Locales

NECOCHEA: Trabajadores de Cepan quieren trabajar

Sharing is caring!

El sábado 12 de septiembre representantes de la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular) mantuvieron un encuentro con los trabajadores y trabajadoras de la ex CEPAN.

Entre dichos representantes, se encontraban Sebastián Aragón, Director de Promoción Cooperativa y Fábricas Recuperadas de la Subsecretaría de Acción Cooperativa de la Provincia de Buenos Aires, Ornella Nociti (referente de la rama recuperadas de la CTEP) y Florencia Marino, representante de la CTEP de Tandil, quienes acompañaron al concejal Luciano Lescano, del Movimiento Evita, con el objetivo de asesorar y acompañar el proceso de recuperación de la empresa y conformación de la cooperativa encarado por los empleados para asegurar su continuidad laboral.

Del encuentro también formaron parte las abogadas de los/as trabajadores/as, Myriam Tolosa y Ana Clara Angulo, quienes informaron sobre el incumplimiento de la conciliación obligatoria por parte de los socios propietarios de la empresa y el vaciamiento de la sucursal ubicada en la localidad de Quequén.

Los representantes de la CTEP pudieron brindar asesoramiento sobre la Ley de Quiebra y formación y capacitación en cooperativismo, quedando a disposición de los/as trabajadores/as para aportar en el proceso de puesta en funcionamiento de la fábrica lo antes posible.

Sebastián Aragón sostuvo que los principales objetivos de la visita fueron el de «hacer al Estado presente en los conflictos laborales que se dan en la provincia» y el de «compartir la experiencia en materia de recuperación de empresas» por parte de la CTEP.

En función de lo acontecido con la sucursal de Quequén, Aragón opinó que «evidentemente el camino que quiere tomar la empresa no es llegar a un acuerdo en los marcos de la ley sino seguir vaciándola, dejando a los compañeros en la calle».

Frente a esto, analizó que una de las mejores respuestas posibles es «la puesta en marcha de la empresa bajo gestión obrera»,

«La empresa no cierra por problemas económicos. La viabilidad de esta panificadora es evidente», sostuvo, y remarcó que «en la provincia de Buenos Aires tenemos alrededor de 200 fábricas recuperadas funcionando y hay un Estado presente que ayuda, acompaña y trata de fortalecer esas experiencias».