Sharing is caring!

Los padres del joven que fue asesinado a golpes en Villa Gesell participaron de una marcha frente a su casa de Recoleta.

Familiares y amigos del joven Fernando Báez Sosa, que fue asesinado a la salida de un boliche de Villa Gesell el pasado sábado, se manifestaron hoy frente al edificio en el que vivía la víctima, en el barrio porteño de Recoleta, para reclamar Justicia.

«Estoy muerta en vida, pero mi hijo me da una fuerza para luchar por él y para que se haga justicia», dijo desde la puerta del edificio en el que vivía Fernando junto a su familia, Graciela, la madre del joven.

En medio de un centenar de personas que acompañaron a familiares y amigos en la concentración, la madre de la víctima agradeció a los concurrentes y expresó: «Quiero agradecer a todos por venir a acompañarme en este momento tan doloroso. Fer era mi único hijo, era un servidor, un luchador desde chiquito».

La madre del joven asesinado reclamó Justicia por el crimen y pidió que «paguen esos criminales lo que hicieron, no se merecen nada».

«Mi hijo amaba su vida, amaba a su novia, todos los días nos decía que nos amaba. Quería ser alguien importante y me decía ‘te voy a llevar de vacaciones lejos'», comentó la mujer que estaba acompañada por su esposo y Julieta, la novia de la víctima.

Y agregó: «Para que no haya ningún Fernando más. Espero que se haga justicia y que haya una ley que ampare a las familias. Cuando me dijeron que mi hijo estaba muerto fue la peor noticia y el mundo se me terminó. Pero debo ser fuerte».

BUENOS AIRES, NA