Justicia, Nacionales

AMIA: Un testigo contó que tuvo reuniones con agentes de la ex SIDE

Sharing is caring!

Juan Alberto Bottegal poco pudo decir por encontrarse procesado en otra causa. Se refirió a dos encuentros con agentes de la ex Secretaría de Inteligencia del Estado entre 1996 y 1999.

Esta semana, el juicio por el encubrimiento del atentado a la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) cometido en 1994 estrenó una nueva modalidad dispuesta por el Tribunal Oral: cada dos semanas, se celebrarán dos audiencias -los lunes y los jueves- en la sala AMIA del edificio de Comodoro Py 2002. El lunes, declararon el ex policía bonaerense Manuel García y la hermana y la viuda de Claudio Araya, otro funcionario de esa fuerza. En tanto, ayer lo hizo el ex abogado de Carlos Telleldín Juan Alberto Bottegal.

Bottegal fue propuesto por las querellas de Memoria Activa, el Ministerio de Justicia y Familiares y amigos. Durante una hora, el testigo compareció ante el Tribunal. Sin embargo, no pudo decir mucho ya que continúa procesado como partícipe necesario del secuestro extorsivo de un amigo de Telleldín y los jueces no permitieron que se le hicieran preguntas que pudieran tener relación con esos hechos.

Por otra parte, como se encuentra controvertido si Bottegal le prestó algún tipo de asistencia profesional a Telleldín durante el mes de julio de 1994, las partes solicitaron que se le requiera a éste último autorización para que se releve al profesional del secreto profesional que pudiera estar obligado a guardar y, luego de ello, se vuelva a convocar a Bottegal a prestar declaración.

A pesar de ello, entre las cuestiones más relevantes, el testigo refirió que mantuvo dos encuentros –entre 1996 y 1999- con agentes de la ex SIDE. El primero de ellos se habría llevado adelante en un “bar céntrico” y el segundo “en un departamento por chacharita”. En ambos, “me pidieron información vinculada a la Traffic”, dijo el testigo sobre el vehículo presuntamente utilizado para el atentado cometido en Pasteur al 600.

Sobre el primer encuentro, contó que fue recibido por una persona llamada “Jaime” pero que no puede asegurar que se trate del ex director de operaciones de la ex SIDE  “Stiuso”. Sobre el segundo, explicó que fue en un departamento donde sólo había un escritorio y que allí los agentes le dijeron que podía aportar datos y que tendría “cobertura”.

En un momento, determinado de la audiencia la Unidad Fiscal, representada por los fiscales ad hoc Miguel Yivoff y Fernando Comparato, preguntaron al testigo sobre cómo le llegó la información de que debía tener un encuentro con agentes de la ex SIDE. Al respecto, Bottegal sólo contó que se enteró por una persona que actualmente trabaja en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), pero que no puede decir su nombre por una cuestión de secreto de Estado.

Frente a esta declaración, las partes hicieron varias peticiones al presidente del Tribunal luego de finalizado el debate. Tanto la Unidad Fiscal como las diversas querellas, pidieron que los jueces envíen un oficio al Poder Ejecutivo para que se releve al testigo del secreto y asimismo, pueda revelar el nombre de esa persona que, actualmente, estaría trabajando en la AFI.

El jueves, fue una jornada relativamente corta y plagada de intervenciones. El testigo comenzaba a hablar y a los pocos minutos debía parar. El presidente de la Sala, Jorge Gorini, expresó que “es imposible que el testigo mantenga un hilo en su relato”, y pidió que las partes formularan sus objeciones a preguntas antes que comience el testigo a responder.

Al término de la audiencia, los jueces del TOF Nº2 dispusieron un cuarto intermedio hasta el próximo jueves donde está previsto que declaren dos ex abogados Claudio Lupiano y Marcelo García, y el ex subcomisario bonaerense José Ferrari.

El lunes

En la audiencia celebrada el lunes, declararon tres testigos: el ex policía bonaerense Manuel García y la hermana y la viuda de Claudio Araya, otro funcionario de la fuerza. Fue la primera en realizarse un lunes, lo que se prevé que ocurrirá de esa forma cada 15 días.

García formó parte de la Brigada de Vicente López que intentó detener al reducidor de autos Carlos Telleldín previamente al atentado. En julio de 1996, el destituido juez federal por entonces a cargo de la investigación del ataque, Juan José Galeano, ordenó su comparendo compulsivo con arresto, por lo que debió pasar la noche en la Alcaldía del Palacio de Tribunales para declarar como testigo. El lunes, contó que en el juzgado le preguntaron sobre su supuesta participación en el intento de detención, y que le pedían que brindara información sobre el comisario Juan José Ribelli.

Jaqueline y Alexandra de Leone son, respectivamente, la hermana y viuda de Araya, quien estuvo preso por más de seis años. El miembro de la bonaerense se desempeñaba en la Brigada de Lanús, que sí logró la detención de Telleldín en abril de 1996. Ambas mujeres iban juntas al juzgado federal para interiorizarse sobre la situación del hombre.

Jaqueline declaró por videoconferencia desde Córdoba: señaló que a su hermano “le pedían que declare en contra de Ribelli y que les contara todo sobre él”. Alexandra, a su vez, refirió que su marido “se enojó cuando le dijeron que estaba detenido por AMIA y le gritó a los secretarios del juzgado que nunca se los iba a perdonar”. Araya fue juzgado y absuelto al término del juicio oral que tuvo lugar entre 2001 y 2004 ante el Tribunal Oral Federal N°3, junto a otros ex policías que fueron sindicados como la “conexión local” del ataque a la mutual, en lo que fue una falsa acusación introducida falsamente a través de una declaración de Telleldín.