Sharing is caring!

horacio-ahorainfo-0091.jpgPor Horacio Castelli

Es una buena pregunta para hacer y para que nos hagan. Todos “decimos” escuchar, todos “decimos” mirar. Pero. Nadie quiere entender. Porque entender significa aceptar. Y aceptar obliga a compartir.

Nos hemos obligado a cambiar nuestra propia realidad a fuerza de negar los que somos, de dónde venimos. Equivocamos progreso con ser distintos, con copiar lo que supuestamente otros hacen mejor.

O por el contrario, sostenemos que lo nuestro es lo máximo, único e inigualable. No hay nada ni nadie que pueda ni siquiera igualarnos.

Los argentinos hemos vivido en una permanente extremidad. En lo político, social, cultural, deportivo, económico y familiar.

  • Somos agro-exportadores, o somos importadores compulsivos; no hay una búsqueda lógica de la nivelación comercial.
  • Apoyamos una dictadura asesina o encarcelamos solamente a los militares asesinos.
  • Votamos dos periodos consecutivos a un presidente neoliberal (Menem) o dos periodos a un matrimonio neo-progresista-chavista (Kirchner).
  • Educamos a nuestros hijos en la más férrea disciplina o abolimos totalmente las reglas restrictivas.
  • El aborto o la pastilla del día después.

En las últimas elecciones legislativas todo se dirimió durante la campaña electoral entre dos sectores de un mismo partido sin opción a permitirnos nosotros mismos analizar otras opciones.

Nos escuchamos, nos miramos, pero no nos entendemos. Los argentinos nos hemos acostumbrado a simplificar las cosas para tratar de que todo pase rápido y no hacernos demasiadas cuestiones sobre el mañana.

El gran problema es que el mañana está a la vuelta de la esquina y sobre la vereda y los cordones nos esperan nuestros hijos y nietos para tomar el “testimonio” de este gran maratón que en el 2010 cumplirá 200 años.

En 200 años no hemos podido madurar lo suficiente para entender que los grises existen, que no es mal augurio transitar por ellos. Que no todo es blanco y negro. Que no todo es derecha e izquierda o centro-derecha y centro-izquierda. Dictadura y Presidencialismo. Censura y Libertinaje.

También existe la democracia, el Parlamento, la gente, el trabajo, la libertad y la vida. ¿Me entendés?