Sharing is caring!

papa

Un dato negativo para los productores paperos de la zona. Desde la empresa McCain advierten que esta semana podría detenerse la producción de la planta ubicada en la localidad bonaerense de Balcarce luego de la decisión que tomó la Secretaría de Comercio de Brasil, hace dos semanas, de limitar las importaciones de ciertos productos perecederos que llegan desde la Argentina.

La empresa canadiense, instalada en el país desde 1995, sufre directamente la eliminación de las licencias automáticas de importación, que reglamentó el gobierno brasileño en octubre, porque el 80 por ciento de su producción, más de 100.000 toneladas anuales, tiene como destino a Brasil.

La medida del gobierno de Lula afecta a productos perecederos, entre ellos la papa y sus derivados como el caso de McCain, que exporta congelados. La empresa es la principal productora de papas pre fritas congeladas y puré en escamas (deshidratado) para supermercados, restaurantes y cadenas de comidas rápidas.

El flujo de la producción quedaría trabado, con la consiguiente pérdida comercial y, además, se acumularía mercadería en stock que tiene un límite para ser almacenada antes de echarse a perder. Desafortunadamente para la empresa, los depósitos que tienen las características de mantener las papas congeladas están plenos en su capacidad.

Eso sin contar que se vería afectado el empleo de alrededor de 7000 trabajadores que dependen, directa e indirectamente, de la planta procesadora. Esta cantidad incluye a los productores de papa radicados en Tandil, Necochea y la ciudad de Balcarce donde está emplazada la planta que proveen al proceso de producción de la compañía. (Fuente: El Eco de Tandil)