Sharing is caring!

reportero-agredido

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa expresó su enérgico repudio ante la brutal golpiza policial que recibió el  reportero gráfico chaqueño  Jorge Flores, durante el desalojo de los indígenas que en protesta se hallaban acampando frente a la Casa del Gobierno en la ciudad de Resistencia, provincia del Chaco.

El Sindicato de Prensa del Chaco, filial de la FATPREN,  acompañó la demanda al gobierno provincial de los compañeros de “El Diario de la Región” por la repudiable y cobarde agresión a uno de los trabajadores de ese medio. Y en una reunión con el ministro de Gobierno, Justicia, Trabajo y Seguridad del  Chaco, Juan Manuel Pedrini, reclamaron la identificación y sanciones a los policías que participaron en el incidente, donde Flores recibió un fuerte golpe en la boca con el cañón de una escopeta. El hecho de violencia policial le provocó serias heridas además de la fractura y pérdida de varias piezas dentarias.

Se reclamó al ministro medidas concretas para modificar estas expresiones violentas y cercenadoras de la libertad de trabajo y de expresión.

En la tarde de este viernes, el gremio de prensa chaqueño realizó una radio abierta en la peatonal de Resistencia donde, además de denunciar la situación de los trabajadores del sector, se respaldó la sanción del proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisuales, en una línea de compromiso con la Libertad de Expresión, el Derecho Social a la Información y el pluralismo de voces, garantizado por el cerco legal a los monopolios informativos

La Radio Abierta fue además una tribuna donde los periodistas y empleados administrativos de los medios de comunicación del Chaco expusieron a la sociedad la situación de semiesclavitud en la que desempeñan su labor profesional. La misma está caracterizada por el trabajo en negro, salarios ilegales y sin aportes de ley, por lo que no tienen atención de la salud ni un futuro jubilatorio.

Finalmente, se reclamó al ministro medidas para modificar este pensamiento violento y cercenador de garantías constitucionales que marca a la policía chaqueña y que nada tiene que ver con una sociedad democrática