Sharing is caring!

El Diamond Princess se ha convertido en el crucero del coronavirus. Ya son veinte las personas que han dado positivo en los test para detectar la enfermedad, lo que condena a los 3700 pasajeros y tripulantes a bordo a permenecer encerrrados en el barco, atracado en la localidad japonesa de Yokohama, al menos durante los próximos 14 días, el tiempo que dure la cuarentena.

Dicen que en el crucero no impera el miedo, sino el aburrimiento. Confinados en sus camarotes, las cámaras han captado a los pasajeros haciendo deporte en las terrazas y observando el paisaje.

Los enfermos sí han sido desembarcados para recibir tratamiento en un hospital. Han bajado del Diamond Princess a través de una pasarela recubierta por un plástico blanco rodeados de enormes medidas de protección para evitar nuevos contagios. Entre los afectados hay japoneses, estadounidenses, canadienses, neozelandeses y un taiwanés.

AFP
Pasajeros a bordo del Diamond PrincessAFP
Otro crucero con 3600 personas, bloqueado en Hong Kong
En Hong Kong, 3600 personas están atrapadas a bordo de otro crucero del que bajaron tres pasajeros enfermos, a la espera de que se realicen test para ver si hay más afectados. El World Dream llegó a Hong Kong después de haber sido rechazado por Taiwán.

En cuarentena todos los obreros de una fabrica de producción de Iphone
Entretanto en China, han sido puestos en cuarentena todos los obreros de una gigantesca fábrica de producción de IPhones en la localidad de Zehngzhou, en el centro del país.

El coronavirus ya ha dejado al menos 563 muertos y 28.000 afectados, la inmensa mayoría en China, provocando un viento de pánico en Asia que pone en cuestión los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos para el próximo mes de julio.