Sharing is caring!

grassi-nueva

En su alegato, solicitó además que se disponga su detención, ante una posibilidad de fuga. «Es un mentiroso compulsivo que no puede parar de cometer los mismos delitos por el que se lo acusa», dijo uno de los abogados querellantes.

En diálogo con radio Provincia, el doctor Jorge Calcagno, abogado querellante en el proceso judicial contra el sacerdote Julio César Grassi, expresó estar de acuerdo con respecto al pedido de condena de 30 años que solicitó el fiscal de la causa, al tiempo que expresó que «sin lugar a dudas, las pruebas en contra del cura son contundentes en todo sentido.»

La fiscalía solicitó hoy 30 años de condena para Julio Grassi y su detención efectiva, al considerarlo culpable de los 17 delitos de abuso sexual que se le imputan contra tres menores que hasta 2002 eran asistidos en la fundación Felices los Niños, que dirige el sacerdote.

El fiscal Alejandro Varela solicitó esa pena en su alegato y fundamentó el pedido de prisión efectiva basado en la extensión del daño, la «perdurable angustia» en sus víctimas y el perjuicio ocasionado a la Fundación como entidad de asistencia.

Varela consideró como atenuantes a la pena, que para este tipo de delitos prevé un castigo de 10 a 37 años y medio de prisión, al hecho de que el sacerdote no haya tenido condenas anteriores.

«El perro guardián del rebaño era el lobo que lo guardaba para su provecho», dijo en alusión al sacerdote y afirmó que «quedaron totalmente probadas para la Fiscalía los 17 hechos de abuso sexual» contra Ezequiel, Gabriel y Luis, nombres con los que se conoció a los denunciantes.

El fiscal señaló que la defensa «intentó entorpecer» el juicio «cuando traía a pocos testigos en el tiempo que debía desarrollar su prueba» y que Grassi y su equipo visitaban a los testigos antes de que declararan.

Varela consideró falsos los argumentos sobre presuntos complot, también tomó como agravante que Grassi «no haya aceptado realizarse ninguna pericia en los Tribunales de Morón y sí lo haya hecho en la localidad de El Calafate».

Para Varela, el cura «no tuvo una prisión morigerada» pues vive «en una casa quinta frente a la Fundación» y aunque «en reiteradas oportunidades esta fiscalía denunció violaciones a las restricciones, esas denuncias no tuvieron éxito».

«Todos los peritos coincidieron en que las víctimas no eran mentirosas, no son fabuladores y con esas pruebas, más los testimonios que hablan de cómo Grassi se manejaba dentro de la Fundación, se formuló el pedido de condena», fundamentó.

El fiscal pidió también que Grassi cumpla prisión preventiva efectiva una vez que el Tribunal dicte sentencia y acusó de falso testimonio a por lo menos cuatro testigos que trabajaban con el sacerdote cuando ocurrieron los hechos juzgados.

Al salir del Tribunal, Grassi volvió a reiterar su inocencia y aseguró que el pedido del fiscal no lo sorprende: «aunque hubiera pedido un mes igual me hubiera dolido, porque soy totalmente inocente», aseveró.

El juicio continuará el 13 de abril con los alegatos de los abogados querellantes, luego seguirá la defensa del cura, las respectivas réplicas, la última palabra de Grassi y la sentencia del Tribunal, que se estima será para mediados de mayo.

El abogado defensor, Daniel Cavo, adelantó que pedirá la absolución total de los delitos que se le imputan a Grassi y que, en caso de ser condenado, apelará la sentencia. (TELAM)

GRASSI: El fiscal pidió 30 años de prisión para el cura por abuso de menoresahorainfo.com.arLocalesEn su alegato, solicitó además que se disponga su detención, ante una posibilidad de fuga. 'Es un mentiroso compulsivo que no puede parar de cometer los mismos delitos por el que se lo acusa', dijo uno de los abogados querellantes. En diálogo con radio Provincia, el doctor Jorge Calcagno, abogado...Desde Necochea al mundo