Sharing is caring!

Por Horacio Castelli

Un gris funcionario de la ciudad de Necochea, como es el Secretario de Gobierno Mario Diez, quiso imitar al inefable ex presidente Néstor Kirchner y retar a una periodista de nuestra ciudad porque no le gustó la pregunta que le hizo sobre la inseguridad que vive el pueblo.

Se animó a desafiar a los habitantes de Necochea al expresar que “no va permitir que se haga política con la seguridad porque es un tema demasiado serio”.

El grave problema es que este político local ostenta falta de seriedad en su carrera política, y que junto al Intendente Municipal Daniel Molina han menospreciado cada uno de los problemas que tiene la comunidad y sólo se han dedicado a relatar los hechos sin tratar de solucionarlos. ¡Eso es poco serio!

Lo que la periodista le consultó al Secretario de Gobierno es lo que miles de habitantes se preguntan y nos preguntan a los comunicadores.

¿Por qué se trabaja en conjunto con la justicia y la policía para buscar soluciones?

¿Por qué no se colocan las cámaras de seguridad que fueron conseguidas por la oposición hace más de un año?

¿Por qué no presentan proyectos que solucionen problemas graves en la nocturnidad?

En definitiva ¿Por qué no trabajan en serio?

Ante estas simples preguntas el enojo del funcionario refleja la incapacidad de dar verdaderas respuestas a los verdaderos problemas que tiene nuestra ciudad.

Y estas respuestas tienen una extraña coincidencia con la extraña solicitada aparecida en el matutino local firmada por “algunos” comerciantes pidiendo la participación en las soluciones de los problemas a quien, como candidatote la oposición, ofreció al actual gobierno una plataforma completa vinculada a la seguridad y no fue aceptada.

Es un poco extraño pedirle a quien no ganó las elecciones que se haga cargo del problema que tiene que solucionar el Intendente Daniel Molina.

Con respecto a la marcha del jueves, fue una marcha absolutamente NI. ¿Para que se realizó? Si no querían exigirle soluciones al Intendente, si no querían remover ningún juez y estaban de acuerdo con el Jefe de la Departamental. ¿A quién se pide seguridad? ¿Al Espíritu Santo?

Realmente no quedó demasiado clara la finalidad de la movilización. Acaso simplemente fue una movida urdida por algunos para evitar que una verdadera pueblada que se estaba gestando llegara hasta las barbas mismas del Intendente debido a su incapacidad para dar respuestas.

El tiempo quizás aclare qué se quiso hacer el jueves 3 de julio movilizando a una multitud de personas que en definitiva no sabía para qué había sido convocada.