Destacadas, Internacionales

El infierno cerca de Atenas

Sharing is caring!

Al menos 74 personas murieron por el violento incendio, de probable origen intencional, que comenzó el lunes en diversos puntos de Ática, a las puertas de Atenas, y fue avivado por las elevadas temperaturas y los vientos veraniegos.

Una fuente del cuerpo de bomberos informó que las víctimas podrían aumentar a más de 100, mientras revisan las casas carbonizadas, especialmente en las localidades de veraneo de Neos Voutsas y Mati, cerca de Rafina, el segundo puerto de la región de Atenas. En los hospitales de la capital griego hay 164 heridos con quemaduras o intoxicación por el humo, entre ellos, 23 niños. Las llamas quemaron más de mil edificaciones y destruyeron centenares de automóviles. Además, mil personas fueron evacuadas.

Se trata de una verdadera tragedia en plena época turística, con detalles horripilantes, en especial en Mati pequeña localidad donde muchos griegos tienen su casa de veraneo.

Allí, atrapadas entre las llamas, 26 personas que al parecer eran miembros de una misma familia o un grupo de amigos, murieron juntos, carbonizados, mientras buscaban una vía de escape hacia el mar.

Testigos relataron que vieron a madres abrazadas a sus hijos, en un desesperado intento por protegerlos. Una nueva, trágica, Pompeya.

Algunas personas -entre ellos dos ciudadanos polacos- se ahogaron una vez que llegaron al mar. Cinco cuerpos, entre ellos el de un niño, fueron hallados la madrugada de hoy por la Guardia Costera griega, en Artemida, no muy lejos de Rafina.

El mar, sin embargo, representó la salvación para más de un centenar de personas que se dirigieron hacia las playas de la zona, se lanzaron al agua y comenzaron a nadar. Algunos relataron que habían llegado desesperadamente a mar abierto y allí se quedaron durante horas, ya que el fuego estaba prácticamente en la orilla.

Los sobrevivientes relataron que las llamas fueron muy veloces, los alcanzaron rápidamente en casas y hoteles, pero también en automóviles y en las calles. Muchos hablaron de «fuego como torrentes de lava» que avanzaban tragándose todo.

A lo largo de las calles, las carcasas de los autos presentan una escena impresionante. Mientras se apagan los últimos focos -en las últimas 24 horas, en toda Grecia, hubo 47 incendios, entre ellos, algunos muy extensos en Corinto, Chania y Creta-, la gran cantidad de llamados telefónicos de personas que no tienen noticias de sus familiares realizadas a los números dispuestos por Protección Civil, además de las decenas de fotos de desaparecidos publicadas en las redes sociales, hacen temer que la cantidad de víctimas fatales pueda superar el centenar.

En las tareas de socorros participan centenares de personas, de todas las divisiones militares y civiles del Estado.

El premier griego, Alexis Tsipras, quien declaró tres días de luto nacional, prometió hoy en el curso de un dramático discurso transmitido por televisión que «nada quedará sin respuesta» sobre las causas de los incendios. Una clara alusión al hecho que el gobierno griego sospecha el fuego tiene origen intencional, teniendo en cuenta que las llamas comenzaron en lugares diferentes y distantes entre ellos.

Incluso Tsipras, por la mañana, había hablado de «incendios asimétricos». Algunos medios griegos publicaron la versión que pirómanos entraron en acción para saquear las casas abandonadas de los turistas o por motivos de especulación edilicia. Algo que será aclarado por las investigaciones. Al llegar al lugar del desastre, Tsipras dijo que «hoy Grecia está de luto».

«En memoria de aquellos que murieron estamos declarando tres días de luto nacional, pero no debemos dejar que el luto nos abrume porque este es un momento para combatir, para estar unidos, valientes. Es una lucha para salvar aquello que puede ser salvado, una lucha para derrotar al fuego, para encontrar a los desaparecidos, para no llorar otras vidas y aliviar el dolor de las personas afectadas», dijo.

Agregó que «no hay palabras para describir nuestros sentimientos en momentos como estos: el país está viviendo una tragedia indescriptible, decenas de vidas humanos desaparecieron y esto es insoportable para todos, especialmente para las familias que perdieron a sus seres queridos».

Grecia recibió la solidaridad del mundo, con ayudas, vehículos y hombres. Entre otros países, de Estados Unidos, Canadá, Croacia, Chipre, España, Italia, Israel, la Unión Europea y hasta de «la enemiga» Turquía: todos se mostraron dispuestos a dar una mano.

El catastrófico incendio trajo a los griegos el triste recuerdo de otro terrible que tuvo lugar en 2007 en el Peloponeso, donde 60 personas perdieron la vida. (ANSA).