nuevo coronavirus.

En la apertura de los trabajos, el secretario general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que la epidemia era una «amenaza muy grave», pero en una conferencia de prensa admitió que había a la vista una «oportunidad» de controlar la crisis.

AFP / Gal Roma. Gráfico mostrando los casos y decesos de coronavirus desde el 25 de enero de 2020, cuando el número de personas infectadas superó el millar

«Si invertimos ahora tenemos una oportunidad realista de detener esta epidemia», declaró, para posteriormente expresar su esperanza de que la reunión de científicos termine con una «hoja de ruta» en materia de investigación sobre la epidemia.

También en el inicio de esa reunión anunció que el nuevo coronavirus pasó a ser identificado como COVID-19, en substitución de la nomenclatura adoptada inicialmente de forma temporaria, 2019-nCoV.

«Con el 99% de los casos en China, (la epidemia) sigue constituyendo una verdadera emergencia para este país, pero es también una amenaza muy grave para el resto del mundo», alertó Ghebreyesus.

El jueves en Bruselas, se darán cita también los ministros europeos de Salud para intentar coordinar una estrategia común para paliar la epidemia. Y la OMS ha enviado una misión de expertos a China, dirigida por Bruce Aylward, un experto en la lucha contra el Ébola.

En tanto, en Japón el ministro de Salud Katsunobu Kato anunció el miércoles que exámenes de laboratorio confirmaron 39 casos de contagio entre personas a bordo de un lujoso crucero que se encuentra en cuarentena frente a las costas de Japón.

«De 53 nuevos exámenes, 39 personas arrojaron resultado positivo» al nuevo coronavirus, dijo el funcionario a la prensa. Ello eleva el total de casos a bordo del crucero Diamond Princess a 174, incluyendo el de un oficial sanitario que coordinaba la cuarentena.

– Una chispa –

AFP / Greg Baker. Una responsable de vigilancia de vecindario habla con una mujer a la entrada de un complejo residencial de Pekín el 11 de febrero de 2020

Fuera de China continental, el virus mató hasta ahora a dos personas, una en Filipinas y otra en Hong Kong, pero más de 400 casos de contaminación fueron confirmados en 30 países y territorios.

La OMS está especialmente preocupada por el caso de un británico que nunca había estado en China y que fue contaminado por el nuevo coronavirus en Singapur. Luego se lo transmitió a varios compatriotas durante una estancia en Francia antes de ser diagnosticado en el Reino Unido.

AFP / Noel Celis. Un carnicero prepara un pedido en un mercado de Shanghái el 11 de febrero de 2020

En total, el hombre contaminó accidentalmente a al menos 11 personas: cinco de ellas hospitalizadas en Francia, otras cinco en Reino Unido y un hombre de 46 años internado en la isla española de Mallorca, donde reside.

Este martes se anunció que este británico, apodado ya el «superpropagador», estaba «totalmente curado».

Hasta ahora, la mayoría de casos positivos en el extranjero eran personas que volvían de Wuhan, epicentro de la epidemia.

– Personas evacuadas –

AFP / Charly TriballeauEl crucero «Diamond Princess», con alrededro de 3.600 personas en cuarentena a bordo por miedo al contagio del nuevo coronavirus, el 11 de febrero de 2020 en Yokohama, Japón

En Hong Kong, más de 100 personas fueron evacuadas el martes de un edificio de 35 pisos tras descubrir dos casos positivos de infección en dos pisos diferentes. Las autoridades locales se preguntan si la transmisión ha podido realizarse a través de las canalizaciones del edificio.

Por su parte, el gobierno estadounidense indicó el martes que autorizó al personal de su consulado a dejar Hong Kong.

Wuhan y la provincia de Hubei, desde donde se propagó la epidemia, siguen aisladas del mundo y las medidas de confinamiento aumentan. A partir de ahora, las personas que tengan fiebre no podrán ir a hospitales fuera de su vecindario y todos los complejos de viviendas tienen estrictas reglas de entrada y salida.

Toda China está en gran parte paralizada a pesar de que oficialmente las vacaciones del Año Nuevo terminaron y todo el mundo debía volver a trabajar el lunes. Sin embargo, los estudiantes siguen de vacaciones y las empresas invitan a sus empleados a trabajar desde casa.

El lunes, el presidente Xi Jinping pidió que las medidas destinadas a limitar el contagio sean aún «más estrictas». Por primera vez, el mandatario apareció en televisión con una máscara de protección mientras visitaba un hospital.

El martes, la televisión estatal anunció que los dos principales responsables de las cuestiones sanitarias en Hubei fueron destituidos.

Las autoridades locales fueron criticadas por haber tardado en reaccionar y haber silenciado a quienes advertían del peligro del nuevo coronavirus. Fue el caso de Li Wenliang, un médico de 34 años que murió el viernes, un deceso que provocó una ola de críticas y de llamados a favor de la libertad de expresión en China.