Destacadas, Internacionales

EL MUNDO: May dura contra Tony Blair

Sharing is caring!

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, arremetió hoy contra uno de los predecesores al frente del gobierno, el laborista Tony Blair, y lo criticó por querer convocar a un segundo referendo del Brexit.
   

«Tratar de minar nuestras negociaciones (con Bruselas) defendiendo un segundo referéndum es un insulto al cargo que una vez ocupó y a las personas que sirvió», afirmó May en un comunicado sobre el exmandatario, que esta semana abogó por aplazar la ruptura con la Unión Europea (UE) y celebrar otra consulta. Blair -notoriamente en contra del Brexit- pidió una extensión del Artículo 50 para eliminar el vencimiento del 29 de marzo para abandonar la UE y permitir mientras tanto una nueva votación de referéndum.


«Hay demasiadas personas que quieren socavar el proceso (hacia el Brexit, NDR) por sus propios intereses políticos», dijo molesta May, quien se muestra tan nerviosa al final de una semana muy pesada, voto sobre la moción de no confianza incluido (y superado).
   

Sin embargo, la hipótesis de un segundo referéndum no parece ser tabú ni siquiera entre algunos conservadores. The Mail on Sunday y The Sunday Times hablan de una serie de reuniones secretas llevadas a cabo por David Lidington -número dos de hecho de May- con los parlamentarios laboristas, solo para crear una especie de «coalición de voluntad» que promueve una segunda consulta popular.
   

Downing Street arroja agua al fuego: «La línea de gobierno no podría ser más clara» -subrayó el Ministro de Educación, Damian Hinds, citado por The Guardian-.

«Estamos aquí para seguir la voluntad que la gente ha expresado claramente en el referéndum. Un segundo referéndum sería divisivo».
   

A partir de mañana, Theresa May convocará durante la semana al número 10 a los embajadores de los 27 países de la UE en un intento de garantía sobre el tema del respaldo, mientras envía a Bruselas al mejor de sus asesores legales, Jonathan Jones, escribió The Guardian.

La primera ministro británica está decidida a continuar sobre el camino para regresar a Westminster después de Navidad con algo válido en la mano.

Quizás también por esta razón, el 47% del electorado británico la considera «valiente y fiel a sus principios», según una encuesta realizada entre el 13 y el 14 de diciembre, el porcentaje más alto de aprobación expresado para la líder tory desde que se convirtió en Primera ministro en 2016 en sustitución de David Cameron.
   

Sin embargo, los electores no están tan satisfechos con la forma en que May manejó el expediente Brexit, con un 53% que expresó su desaprobación al respecto, mientras que solo el 28% dijo que estaba a favor de su trabajo en la materia. (ANSA).