Sharing is caring!

armas235

El Plan Nacional de Desarme, que lleva destruidas desde su inicio en el año 2007 104.782 armas, cuenta con el apoyo de distintas ONGs y familiares de víctimas de delitos con armas de fuego como Alfredo Marcenac, el joven asesinado por el tirador de Belgrano en 2006.

Su padre, Adrián Marcenac, señaló a Télam que «con esta iniciativa tanto el Estado como las asociaciones civiles estamos tratando de concientizar a la ciudadanía sobre el riesgo que tienen las armas en casa de familia».

Por último, Marcenac comentó que existe una iniciativa para crear una experiencia piloto en la zona de Necochea y Mar del Plata para buscar «un municipio sin armas».

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Julio Alak, dijo que «estamos cerca de la destrucción del 10 por ciento de las armas que hay en Argentina», durante la fundición de 31 mil armas de fuego en el marco del Plan Nacional de Desarme. «Con la destrucción de estas 31 mil ya pasamos las 100 mil», precisó el funcionario.

Alak explicó a Télam que «el Programa Nacional de Desarme arrancó en diciembre de 2007 y con la destrucción de estas 31 mil armas ya pasamos las 100 mil».

En esa línea, el ministro destacó que «para tener idea de la magnitud del programa debemos recordar que hemos logrado llegar a destruir el 8,6 por ciento del total de armas registradas que hay en el país».

«Argentina es uno de los países con menos índice de muertes por arma de fuego en Latinoamérica y estamos luchando para disminuirlo a partir de medidas muy buenas y concretas como esta», señaló el funcionario.

Por su parte, el Director Nacional del Registro Nacional de Armas (RENAR), Andrés Meiszner, contó a Télam que «las 31 mil armas destruidas hoy fueron entregadas voluntariamente por los ciudadanos de todo el país desde abril a diciembre de 2008 a cambio de una retribución de iba de los 100 a los 400 pesos».

Además, Meiszner adelantó que «la presidenta Cristina y Alak dieron un fuerte apoyo para prorrogar el plan por dos años mas y hacer de esto una política permanente».

En la misma línea, el ministro de Justicia bonaerense, Ricardo Casal, consideró que «el arma hoy es el factor de temor más importante de la ciudadanía y nuestro rol es neutralizar el temor con planes como este».

En ese sentido, Casal adelantó a Télam que «la provincia de Buenos Aires está llevando a cabo un plan similar donde tenemos ya 80 mil armas que están identificas en sede judicial y otras 10 mil en el Registro Provincial de Armas, a las que sumaremos la recolección de otras de uso civil».

Sobre el futuro del armamento, el ministro estimó que «esas armas, en su mayoría de origen delictivo, van a ser destruidas inmediatamente».