Sharing is caring!

Por Gita Gopinath

La pandemia de COVID-19 empujó a las economías a un Gran Bloqueo, que ayudó a contener el virus y salvar vidas, pero también provocó la peor recesión desde la Gran Depresión.

Más del 75 por ciento de los países están reabriendo al mismo tiempo que la pandemia se está intensificando en muchos mercados emergentes y economías en desarrollo.

Varios países han comenzado a recuperarse

Sin embargo, en ausencia de una solución médica, la fortaleza de la recuperación es altamente incierta y el impacto en los sectores y países es desigual.

En comparación con nuestro pronóstico de Perspectivas de la economía mundial de abril, ahora estamos proyectando una recesión más profunda en 2020 y una recuperación más lenta en 2021.

Se proyecta que la producción mundial disminuirá en un -4.9 por ciento en 2020, 1.9 puntos porcentuales por debajo de nuestro pronóstico de abril, seguido de una parcial recuperación, con un crecimiento del 5,4 por ciento en 2021.

Estas proyecciones implican una pérdida acumulativa para la economía global durante dos años (2020–21) de más de $ 12 billones de esta crisis.

La rebaja de abril refleja resultados peores de lo esperado en la primera mitad de este año, una expectativa de distanciamiento social más persistente en la segunda mitad de este año y daños en el potencial de suministro.

Alta incertidumbre

Un alto grado de incertidumbre rodea este pronóstico, con riesgos tanto al alza como a la baja para las perspectivas.

Por el lado positivo, las mejores noticias sobre vacunas y tratamientos, y el apoyo de políticas adicionales pueden conducir a una reanudación más rápida de la actividad económica.

En el lado negativo, nuevas oleadas de infecciones pueden revertir el aumento de la movilidad y el gasto, y endurecer rápidamente las condiciones financieras, provocando problemas de deuda.

Las tensiones geopolíticas y comerciales podrían dañar las frágiles relaciones mundiales en un momento en que se proyecta que el comercio colapsará en alrededor del 12 por ciento.

Una recuperación como ninguna otra

Esta crisis como ninguna otra tendrá una recuperación como ninguna otra.

Primero, el alcance global sin precedentes de esta crisis obstaculiza las perspectivas de recuperación para las economías dependientes de la exportación y pone en peligro las perspectivas de convergencia de ingresos entre las economías avanzadas y en desarrollo.

Estamos proyectando una recesión profunda sincronizada en 2020 tanto para las economías avanzadas (-8 por ciento) como para los mercados emergentes y las economías en desarrollo (-3 por ciento; -5 por ciento si se excluye a China), y se proyecta que más del 95 por ciento de los países tendrán un per cápita negativo crecimiento de los ingresos en 2020.

Se espera que el impacto acumulado en el crecimiento del PIB durante 2020–21 para los mercados emergentes y las economías en desarrollo, excluyendo a China, supere el de las economías avanzadas.

En segundo lugar, a medida que los países vuelven a abrir, la recuperación de la actividad es desigual.

Por un lado, la demanda acumulada está llevando a un aumento en el gasto en algunos sectores como el comercio minorista, mientras que, por otro lado, los sectores de servicios intensivos en contacto como la hospitalidad, los viajes y el turismo siguen deprimidos.

Los países que dependen en gran medida de tales sectores probablemente se verán profundamente afectados por un período prolongado.

En tercer lugar, el mercado laboral se ha visto gravemente afectado y a una velocidad récord, y particularmente en el caso de los trabajadores de bajos ingresos y semi-calificados que no tienen la opción de trabajar a distancia.

Dado que se espera que la actividad en sectores intensivos en mano de obra como el turismo y la hospitalidad se mantenga moderada, una recuperación total en el mercado laboral puede llevar un tiempo, empeorando la desigualdad de ingresos y aumentando la pobreza.

El apoyo excepcional a las políticas ha ayudado

En el lado positivo, la recuperación se está beneficiando de un apoyo político excepcional, particularmente en las economías avanzadas, y en menor medida en los mercados emergentes y las economías en desarrollo que están más restringidos por el espacio fiscal.

El apoyo fiscal global ahora supera los $ 10 billones y la política monetaria ha disminuido drásticamente a través de recortes de tasas de interés, inyecciones de liquidez y compras de activos.

En muchos países, estas medidas han tenido éxito en apoyar los medios de vida y evitar quiebras a gran escala, ayudando así a reducir las cicatrices duraderas y ayudando a una recuperación.

Este apoyo excepcional, particularmente por parte de los principales bancos centrales, también ha impulsado una fuerte recuperación de las condiciones financieras a pesar de los sombríos resultados reales.

Los precios de las acciones se han recuperado, los diferenciales de crédito se han reducido, los flujos de cartera a los mercados emergentes y las economías en desarrollo se han estabilizado, y las monedas que se han depreciado fuertemente se han fortalecido.

Al evitar una crisis financiera, el apoyo a las políticas ha ayudado a evitar peores resultados reales. Al mismo tiempo, la desconexión entre los mercados reales y financieros plantea preocupaciones por la toma excesiva de riesgos y es una vulnerabilidad significativa.

