Sharing is caring!

comedores-escolares-42077_2

Los prestadores reclaman que se abonen los meses de mayo, junio y julio. Denunciaron que la Provincia «rompe la cadena de pagos» y que «corre peligro el abastecimiento a las escuelas». Hoy, más de dos millones de chicos comen en colegios bonaerenses.

La provincia de Buenos Aires enfrenta una delicada situación económica que incluye un faltante de 2.500 millones de pesos, según los números oficiales. Y a la incertidumbre de cómo se afrontará el pago de sueldos en la administración pública se sumó ayer un nuevo -y no menos importante- problema para la gestión de Daniel Scioli: la posible interrupción del servicio de comida en los comedores escolares por retraso en los pagos.

La Asociación Bonaerense de Prestadores de Servicios a Comedores Escolares y Afines (ABPSCEA) se declaró ayer en “alerta”. Tras una reunión, en la que participaron 350 proveedores, se reclamó al Estado provincial el pago adeudado de mayo (en parte), junio y julio. “Hay un agravante. Los bolsones de comida entregados en julio, de forma urgente, fueron adquiridos contado-efectivo; no fueron financiados”, indicaron a Hoy.

La falta de pago por parte de la Provincia pone en jaque la llegada de alimentos a los comedores de 11.000 escuelas bonaerenses, donde más de dos millones de chicos reciben quizá el único plato de comida del día.

“Pedimos una reunión urgente para hallar una pronta y favorable solución, pues de lo contrario se verá afectada la prestación de servicios a los comedores escolares debido al corte de la cadena de pago. Como consecuencia de esta grave situación y ante la falta de pago, millones de chicos de la Provincia no contarían con su ración diaria de comida”, indicaron a este medio Héctor Acevedo, Juan Daneri y Juan Streva, presidente, vice y secretario de ABPSCEA.

Hoy el faltante bonaerense alcanza los 2.500 millones de pesos. Sin embargo esa cifra acrecentará el déficit fiscal para todo el año a 5.500 millones, según el cálculo oficial. Desde la oposición estiman que alcanzará los 7.500 millones de pesos. Además, también calculan que el endeudamiento provincial llegará este año a los 40.000 millones de pesos, frente a los 33.000 que asume el gobierno bonaerense.

La Provincia, entonces, deberá encontrar una alternativa para garantizar el pago no sólo a los proveedores, sino también de un mes de salarios, en lo que queda de 2009. En ese sentido, el ministro de Economía, Alejandro Arlía, admitió que se deberá toma crédito por unos 2.000 millones de pesos, para lo que se evalúa la emisión de bonos de deuda por 600 millones de pesos, a una tasa anual del 16%. (HOY)