Opinión

¿Ahora le llaman invitación….?

Sharing is caring!

abalsamo-020

Por Miguel Abálsamo

En una surrealista conferencia de prensa, el alcalde imputado Daniel Molina manifestó «estoy invitado a visitar a la fiscal Duarte».. La realidad es que deberá comparecer el 15 como imputado de defraudación especial en concurso ,con falsedad ideológica, junto al funcionario Ricardo Jurado.

Parece que ahora la justicia «invita»… no imputa…

«Estoy invitado por la fiscal el día 15 de junio. Aprovecharé la ocasión para hablar de otros temas importantes…» manifestó el alcalde Molina en un momento de su monólogo de prensa, aburrido, repetido, sin contenido y con una defensa tan permeable que no admite análisis jurídicos serios.

Falta hablar de las flores y los pajaritos, de la próxima primavera, mientras su situación comienza a ser comprometida.

Molina esta imputado  por el delito de defraudación especial en concurso, con falsedad ideológica. Al igual que su funcionario del área de Concesiones, Ricardo Jurado.

En la resolución de la Justicia, notificado el lunes por la mañana, el decreto Nro.1179 de fecha 3-6-08 a folios del anexo. Y por todo lo expuesto resolvió:

Imputar a DANIEL ANSELMO MOLINA, la comisión de «prima facie» del delito de defraudación especial (administración infiel) previsto y reprimido por el art.173 inciso 7, en calidad de participe necesario.(Dos hechos vinculados entre sí, como constitutivos de delito continuado, concursando en forma ideal con el delito de FALSEDAD IDEOLÓGICA, éste en calidad de autor previsto y reprimido por art. 293 y 54).

La misma imputación que recibió su funcionario Ricardo Rubén Jurado, añadiéndole incumplimiento de los deberes de funcionario público.

En la  penosa  conferencia de prensa, el alcalde parecía en otro mundo, hablando de la inseguridad de Necochea como parte del momento político. Como si la inseguridad hubiese aparecido hace unas semanas en esta ciudad, donde  él debe ocuparse y solo se preocupa, siendo el mayor responsable de ponerse al frente de la misma. Realmente increíble. Y dicho con una ligereza, como quien pide un café liviano con doble azúcar.

Lo de la invitación superó todo.

Ahora parece que  un imputado llamado a declarar ante una fiscal es «invitado». Faltaría que tomen unos amargos, se manden uno de jamón y queso, amenicen con un buen vino fino, coloquen  un buen CD, pongan el codificado para el clásico del domingo. La verdad no es serio, ni ante la población, ni ante el respeto que debe tener una conferencia de prensa.

Al momento que Molina da piedra libre a la sustitución de la firma Salasch por Trabajar, el grupo de los también imputados (¿o invitados…?) Rafael Mujica Lázaro, César Humberto Fernández, Alejandro Daniel Lugones, tenían un capital de 140.000 pesos, inferior a los 150.000 pesos exigido por el pliego de bases y condiciones. El intendente firmó una transferencia de firma a una sociedad que al momento del decreto aún no existía, ya que su constitución fue documentada en fecha 10 de junio de 2008, según Acta de Directorio, cuando la firma Trabajar se hizo cargo del Camping «Miguel Lillo» el día 26 de mayo. Sin ningún tipo de garantía. Por favor, que me expliquen en la conferencia de prensa.

Molina autorizó la transferencia al grupo Trabajar SA. sin que estos hubiesen dado cumplimiento a la totalidad de los requisitos exigidos por el Pliego de Bases y Condiciones. Todo falso, dado que no encontraban cumplimentados los requisitos previos previstos por los siguientes artículos del Pliego. Art.8, referido al domicilio del oferente, que debía estar constituido en Necochea, cuando en realidad el Grupo Trabajar no constituye domicilio especial. No presenta el contrato social certificado por escribano, firmándose el decreto de adjudicación sin contar con acta de directorio.

Ni hablar de la responsabilidad que le cabe al Director de Control de Gestión de Concesiones Municipales, Ricardo Rubén Jurado, quien omitió ilegalmente de exigir a la firma Trabajar S.A, el cumplimiento previo de los requisitos establecidos en el pliego de bases y condiciones para obtener la referida concesión. Escapándosele

que se constituyó la firma Trabajar S.A luego que se firmará el decreto que lo autorizaba a quedarse con el Camping.

Jurado repite permanentemente «tenemos  el poder que  Salasch dio a  los apoderados…», es una falacia. Un poder tienen todos los apoderados para tomar decisiones empresariales, lo que no puede exhibir el funcionario es el Poder Especial, con acta de directorio mediante, donde Salasch autorizaba a sus apoderados a cambiar o vender la empresa. Esta es la clave. Si tiene ese poder especial sería interesante que lo muestre públicamente. Como también lo hiciera con la garantía exhibida por la firma Trabajar y la solvencia bancaría de sus componentes.

Todo esto no admite dudas.

La conferencia de prensa no se puede tomar en serio. Es una puesta teatral de dos desesperados, Molina y Jurado. Únicos imputados del municipio, sobre ellos carga toda la responsabilidad. En Justicia mandan los papeles, y  sobran las palabras.

Ahora el «invitado» alcalde Daniel Molina, se dará una vuelta por la Fiscalía de una funcionaria sería, mesurada y responsable como Analía Duarte. Y la  causa seguirá, creemos que pueden seguir otras «invitaciones», cada vez más complicadas.

Se vendrá la causa de Los Tamariscos, que seguramente dará mucho por hablar en poco tiempo.  Que incluso podría tornarse más grave, porque a Molina y Jurado se le sumarían dos causas, Camping «»y Los Tamariscos.

Un detalle… cuando el alcalde habla de «campaña sucia», ¿se refiere a la justicia, o esta mirando el estado de las calles de la ciudad?

O cuando se enoja por la rapidez de la justicia, cuando debería ponerse orgulloso que así fuera. Abriendo un juicio de valor sobre el momento político previo a las elecciones, como su la fiscal Duarte, fuese candidata o participará ideológicamente cercana a algún partido político. Hechos alejados de la realidad.

Y como detalle final ese párrafo del alcalde cuando argumenta «es una cuestión entre privados». En meses  llegará un juicio contra  la Municipalidad, que tendrá una  demanda  millonaria por la no devolución del camping. Estimándose en unos cinco millones de pesos. Que por supuesto terminarán pagando los contribuyentes con sus tasas e impuestos.

«..una mentira..

nunca vive..

hasta hacerse vieja»

(Sófocles. Poeta trágico griego. 496-406 a.C)