Nacionales

ARMAS: Garavano pone a una sciolista a controlar los polémicos permisos de portación

Sharing is caring!

El designado ministro de Justicia del gobierno de Mauricio Macri, Germán Garavano, quiere nombrar a una sciolista y denarvaísta al frente de los sensibles permisos de portación de armas.

La funcionaria encargada de habilitar el uso de armas será Natalia Gambaro, unas de las manos derechas de Francisco de Narváez y quien hace pocos meses aceptó un cargo como normalizadora de la Fundación Felices Los Niños, donde recaló por decisión de Daniel Scioli tras el escándalo del Padre Grassi.

Luego de su pase fugaz por este instituto de menores en Morón, la ex diputada nacional será nombrada al frente de la futura agencia del Renar, el organismo que controla las armas del país y que está al mando del camporista Matías Molle.

El Registro Nacional de Armas es uno de los organismos del Gobierno que están en el ojo de la tormenta, y que demandan de un trabajo complejo y delicado.

En primer lugar, es un área vinculada a manejos irregulares y mafiosos que salieron a la luz en uno de los informes de Jorge Lanata sobre el triple crimen de Efedrina.

Uno de los condenados por este hecho, Martín Lanatta, aseguró que Aníbal Fernández le pidió que gestionara armas y permisos ante el Renar para allegados y dirigentes políticos y gremiales.

De hecho, según aseguraron a este medio fuentes del área, en los últimos meses se aceleraron las habilitaciones de “credenciales de legítimo usuario”, sobre todo a gente vinculada con Luis D’ Elia y La Cámpora.

Lo curioso es que estos permisos de portación de armas se dieron pese a que están prácticamente prohibidos, no en la ley pero sí en los hechos, salvo que sean para personal de seguridad y judiciales. Las habilitaciones las controla el camporista Mollé, que fue candidato a intendente de San Fernando, derrotado en octubre por el massista Luis Andreotti.

El vínculo entre Gambaro y Garavano se da principalmente en la Asociación Civil Unidos por la Justicia, una fundación que fundó De Narváez y de la que participan jueces y fiscales de la ciudad. Según la página web del organismo, el futuro ministro es director académico del mismo mientras la ex diputada es vocal suplente tercera.

Gambaro fue asesora de De Narváez en las comisiones de Relaciones Exteriores y Asuntos Constitucionales entre 2005 y 2007, y asesora en la Dirección General de Administración de Infracciones entre 2006 y 2007.

El nombramiento ya levantó polémica dentro del radicalismo, que viene cruzado por el cimbronazo que causó la salida de Ernesto Sanz, nombre anunciado para encabezar el ministerio de Justicia.

Elisa Carrió lanzó ayer su primer y previsible cuestionamiento al esquema de poder en el área de Justicia que planea Macri, al apuntar contra el presidente de Boca y principal operador judicial del PRO, Daniel Angelici.

Pocos meses atrás, Gambaro agradecía a Daniel Scioli por haberla designado al frente de la fundación del Padre Grassi, luego de que el condenado por abuso fuera denunciado por irregularidades en el desvío de las donaciones.