Brasil desbarata una supuesta célula terrorista a quince días de Río 2016

A sólo quince días de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil detuvo hoy a diez sospechosos de tener simpatía por el Estado Islámico (EI) y estar en «preparativos» para un posible atentado durante la cita del deporte mundial.

Sharing is caring!

A sólo quince días de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, Brasil detuvo hoy a diez sospechosos de tener simpatía por el Estado Islámico (EI) y estar en «preparativos» para un posible atentado durante la cita del deporte mundial.

Aunque aclaró que era «una célula absolutamente aficionada» y «desorganizada», el ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, explicó en rueda de prensa que algunos de los miembros de ese grupo llegaron a tener al menos un contacto con el EI a través de internet.

El influyente ministro de Justicia brasileño, Alexandre de Moraes, anunció hoy la detención de diez «supuestos terroristas», una noticia impactante que puede cambiar la agenda nacional a dos semanas de los Juegos.

Hombre de confianza Michel Temer, De Moraes se reunió hoy con el mandatario antes de anunciar los arrestos, una noticia que de inmediato tuvo gran impacto en las cadenas internacionales. El funcionario comunicó en rueda de prensa que luego de «monitorear» comunicaciones en Internet se llevó a cabo la detención de «diez supuestos terroristas» que preparaban ataques.

Las detenciones ocurrieron en diez estados diferentes y los sospechosos juraron lealtad al Estado Islámico a través de Internet, pero no tuvieron contacto con miembros de esa organización terrorista.

Con este anuncio el gobierno demuestra su capacidad para impedir el accionar de una célula en gestación y conquista la iniciativa política de la que adolecía Temer.

El mandatario interino llegó al Palacio del Planalto el 12 de mayo en reemplazo de la suspendida Dilma Rousseff que es objeto de un juicio político.

Según una encuesta de esta semana publicada en el diario Folha de San Pablo, Temer tiene una aprobación del 14% de una opinión pública que hace dos meses exigió la salida de Rousseff.

El sondeo demostró no sólo la baja aceptación de Temer, un hombre más bien reservado y por otra parte aún desconocido por buena parte de la población.

Con la prisión de los adherentes al Estado Islámico, el gobierno tomó la palabra y la iniciativa política a través de «un trabajo importante de la Policía Federal», resaltó el ascendente ministro De Moraes.

El titular de Justicia ya había tenido una destacada actuación como secretario de seguridad del Estado de San Pablo y con estas detenciones ganará más proyección dentro del gabinete.

Es probable que De Moraes logrará tener más visibilidad política, en un momento en el que gran parte de la clase dirigente está desprestigiada debido a los escándalos de corrupción. (ANSA y EFE)

Entrada siguiente

Anulación del tarifazo

Vie Jul 22 , 2016
Sigue la junta de firmas llevada adelante por el Partido Obrero tanto en nuestra ciudad como en el resto de la Provincia de Buenos Aires.