Sharing is caring!

mediterranea

Material enviado por el Lic. Jorge Mancuso

La caída del nivel de actividad no muestra signos de reversión

  • El consumo de bienes básicos se sostiene en base a la inercia salarial, aunque el deterioro del mercado de trabajo podría afectar también ese indicador
  • La industria se ubica en un valle, en un nivel 12% inferior al del pico anterior
  • En mercados sensibles al crédito y a las expectativas, caso de automóviles y de la construcción, la comparación entre los indicadores de Argentina y Brasil muestra una brecha preocupante
  • Los indicadores de nivel de actividad del segundo trimestre confirman que la economía todavía no se recupera de la caída registrada a fines de año. Distintos factores influyen: el débil contexto de la economía internacional, la incertidumbre que generan las dificultades financieras del Estado Nacional, el escenario político post-legislativo y los problemas de fondo en temas de competitividad e inflación de costos.
  • Un dato llamativo es que, pese al contexto, el salario muestra una recuperación en términos reales en los primeros trimestres de 2009, a diferencia de lo observado en 2008, año en el que incidió la fuerte inflación experimentada. De esta manera, para 2009 observamos un crecimiento cercano al 4,5% anual. Este fenómeno explica el mantenimiento del consumo privado que, según distintas cámaras empresariales, se mantiene creciendo al 1% anual. Sin embargo, se observa un sesgo hacia el consumo básico que muestra una menor elasticidad a la caída del ingreso y una redistribución del market-share desde almacenes y supermercados independientes hacia los hipermercados, explicado por la sucesión de ofertas y promociones que realizan estos últimos.
  • Estas mejoras de la retribución salarial real se explican por la inercia salarial que reacciona con cierta demora al aumento de los precios, y no por un fortalecimiento del mercado de trabajo, que según los últimos datos ha cesado de crear nuevos puestos de trabajo. Este fenómeno es particularmente notable en los indicadores de productividad industrial que se debilitan debido a las caídas de producción superiores a las de empleo, lo que anticipa mayores correcciones.

Industria

  • Este sector representa un 17,6% del PBI a precios de productor en 2008. Según estimaciones de la UIA, en los primeros 5 meses del año acumula una caída del 10% interanual. Esta merma aporta casi un 1,7% de caída al PIB. Es decir, de mantenerse todos los demás sectores constantes, el PIB mostraría una reducción de su nivel de casi 1,7 p.p. Además, se debe considerar el efecto derrame que tiene esta reducción sobre el resto de los sectores. Según FIEL, la industria en el segundo trimestre continúa mostrando una reducción cercana al 10% anual, aunque la ligera recuperación de la caída se explica por la base que incluye a junio de 2008, un mes en el que la producción sufrió el paro agrícola y de transporte.

G1

  • Las expectativas de crecimiento industrial en la Argentina se muestran menos optimistas que en el Brasil. Dada la mayor internacionalización de la industria brasilera y la magra recuperación de la economía internacional, la diferencia se da por factores internos entre los que se incluye las diferentes políticas económicas aplicadas en cada país. De esta manera, luego de sufrir una caída más severa hacia diciembre de 2008, la industria brasilera comenzó a recuperarse mientras que la argentina muestra estancamiento, en un valle 12% inferior al pico anterior.

G2G3

  • La reducción de los patentamientos de automotores en la Argentina puede darnos una idea del deterioro en mercados que son muy dependientes del crédito y las expectativas. De esta manera, observamos que los patentamientos en el Brasil han mostrado un rebote luego de la profunda caída de fines de 2008 y ahora ya pasaron a terreno positivo. Por el contrario, en la Argentina se observa una profundización del deterioro en el segundo trimestre, con una caída interanual de 24% anual, que compara con un descenso de 13% en el primer trimestre.

G4

Construcción

  • Los indicadores en este sector muestran una profunda contracción del empleo y nivel de actividad, cercanos al 15% anual para el segundo trimestre de 2009. Según el grupo construya, la actividad de la construcción pasó de crecer a un promedio simple de 8% en el tercer trimestre a caer al 15% promedio en los siguientes 9 meses. Esta reducción impactó de lleno en el nivel de empleo, que para el segundo trimestre de 2009 ya marca un descenso del 15% en el total de obreros ocupados.
  • Esta merma se observa a su vez en los despachos de cemento, que retroceden casi un 15% con respecto al mismo período del año anterior. En el Brasil, los guarismos están en terreno negativo, pero en un 3% anual, por lo que no muestran la misma profundidad.

G5

Demanda de energía

  • El consumo de energía eléctrica en los primeros dos trimestres del año muestra una ligera reducción. De crecer a alrededor del 3% anual durante 2008 ha pasado a caer al 2,4% promedio en el segundo trimestre de 2009. Influyen en este fenómeno el reajuste tarifario y la reducción de la demanda debido a menor consumo y producción. De esta manera, se relaja la restricción energética, aunque esta podría volver en cuanto se reactive el crecimiento económico.

G6