Sharing is caring!

418 DRAY_420x297
Imágen del Intendente Daniel Molina cuando fue a declarar ante la Justicia como imputado

Por Miguel Abálsamo

El caso «campingate» sigue teniendo al alcalde  Daniel Molina, a funcionarios y responsables actuales del camping  «Miguel Lillo”, Salasch S.A, como vulgarmente se dice «al borde de un ataque de nervios».

Recordemos que la firma Trabajar SA desplazó a la firma Salasch SA  en situación que sigue siendo investigada por la justicia local.

Hecho que derivó en llamados a la fiscalía en calidad de imputados, por la doctora  Analía Duarte, el alcalde necochense doctor Daniel Molina, imputado a comisión » prima facie» del delito de defraudación especial, en calidad de participe necesario, encuadrado en falsedad ideológica.

El responsable del área de Concesiones, Ricardo Jurado, imputado en el delito de defraudación especial y en el incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Imputados también César Humberto Fernández y Alejandro Daniel Lugones por defraudación especial.

Recordemos que el alcalde doctor Molina, muy preocupado por su situación personal contrato al costoso abogado penalista de la ciudad de La Plata, doctor Gascón, abonando una suma importante de dinero para esa defensa.

En las últimas horas Molina tuvo un serio revés judicial.

Pretendió el alcalde local trasladar la causa a la ciudad de La Plata, es decir, sacarla del ámbito de nuestra ciudad. Muchos aseguran que en la capital provincial bonaerense la ligazón de algunos jueces con dirigentes políticos del radicalismo es aceitada. Molina jugó todo en esa perspectiva. Dejar de lado la justicia de su ciudad, Necochea, para trasladarla por cuestiones de mejoría personal en la causa, a la ciudad de La Plata. Sufrió un duro golpe.

Lo mismo que  Lugones, quienes adoptaron idéntica posición. Pedían la excepción por  incompetencia en nuestro medio,  queriendo la resolución judicial del caso  otra ciudad.

Este es un serio revés para Molina, quien amplió recientemente su declaración en la fiscalía de la doctora Analía Duarte, mencionando en el tema del camping a los funcionarios Mario Diez,  actual secretario de gobierno, a la doctora Carola Bertoldi, área legal, y  al edil, Fernando Tripiana. Una actitud que sorprendió a muchos, ya que los funcionarios no habían aparecido en la causa, pero ahora seguramente serán llamados a declarar en próximos días, partiendo de los conceptos emanados por el alcalde Molina.

El otro declarante, Ricardo Jurado, ha optado por la defensa del doctor Surgen, siendo más modesto que el intendente en cuanto a costos a pagar a su abogado. Ambos habían optado en un primer momento por la defensa del doctor Labataglia, juez de Pobres y Ausentes .

La situación del alcalde es comprometida. Perdió una de sus batallas decisivas, sacar la causa del «campingate» fuera del ámbito necochense.

Otro de los preocupados es  el señor Cesar Fernández, responsable actual del camping «Miguel Lillo», quien esgrimía como defensa que su causa había sido resuelta con  su  sobreseimiento en Capital Federal, pretendiendo también dejar como área de competencia nuestro medio. No fue así, y deberá también prestar declaración en Necochea próximamente.

La justicia sigue avanzando con celeridad, y en nuestro medio demostrando seriedad e independencia.

En una causa donde la firma Trabajar SA con la indolencia o complicidad del estado municipal tomó el camping «Miguel Lillo» desplazando a Salasch SA. sin constituir domicilio legal en Necochea, sin presentar la constancia de la Dirección Nacional de Recaudaciones Previsional, sin dar cumplimiento a las obligaciones previsionales y laborales durante el mes inmediato anterior al de la firma del contrato, no presentó última Declaración Jurada ante la DGI en relación al Impuesto a las Ganancias, tampoco constancia de inscripción y última declaración de impuesto a los ingresos brutos, no acreditó estar al día con el cumplimiento de obligaciones tributarias municipales, provinciales y nacionales. No presentó la constancia de Tesorería Municipal donde conste haber constituido la correspondiente Garantía de Contrato, no acompañó la documentación probatoria de la integración del capital mínimo exigido en las clausulas particulares. No acompañó  la garantía de contrato equivalente al diez por ciento del monto de obra ofrecida, establecido en las clausulas  particulares y la constancia de pago de la misma de acuerdo al régimen contratado.

No contaba con el capital mínimo exigido.

No contrató los Seguros requeridos en el pliego de bases y condiciones y el endoso de tales pólizas a favor de la Municipalidad de Necochea,el sometimiento a los Tribunales Contencioso Administrativo de Necochea y la entrega de tales elementos en la Tesorería Municipal antes de la recepción de la unidad.

La omisión de todo esto hizo que pudiese hacerse la cesión del Grupo Trabajar SA reemplazando a Salasch SA.

Estos temas son los que deberán contestar ante la justicia y ante la opinión pública los responsables, siendo el principal el señor alcalde de la ciudad.

El  día 3 de junio de 2008 en la ciudad de Necochea, sede del edificio donde funciona la Municipalidad, en ejercicio del Poder Municipal, el doctor Daniel Molina  autoriza a la firma Salash SA a transferir la concesión de la unidad turística fiscal denominada Camping «Miguel Lillo» a la firma Trabajar SA declarando el propio intendente que la firma había dado el cumplimiento total a los requisitos exigidos por el pliego de bases y condiciones???????

Todo falso, la firma Trabajar SA. no se encontraba cumplimentando ninguno de  los requisitos exigidos.

Pero  lo más increíble, digno de ciencia ficción es que la firma Trabajar SA documenta su iniciación el día 10 de junio de 2008,según su acta de directorio, pero una semana antes mediante decreto municipal ya se había hecho cargo del camping. Sin dudas no hay nada más increíble que la realidad.

Tan increíble como las declaraciones de funcionarios cuando aducen que todo se hizo normal, pero nunca exhibieron la autorización de la firma Salasch S.A para que su empresa fuera reemplazada  por Trabajar S.A.

Tomando el cuenta el acta correspondiente, la firma del directorio y el poder para que eso pudiese llevarse a cabo.

Ahora el alcalde quiso en una jugada desesperada sacar esta causa de Necochea hacía la ciudad de La Plata, buscando  su sobreseimiento. Sin embargo, nuestra justicia, tantas veces vituperada por la sociedad, dijo NO. El «campingate molinista» se juzga aquí en casa.

Mientras tanto avanza la otra causa ,que provoca otra complicación en el responsable del Ejecutivo Municipal, «Los Tamariscos», quien al decir de los entendidos será mayor aún judicialmente hablando, que la presente, involucrando a parecidos protagonistas.

Sin dudas que el cierre de año podrá traer definiciones judiciales, que no están exentas de lo político.