Locales

ECONOMÍA: Una crisis sin fondo

Sharing is caring!

costadenecocheard4

Ayacucho, Azul, Bolívar, Benito Juárez, Lobería, Necochea, Olavarría, Rauch, San Cayetano y Tandil son las localidades más afectadas por la crisis económica. Los jefes comunales aseguran que ésta comenzó en 2005 y nunca se detuvo. Preocupación por la baja en la recaudación.

La caída de la industria regional no se detiene en el interior de la provincia de Buenos Aires. Se calcula que en el primer semestre del año el crecimiento de las empresas cayó un 5 por ciento, que se suma a un estancamiento del 30,8 por ciento. Así lo reveló un informe del Observatorio PyME de la Región Centro de la Provincia, que marca los signos de la recesión económica en la industria manufacturera sobre finales de 2007.

Aunque durante 2007 y el primer semestre de 2008 la industria regional atravesó un proceso de crecimiento generalizado, los índices muestran una fuerte retracción respecto del período 2005 y 2006. Entre 2008 y lo que va de 2009 esos índices se derrumbaron en la Provincia. ¿Las causas? La falta de medidas eficaces a nivel nacional, el conflicto con el campo y la crisis internacional, que cerró los mercados internacionales y paralizó los internos.

Los distritos más perjudicados en el territorio bonaerense, según el informe del Observatorio PyME, fueron González Chaves, Ayacucho, Azul, Bolívar, Benito Juárez, Lobería, Necochea, Olavarría, Rauch, San Cayetano y Tandil.

Matías Civali, secretario de Economía y Administración del distrito de Tandil, indicó a diariohoy.net que el Municipio «se encuentra atravesando una difícil situación con la industria metalmecánica, sobre todo, con la automotriz». Y añadió que «los indicios de desaceleración económica comenzaron a notarse desde fines de 2007 y principios de 2008, antes de la resolución 125».

«La demanda se ha contraído y se manejan con el stock que hay disponible. Hubo empleados que fueron suspendidos y están cobrando un subsidio. Pero también se vieron muy afectados las pequeñas Pymes», sostuvo Civali, y reconoció que «la situación se fue agravando con la crisis económica mundial, repercutiendo en el producto bruto local y resintiendo el comercio».

En Tandil, la caída de la industria y, por ende, el desempleo, no es el único fantasma. En el municipio hay señales de preocupación al hablar de las finanzas públicas. «Es preocupante la caída en la recaudación y las tasas comerciales, lo cual es producto del derrumbe de la actividad económica», indicó Civali.

La depresión financiera también sacudió a Bolívar y la convirtió en una de las localidades que más sintieron el impacto: la economía local se paralizó y la industria volvió a ser uno de los sectores golpeados por la situación. Es más, durante diciembre, enero, febrero y marzo, la metalúrgica Farina Hermanos, una de las más populares de la zona, no realizó ninguna venta, y los únicos ingresos fueron reparaciones.

«Nunca nos tocó vivir una situación así, pero bueno, estamos como está el país», explicó a diariohoy.net José Luis Farina, dueño de la fabrica heredada por tres generaciones. La empresa local tenía la capacidad de fabricar tres carrocerías por mes, pero los últimos meses quedó paralizada. «Creo que vendrán meses mucho peores», sostuvo Farina. Y agregó: «El trabajo disminuyó tremendamente; estoy más que preocupado, hay cheques que se devuelven (por falta de fondos) y los trabajos que tomamos se hacen con pagos diferidos».

Darío David, intendente de Ayacucho, aseguró a diariohoy.net que la retracción de su economía doméstica comenzó hace años, cuando el Gobierno nacional se abogaba un crecimiento a «tasas chinas». «Acá la situación es desfavorable desde 2005, cuando cerró la exportación a la carne y ya hubo un desánimo importante y caída en las inversiones en toda la zona, porque en el campo los tiempos son muy distintos en cuanto a la producción, y acá no apostamos a la soja», explicó David.

Ayacucho es el primer productor de terneros del país y el cuarto distrito más grande en extensión de la provincia de Buenos Aires. Hoy la crisis en el interior cala hondo, y su propio jefe comunal -perteneciente al PJ- sostiene que los ingresos de la Comuna y de las demás actividades de la zona «se vieron diezmados».

Un ranking crítico

La crisis impactó de manera diferenciada en los distintos municipios del país. La caída de actividad, la inflación y el crecimiento de la pobreza hicieron mella en el conurbano bonaerense y en las provincias del norte argentino.

Un estudio a nivel nacional, realizado por la consultora Abeceb. com, reflejó una desigualdad profunda entre los distritos del sur del país, por un lado, y los del norte del país y el conurbano bonaerense, por otro. Los primeros ostentan mejores indicadores, y por eso se ubicaron entre los municipios más dinámicos y activos del país, mientras que los segundos aparecen con resultados muy magros, que los dejan a la cola del ranking.

Entre las primeras 20 posiciones hay 4 municipios de la provincia de Buenos Aires, 3 de Chubut, Santa Cruz y La Pampa; 2 de Tierra del Fuego; y 1 de San Juan, Santa Fe, Neuquén, Río Negro y Mendoza, respectivamente.

De la últimas 20 posiciones 4 corresponden a municipios de la provincia de Buenos Aires, 3 a Santiago del Estero, 2 a Misiones, Formosa y Entre Ríos y una a Corrientes, Córdoba, Mendoza, Salta, Jujuy, San Luis y Chaco, respectivamente.

El caso de la provincia de Buenos Aires, la más importante del país, merece especial atención, porque muestra un gran debilitamiento en cuanto al dinamismo económico de sus municipios. Tan sólo 2 de las localidades de esta jurisdicción ganaron 20 o más espacios en el ranking para el cierre de 2008, mientras que, por el contrario, 7 de ellas pierden 20 o más posiciones.

De 2004 a 2008: 100% menos de empleados

Un informe elaborado por la Unicen, la Universidad de Bologna (Italia), respaldado por la dirección provincial de Estadísticas y el ministerio de Economía bonaerense, indicó que durante el primer semestre de 2007-2008 las ventas disminuyeron un 2,1% respecto del año anterior, pero «si se compara con las registradas durante 2005-2006, la diferencia es significativa».

La misma tendencia se observa en el caso de la cantidad de empleados de las industrias manufactureras: mientras que durante el primer semestre de 2007 y 2008 aumentó esa cifra en un 3,3%, los datos recogidos detallan que «el incremento ha sido un 100% inferior si se lo compara con la variación interanual 2004-2005». (HOY DE LA PLATA)