jueves, junio 20, 2024

Opinión

Periodistas. Ni jueces, ni fiscales

Sharing is caring!

Horacio Castelli

Hoy, en el día del periodista, quiero reflexionar sobre la labor que debemos desarrollar quienes hemos decidido surcar nuestra vida por esta digna profesión.

En los últimos tiempos, hemos podido observar como muchos pseudoperiodistas, han querido ser fiscales para acusar y jueces para condenar.

Han modificado el principio de inocencia, y han dado vuelta la carga de la prueba, son culpables hasta que demuestren lo contrario.

Con esta actitud han facilitado la estigmatización, la condena social con actitudes repudiables que degradaron la profesión.

Desde medios que publicaban los teléfonos de las hijas de una procuradora para lograr que renuncie, hasta periodistas que convocaban a compañeros de hijos de jueces, para que los agredieran.

Eso no es periodismo, son actitudes mafiosas que no tienen nada que ver con el oficio tan digno que muchos hemos abrazado con nuestros aciertos y errores, pero con la convicción que la información debe estar por encima de la intención de influir en los ciudadanos.

El periodista es un enlace imprescindible, entre el poder y los ciudadanos; si deformamos la realidad con mentiras, ponemos en riesgo la libertad de decisión de las personas.

Debemos ser siempre los que ponemos en duda el accionar del poder; confrontarlo con entrevistas, reportajes, charlas, no con interrogatorios.

Debemos buscar la verdad, sin creernos dueños de ella, sino preguntarnos permanentemente que estamos haciendo bien y en que nos estamos equivocando.

Muchos creen tener más poder que los propios ciudadanos, otros, que dicen ser periodistas, se venden al mejor postor y ofician de mercenarios.

Estamos en momentos muy frágiles, donde las redes sociales, intentan suplir la labor del periodismo trabajador, comprometido y especializado.

Allí está la decisión de los receptos en buscar y creer en las fuentes que consultan, y decidir si desean escuchar lo que confirmen sus convicciones o se atreven a escuchar voces disidentes para enriquecer su visión.

El periodismo nació como un oficio y deberíamos volver a las fuentes, desde que muchos lo convirtieron en una profesión, don dinero compró demasiadas conciencias, y se fueron alejando de las fuentes principales que son: cómo, dónde, cuándo y por qué.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *