Sharing is caring!

senado-bs-as

El proyecto fue aprobado en medio de la fuerte polémica desatada por el rechazo del empresariado y del campo. Representa un aumento al Inmobiliario Rural y crea un gravamen en puertos. La reforma completa. La votación fue lograda por el acompañamiento “en general” del bloque FpV-PJ, a excepción de objeciones de los senadores Javier Mazza, Santiago Nardelli y Elsa Strizzi, al artículo 26 que establece un gravamen a la carga y descarga en los puertos de la provincia de Buenos Aires.

El Senado bonaerense convirtió en ley el proyecto de reforma impositiva impulsado por el gobernador, Daniel Scioli, en el marco del fuerte rechazo del empresariado y de los ruralistas.

El oficialismo consiguió reunir a 27 senadores para aprobar el tratamiento «sobre tablas» del proyecto, que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados bonaerense.

Más allá de las ausencias de los legisladores oficialistas Viviana Arcidiácono, Marta Helguero, Ricardo Lissalde, el bloque del FPV alcanzó el número necesario para iniciar el tratamiento del proyecto.

El proyecto fue aprobado sin modificaciones, pese a las críticas de sectores empresarios y ruralistas, que advirtieron sobre los efectos negativos de la reforma.

La iniciativa prevé aumentos en el Impuesto Rural e incorpora un gravamen a la carga y descarga en los puertos bonaerenses, así como el impuesto a la herencia.

Defensa de Scioli

Ayer, en conferencia de prensa, el gobernador defendió en forma íntegra la iniciativa que impulsó su administración y que generó una fuerte polémica, sobre todo entre los ruralistas por la suba al impuesto al Inmobiliario Rural.

Mientras Scioli defendía su iniciativa, en las calles de La Plata aún quedaban algunos rezagos de la marcha de protesta contra el «impuestazo» que realizaron ruralistas y empresarios. Volantes tirados en las veredas y algunas paredes y calles pintadas con frases de rechazo a la reforma impositiva oficiaron de escenario para que el mandatario hablara del tema.

El mandatario aseguró que llegó al Poder Ejecutivo provincial para «cambiar las cosas», por lo que no iba a dar marcha atrás con la iniciativa. «Cómo explico que un casco (de estancia) de cinco millones de pesos no pague impuestos y una casa modesta en zona urbana los pague», argumentó.

Scioli estuvo acompañado por el Jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, el titular de la Agencia de Recaudación bonaerense, Rafael Perelmiter y los ministros de Economía, Alejandro Arlía y de la Producción, Martín Ferré.

Estos funcionarios coincidieron en que buscan una estructura fiscal con «mayor equidad, más progresiva, más justa» que le permita a la provincia adaptarse a la realidad urbana y productiva. Además, dieron por descontado que el proyecto, que incluye aumentos para distintos sectores en los impuestos Inmobiliario Urbano y Rural, Patente Automotor y que crea un polémico gravamen para la carga y descarga en los puertos de la provincia, será transformado en ley por el Senado.

El gobernador definió la reforma como «parte de las políticas que se están impulsando para concretar cambios estructurales en la provincia». «Yo no vine a la provincia a hacer más de lo mismo», insistió Scioli, quien añadió que «esto es un sinceramiento porque para invertir necesitamos recursos acordes a la realidad».

Respuesta a las críticas

En una respuesta a las críticas que recibió del campo, el gobernador indicó: «Dije que iba a reclamar (ante la Nación) por la situación de la leche y el maíz y cumplí, porque se adoptaron medidas concretas».

El mandatario dijo que en el sector rural en materia tributaria «hay que ir buscando una adecuación a la realidad entre el valor fiscal y el de mercado» de los campos. Scioli reconoció que la Provincia «debe recuperar los puntos de coparticipación que perdió», y sostuvo que «no vine a resignarme a reasignar recursos para pagar sueldos».

Luego Perelmiter dio ejemplos de cómo impacta la suba en distintos sectores. Dijo que en el caso del Inmobiliario Urbano el 43 por ciento de las partidas pagará menos, mientras que un 44 por ciento abonará lo mismo durante 2010, mientras que el resto, tendrá un aumento tope del 20 por ciento.

Así, indicó, una propiedad con valuación fiscal de 195.000 pesos, pagará una cuota de 185 pesos en lugar de los 154 pesos actuales. En tanto una casa valuado en 98 mil pesos abonará una suma similar a la de este año (82 pesos por cuota) y las de menos de 24.000 pesos no abonarán el impuesto.

En lo que respecta al Inmobiliario Rural, Perelmiter aseguró que 7 millones de hectáreas incluidas en la emergencia nacional no abonarán el inmobiliario Rural en 2010. Y en la zona norte de la Provincia donde se ubica el núcleo sojero, una hectárea pagará 62 pesos al año.

En relación a la Patente, dijo que los autos de menos de 40 mil pesos pagarán menos que en 2009, mientras que los de más de 40 mil pesos pagarán entre un 0,5 y un 5% más. En tanto, los de «alta gama» valuados en más de 152 mil pesos, abonarán 267 pesos más al año. (EL DÍA)