Sharing is caring!

gonzalez-hidrico

El geólogo Miguel González trabajó siete años para el Banco de la Provincia de Buenos Aires estudiando la evolución de los distintos ambientes de la provincia en función de la dinámica hídrica, tanto subterránea como superficial, y es una voz autorizada para opinar con la reducción de las napas del distrito chavense.

«Las napas de esta zona, al igual que en la mayoría del planeta, se recargan con agua de lluvia. No hay otra manera. Hay que desterrar el mito del río subterráneo, porque no existe. Por lo tanto en los episodios donde las lluvias son crecientes las napas se van recargando cada vez más y suben, pero en las épocas como la actual -que comenzó hace cuatro años- donde las precipitaciones van decreciendo, obviamente las napas van bajando, incluso también por lo que se consume en todos los aspectos.

«Está estudiado que la región entre las sierras de la Ventana y de Tandil, las napas pueden oscilar entre cuatro metros en un episodio de mucha lluvia y uno seco como el actual. El tema que hay que considerar en lo que es la siembra de papa, es que en esta zona la recarga, algo que también está estudiado, es del 10% aproximadamente de las lluvias. Por lo tanto si llueven 800 milímetros en el año, hay que calcular que se van a infiltrar unos 80 milímetros en las napas.

«De modo tal que si nosotros quisiéramos un uso conservador o sustentable del agua subterránea, no tendríamos más de 80 milímetros por año y la actividad papera está utilizando más de 200 milímetros por año. Por lo tanto ese uso supera ampliamente la recarga de los acuíferos. Si bien los paperos están explotando lotes puntuales y la recarga se produce en toda la región. En ese sentido, habría que ver qué derecho tiene una persona que explota en su terreno más de lo que debe. Porque está consumiendo también la de los vecinos. Incluso en esta época donde la papa es cuando necesita más agua, seguramente tendrá un mayor riego.

«Hay otro agravante, ya que no estamos en zona de agua óptima para riego ni mucho menos. La actividad papera a trasplantado su tecnología desde Balcarce hasta aquí, pero en aquel distrito es posible regar en grandes volúmenes porque el agua es de altísima calidad, sin embargo el agua de nuestra región tiene un alto contenido de sodio, que provoca ante un gran uso, que se produzca barro blanco.

«Respecto al encamisado de los pozos, en esta zona el beneficio que trae para la perforación son técnicos, no tanto para la calidad del agua. Ya que si bien los estudios indican que habría dos napas, de todos modos las mismas están interconectadas hidráulicamente.

«En la provincia de Buenos Aires existe una legislación que si bien es perfectible, igualmente es muy buena y contempla todos los aspectos que estamos hablado y la autoridad local para impulsar dicha ley es el municipio. En la misma se indica que no se puede hacer una perforación en forma indiscriminada, y que antes de realizarla debe haber un estudio hídrico geológico firmada por un geólogo». (LA VOZ DEL PUBLO)