domingo, julio 03, 2022

Locales

AUTONOMISTAS: Se creó la “Región Mar y Sierras Oscar Afife”. Intendentes plantean una división distrital

Sharing is caring!

autonomia2.jpg
En la reunión del sábado 18 se conformó la región Mar y Sierras, con el nombre de Oscar Afife, en reconocimiento a un viejo pionero de la autonomía de Quequén y formador, junto a Díaz, del primer encuentro autonomista de la provincia de Buenos Aires, que se realizó en Batán, un 25 de setiembre de 1999. En este contexto se incorporó Sierra de los Padres.

Las localidades que conformaron Mar y Sierras son Santa Teresita, Mar de Ajó, Santa Clara del Mar, Batán, Quequén y tal vez se incorpore Lezama.

La Asociación Provincial para el Reconocimiento de Nuevos Municipios afirma que la autonomía optimizará el funcionamiento de cada localidad.

Dirigentes autonomistas de la zona sur de la provincia de Buenos Aires, que impulsan la creación de nuevos municipios, consideraron que en los últimos meses creció la voluntad ciudadana de generar unidades independientes, pero que los funcionarios que deben establecer la división distrital, aún parecen «no reaccionar».

En el marco de las reuniones que se realizaron por este tema en días recientes, representantes de distintas regiones -que se nuclean en la Asociación Provincial para el Reconocimiento de Nuevos Municipios- concluyeron que deben seguir activándose todos los mecanismos para lograr la creación de nuevas comunas y que el Gobierno, por su parte, debería darle resolución a todos los proyectos presentados.

En diálogo con LA CAPITAL, los consultados dejaron entrever que el sistema actual está en desuso y que esgrime serias dificultades tanto a nivel de la ciudadanía como a nivel de organización comunal. Es que en Argentina (a excepción de la provincia de Buenos Aires) hay cada vez más comunas.

En este sentido, comentaron que existiría en el ámbito provincial una cultura antiautonomista e histórica. «En 1899 había 99 municipios en Buenos Aires, en la actualidad tiene 134, es decir, creció un escaso 35 por ciento. Pero en ese mismo período, en la nación, había 289 y hoy hay más de 2.000. Ni qué hablar si tomamos los parámetros de Europa, estamos en la misma, en donde incluso hay municipios de menos de 500 habitantes», expresó el vicepresidente de la ONG y titular de la comisión de autonomía de Huanguelén, Néstor Bilbao.

Incluso aseguró que la Conicet efectuó un relevamiento sobre las ciudades que debían achicar sus jurisdicciones pero que el Gobierno «lo cajoneó».

A su turno, Eduardo Chavanne, quien lidera el reclamo en Santa Clara del Mar y la costa de Mar Chiquita, aclaró que se buscan unidades de gestión con el propósito de mejorar la calidad de más de cuatro millones de habitantes.

Las experiencias de cada pueblo con ansias de autonomía parecen tener puntos en común: pertenecen a más de un partido, presentan deficiencias en la logística comunal, desconcierto de los propios ciudadanos y empobrecimiento del nivel de producción por tratarse de sitios con proyección desordenada.

Problemas de identidad

Ejemplos, si los hay, son muchos. En lugares como Huanguelén, una localidad de 6.500 habitantes, los pobladores saben que pertenecen a cuatro partidos diferentes, incluso hasta la iglesia está dividida.

«Es el caso más atípico de la provincia de Buenos Aires. Tenemos más recaudadores fiscales que servicios».

Incluso el proyecto de Huanguelén fue presentado como teoría y avalado como un hecho insólito en la provincia de Buenos Aires, en Francia», indicó Bilbao.

Un caso paradigmático es el puente de Gerli, en el cual, según la cuadra en la que uno se ubica, se encontrará en el umbral de cuatro jurisdicciones diferentes.

El líder autonomista de ese lugar y a su vez secretario de la ONG, Emiliano Bursese, especificó que la idea es consensuar criterios y adquirir más protagonismo en las bancas de diputados y senadores para subdividir distritos y terminar con estos hechos desopilantes que viven decenas de poblaciones bonaerenses.

El presidente de la ONG y titular de Alto Tránsito de la división de Almirante Brown, Hugo Iraizoz, expresó que «no se puede seguir viviendo de un lado y del otro, hay que seguir presentando proyectos legislativos para que esto cambie. Lo que sucede es que la falta de una estructura de presión favorece para que otros digan que no hay un interés real, que piensen que son voces aisladas. Pero nosotros aclaramos que nos estamos robusteciendo y necesitamos el apoyo de ambas cámaras».

Un municipio para Batán

Están convencidos de que cada vez más movimientos autonomistas deberán aunar esfuerzos, presentando proyectos al legislativo.

Es que para la mayoría, abundan las experiencias como para creer que se puede. Comentaron el caso del pueblo El Torrillo, que, con sólo 2.000 habitantes, y el 10 por ciento del PBI de Batán, cuenta con un hospital municipal, dos ambulancias, seis concejales y cinco secretarios. «Evidentemente se puede, pero tiene que haber mayor disposición política para que esto se haga realmente», comentó Jorge Díaz, del movimiento autonomista batanense.

En cuanto a las particularidades de su localidad mencionó que se diferencia notablemente de la realidad urbana que presenta Mar del Plata y que, inclusive, se refleja en su identidad social, la cual dista bastante de la que se erigió en la principal localidad turística de la costa atlántica.

«Participamos del mismo partido de General Pueyrredon, pero tenemos una suerte de diferencia a favor en lo que respecta a la entrega de nuestro derecho a ser independiente, de aquel pedido a Mar del Plata cuando se lo pidió Balcarce. Por otro lado, la idiosincrasia de los pueblos son distintos, ya partiendo la base de lo que fueron los primeros habitantes: mientras Mar del Plata sostenía una inmigración europea, Batán soporta una inmigración latinoamericana, a partir de los cuarenta. En cuanto a los orígenes, confieso que también son diferentes. Además, contamos con una producción económica por encima de las regiones del Gran Buenos Aires. Pero evidentemente no llega lo que tiene que llegar», remarcó Díaz.

LA CAPITAL DE MAR DEL PLATA