Internacionales

Bajo crecimiento de América Latina

Sharing is caring!

El crecimiento mundial para 2018 está proyectado en 3,9%, afirmó hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI), y del 1,6 en Latinoamérica, por la desaceleración en Argentina, Brasil y México y la tensión en Venezuela.

El informe de la organización financiera expresó además «preocupación por el desarrollo del déficit estadounidense» y rebajó las expectativas de crecimiento en Europa, con mayor incertidumbre debido tal vez a la cuestión de los migrantes.

La previsión global se mantuvo pese a la amenaza latente de una guerra comercial por los aranceles entre Estados Unidos y China.

Respecto de Latinoamérica, el FMI revisó a la baja en 0,4 puntos porcentuales, de 2% a 1,6%, su previsión de crecimiento de la economía, incluyendo al Caribe, para este año.

Precisó que la reducción responde a «la constricción de las condiciones financieras y el ajuste necesario de las políticas» en Argentina, «los persistentes efectos de las huelgas y la incertidumbre política» en Brasil y las «tensiones comerciales y la prolongada incertidumbre» de la «renegociación del TLCAN y el programa de políticas del nuevo gobierno» de México.

Así, Brasil crecerá 1,8%, medio punto menos que lo estimado en abril, y México sin cambios en 2018 con 2,3% pero recortado en 2019, 3,0% a 2,7%.

«En la mayoría de los mercados emergentes, los índices de renta variable sufrieron ligeras caídas, en algunos casos debido a la preocupación en torno a los desequilibrios (por ejemplo, Argentina y Turquía), y en un plano más general, debido a los crecientes riesgos a la baja que rodean las perspectivas», describió el documento.

Dentro del análisis de los bancos centrales de las economías emergentes, entre las que incluye a Argentina y México, «han incrementado las tasas de política monetaria, como respuesta a las presiones inflacionarias y cambiarias», añadió.

En cuanto a Venezuela, donde hay «un colapso drástico en la actividad y una crisis humanitaria», las perspectivas «se revisaron nuevamente a la baja a pesar del repunte de los precios del petróleo, ya que la producción disminuyó con fuerza», expresó el FMI.

Sin embargo, aún no divulgó los números del país cuya economía está superada por la hiperinflación y lleva años en recesión.

«Estamos preocupados por el desarrollo del déficit estadounidense, sobre todo porque la deuda es relativamente alta respecto del PIB», dijo Maurice Obstfled, jefe economista del FMI, estimando en 1,7-1,8% el crecimiento potencial a largo plazo.

Estados Unidos logró el pleno empleo, pero el problema con el déficit actual podría aumentar aún más si se confirma una desaceleración de la economía.

Obstfeld agregó que «Estados Unidos está creciendo por encima de su potencial» y «demasiado velozmente». La previsión es del 2,9% para 2018 y 2,2% en 2019.

En la recuperación mundial se produce, pero es más frágil ante la amenaza mayor de los aranceles, por lo que el FMI pidió evitar el proteccionismo y optar por un sistema comercial abierto y basado en las reglas.

En el caso de la zona euro de la Unión Europea, las expectativas del crecimiento se proyectan en baja, del 2,4% en 2017 a 2,2% en 2018 y a 1,9% en 2019.

Aunque también moderado en las economías emergentes y desarrolladas de Europa, el crecimiento sería del 4,3% en 2018 y 3,6% en 2019. (ANSA).