Sharing is caring!

Por Mercedes García-Escribano

COVID-19 y el Gran Bloqueo desencadenaron una migración masiva de analógico al digital y destacaron que el acceso a Internet es crucial para la inclusión socioeconómica.

Internet de alta velocidad es clave para trabajar desde casa, para la educación de los niños cuando no pueden asistir a la escuela en persona, para la telemedicina, para beneficiarse de los programas de apoyo social y para permitir el acceso a servicios financieros para todos, especialmente para aquellos que viven en lugares remotos zonas

Aun así, el uso de Internet sigue siendo un lujo: la mitad de la población mundial no tiene acceso a Internet, ya sea a través de un dispositivo móvil o de banda ancha de línea fija.

Como muestra el mapa en este gráfico de la semana, la brecha digital, la brecha entre quienes tienen acceso a Internet y quienes no la tienen, es más como un abismo, tanto dentro como entre países.

Las economías avanzadas como los Estados Unidos, Francia, Alemania, el Reino Unido y Canadá tienen las tasas de acceso más altas.

Las grandes economías emergentes muestran grandes disparidades en la proporción de usuarios de Internet en sus poblaciones, que van desde aproximadamente dos tercios en Brasil y México hasta aproximadamente un tercio en India.

Los países del África subsahariana, seguidos por muchos de las economías emergentes y en desarrollo de Asia, se encuentran entre los que tienen el acceso más bajo a Internet a pesar de ser líderes mundiales en transacciones de dinero móvil .

También hay una gran variación en la conectividad a Internet por parte de las empresas en África subsahariana: solo alrededor del 60 por ciento de las empresas utilizan el correo electrónico para los negocios, en comparación con alrededor del 85 por ciento en Europa y Asia Central.

Desigualdad más amplia

La falta de acceso universal y asequible a Internet puede aumentar la desigualdad de ingresos dentro y entre países.

  • Dentro de los países . La desigualdad de ingresos y la desigualdad de oportunidades pueden empeorar, incluso en economías avanzadas, porque los grupos desfavorecidos y las personas que viven en zonas rurales tienen un acceso a Internet más limitado. La disparidad entre hombres y mujeres en su participación en la fuerza laboral, salarios y acceso a servicios financieros puede aumentar cuando existe una brecha de género en el acceso a Internet. Este podría ser el caso en muchos países emergentes y en desarrollo donde menos mujeres que hombres poseen un teléfono móvil.
  • Entre países . El acceso relativamente bajo a Internet podría deprimir la productividad en los países emergentes y en desarrollo. La investigación del personal técnico del FMI (PDF) encuentra que un aumento de un punto porcentual en la proporción de usuarios de Internet en la población aumenta el crecimiento per cápita en 0.1-0.4 puntos porcentuales en el África subsahariana. La pandemia de COVID-19 demuestra que tener Internet confiable permite que algunas empresas continúen sus operaciones en medio de bloqueos, lo que mantiene funcionando a las economías.

Entonces, ¿cómo pueden los formuladores de políticas apoyar el acceso asequible y universal a Internet?

Los gobiernos pueden fomentar un entorno empresarial y normativo amigable con lo digital para el sector privado. Esto puede ser instrumental para acelerar y financiar inversiones en infraestructura.

El apoyo gubernamental, por ejemplo, asegurando que la inversión en Internet se complemente con el acceso universal a la electricidad, es esencial.

Además, se pueden necesitar subsidios para que todos los hogares, incluidos los grupos desfavorecidos y los que viven en zonas rurales y remotas, tengan acceso a Internet de calidad y para garantizar que no haya una brecha digital de género.

Por ejemplo, en respuesta a la crisis de COVID-19, los gobiernos de El Salvador, Malasia y Nepal han introducido descuentos o exenciones de tarifas de Internet (PDF) .

Las políticas también deberían estar orientadas a cerrar la brecha de Internet para las empresas.

Ampliar el acceso de las pequeñas empresas a productos financieros como préstamos les permitirá a estas empresas realizar inversiones productivas en tecnología de la información y las comunicaciones.

Los gobiernos también podrían ver ahorros fiscales de la digitalización.

Pueden reducir el costo público del cumplimiento tributario a través de un mayor acceso a los datos de los contribuyentes y una mayor eficiencia del gasto, lo que a su vez puede ayudar a financiar estas políticas .

Dado el papel creciente de Internet para la economía y para acceder a los servicios públicos, las políticas para fomentar una recuperación inclusiva deben tener como objetivo abordar la brecha digital dentro y entre los países.

Bajo acceso a internethttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/07/fmi.jpghttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/07/fmi-200x150.jpgahorainfo.com.arOpiniónOpiniónPor Mercedes García-Escribano COVID-19 y el Gran Bloqueo desencadenaron una migración masiva de analógico al digital y destacaron que el acceso a Internet es crucial para la inclusión socioeconómica. Internet de alta velocidad es clave para trabajar desde casa, para la educación de los niños cuando no pueden asistir a la...Desde Necochea al mundo