No estamos fuera del bosque

Dada la tremenda incertidumbre, los encargados de formular políticas deben permanecer atentos y las políticas deberán adaptarse a medida que evolucione la situación.

El apoyo conjunto sustancial de la política fiscal y monetaria debe continuar por ahora, especialmente en países donde se proyecta que la inflación se mantendrá moderada.

Al mismo tiempo, los países deben garantizar una contabilidad y transparencia fiscal adecuadas, y que la independencia de la política monetaria no se vea comprometida.

Una prioridad es gestionar los riesgos para la salud incluso cuando los países vuelvan a abrir.

Esto requiere continuar creando capacidad de salud, pruebas generalizadas, rastreo, aislamiento y práctica de distanciamiento seguro (y usar máscaras).

Estas medidas ayudan a contener la propagación del virus, aseguran al público que los nuevos brotes pueden tratarse de manera ordenada y minimizan las interrupciones económicas.

La comunidad internacional debe ampliar aún más la asistencia financiera y la experiencia a los países con capacidad limitada de atención médica.

Se necesita hacer más para garantizar una producción y distribución adecuadas y asequibles de vacunas y tratamientos cuando estén disponibles.

En los países donde las actividades se ven severamente restringidas por la crisis de salud, las personas directamente afectadas deben recibir apoyo de ingresos a través del seguro de desempleo, subsidios salariales y transferencias de efectivo, y las empresas afectadas deben recibir apoyo mediante aplazamientos de impuestos, préstamos, garantías de crédito y subvenciones.

Para llegar de manera más efectiva a los desempleados en países con grandes sectores informales, los pagos digitales deberán ampliarse y complementarse con un apoyo en especie para alimentos, medicamentos y otros productos básicos del hogar canalizados a través de los gobiernos locales y las organizaciones comunitarias.

En los países que han comenzado a reabrir y la recuperación está en marcha, el apoyo a las políticas deberá cambiar gradualmente para alentar a las personas a regresar al trabajo y para facilitar la reasignación de trabajadores a sectores con una demanda creciente y lejos de sectores cada vez más reducidos.

Esto podría tomar la forma de gasto en capacitación de trabajadores y subsidios de contratación dirigidos a los trabajadores que enfrentan un mayor riesgo de desempleo a largo plazo.

Apoyar una recuperación también implicará acciones para reparar los balances y abordar el sobreendeudamiento. Esto requerirá fuertes marcos de insolvencia y mecanismos para la reestructuración y disposición de la deuda en dificultades.

El apoyo a las políticas también debería pasar gradualmente de ser dirigido a ser más amplio.

Cuando el espacio fiscal lo permita, los países deben realizar inversiones públicas ecológicas para acelerar la recuperación y apoyar los objetivos climáticos a más largo plazo.

Para proteger a los más vulnerables, se necesitará un mayor gasto neto en seguridad social durante algún tiempo.

La comunidad internacional debe garantizar que las economías en desarrollo puedan financiar gastos críticos mediante la provisión de financiamiento en condiciones favorables, alivio de la deuda y donaciones; y que los mercados emergentes y las economías en desarrollo tienen acceso a la liquidez internacional, asegurando la estabilidad del mercado financiero, las líneas de intercambio del banco central y el despliegue de una red de seguridad financiera global.

Esta crisis también generará desafíos a mediano plazo. Se prevé que la deuda pública alcance este año el nivel más alto en la historia registrada en relación con el PIB, tanto en los mercados avanzados como en los emergentes y en las economías en desarrollo.

Los países necesitarán marcos fiscales sólidos para la consolidación a mediano plazo, mediante la reducción del gasto derrochador, la ampliación de la base impositiva, la minimización de la evasión fiscal y una mayor progresividad en los impuestos en algunos países.

Al mismo tiempo, esta crisis también presenta una oportunidad para acelerar el cambio hacia un crecimiento más productivo, sostenible y equitativo a través de la inversión en nuevas tecnologías verdes y digitales y redes de seguridad social más amplias.

La cooperación global es muy importante para enfrentar una crisis verdaderamente global.

Se deben hacer todos los esfuerzos para resolver las tensiones comerciales y tecnológicas, al tiempo que se mejora el sistema multilateral de comercio basado en normas.

El FMI continuará haciendo todo lo posible para garantizar una liquidez internacional adecuada, proporcionar financiamiento de emergencia, apoyar la iniciativa de suspensión del servicio de la deuda del G20 y brindar asesoramiento y apoyo a los países durante esta crisis sin precedentes.

Recuperación desigual y desconocidahttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/07/fmi.jpghttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/07/fmi-200x150.jpgahorainfo.com.arOpiniónOpiniónPor Gita Gopinath La pandemia de COVID-19 empujó a las economías a un Gran Bloqueo, que ayudó a contener el virus y salvar vidas, pero también provocó la peor recesión desde la Gran Depresión. Más del 75 por ciento de los países están reabriendo al mismo tiempo que la pandemia se...Desde Necochea al mundo