Locales

BUENOS AIRES: Fusiones y nuevas áreas en el gabinete bonaerense. Diputados aprobó el nuevo formato ministerial que pidió Scioli.

Sharing is caring!

gabinete-buenos-aires.jpgprotesta-por-fusion.jpg

El proyecto que reforma la ley de Ministerios bonaerense para adecuarla a la futura gestión de gobierno de Daniel Scioli fue aprobado ayer por la Cámara de Diputados provincial y hoy sería sancionado por el Senado. La iniciativa prevé la fusión de algunos organismos, la división de otros y la creación de un área específica para la promoción de las inversiones.


El texto aprobado con el voto de los diputados del FpV, el PJ, la UCR y Recrear -en estos dos últimos casos con reparos a algunos puntos en particular- y el rechazo del bloque del ARI, mantiene los ministerios de Economía, Justicia, Seguridad, Salud, Infraestructura (a secas, sin Vivienda y Servicios Públicos, como se llama actualmente), Trabajo y el de Desarrollo Social (que tendrá las mismas funciones que Desarrollo Humano pero cambiando de denominación).

En tanto, establece la fusión de la jefatura de Gabinete con el ministerio de Gobierno (cuya denominación será ministerio de Jefatura de Gabinete y Gobierno), y el de Asuntos Agrarios con el de Producción.

El proyecto mantiene, asimismo, las actuales secretaría General y de Derechos Humanos; modifica el rango de la Asesoría General de Gobierno -incorporándola como «el órgano central» de asesoramiento del Ejecutivo provincial- y desdobla la actual secretaría de Turismo y Deportes.

También dispone la creación de la secretaría de Promoción de Inversiones, Exportaciones y Cooperación Internacional y prevé el reemplazo de la actual secretaría de Política Ambiental por el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible.
La reforma ministerial impulsada por Scioli establece además que funcionarán como lo hacen actualmente la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC) y el Instituto Cultural de la Provincia.

En tanto, no habrá cambios con la dirección general de Cultura y Educación, ya que, como se sabe, su funcionamiento está previsto en la Constitución bonaerense, de manera que cualquier modificación requeriría una reforma de la Carta magna.

Los futuros funcionarios de Scioli serían Alberto Pérez en el ministerio de Jefatura de Gabinete y Gobierno; Rafael Perelmiter en Economía; Carlos Stornelli en Seguridad; Débora Giorgi en Asuntos Agrarios y Producción; Claudio Zin en Salud; Daniel Arroyo en Desarrollo Social; Ricardo Casal en Justicia; Carlos Cuartango en Trabajo; y Cristina Alvarez Rodríguez en Infraestructura.

Al frente de la nueva secretaría de Promoción de Inversiones sería designado el ex ministro de Trabajo durante la presidencia de Eduardo Duhalde, el sindicalista Alfredo Atanasof; la secretaría de Deportes sería ocupada por Carlos Bilardo; y la de Turismo por Germán Pérez. En tanto, la secretaría General estaría reservada para José «Pepe» Scioli.

En el Instituto Cultural de la Provincia sería designado Juan Carlos D’Amico y al frente del nuevo Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible estaría Ana Cordi.
No trascendieron, en cambio, los nombres de quienes podrían ocupar la secretaría de Derechos Humanos y la Asesoría General de Gobierno.

Fuera de los organismos involucrados en la reforma ministerial, el candidato para ocupar la dirección general de Educación es Mario Oporto; en Lotería asumiría el empresario del rubro de limpieza «Chiche» Pelusso; en el Banco Provincia, Guillermo Francos o Carlos Magariños y en la presidencia del Grupo Bapro, Gustavo Marangoni.

Protesta por unificación

Empleados del ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense llevaron ayer al centro platense su protesta por la decisión del gobernador electo, Daniel Scioli, de fusionar esa cartera con la de Producción. Una caravana por el Camino Centenario y una posterior manifestación frente a la Legislatura, que generaron complicaciones en el tránsito vehicular, fueron las formas de la protesta.

Pero la fusión proyectada comenzó a concretarse el miércoles, cuando Diputados aprobó la reforma de la estructura ministerial que la dispone a través de una ley que sería sancionada  por el Senado.