Sharing is caring!

El inglés Bill Beaumont fue reelegido para un mandato de cuatro años, hasta 2024, como presidente de la World Rugby, la federación internacional de ese deporte, en una elección en la que se impuso al argentino Agustín Pichot, anunció la institución este sábado.

Beaumont, de 68 años, batió al exinternacional argentino Pichot (45 años), que fue el vicepresidente en su primer mandato (2016-2020), por 28 votos a 23, de un total de 51.

Fueron clave para la elección de Beaumont el peso de 18 votos de los territorios del Seis Naciones europeo (Inglaterra, Escocia, Francia, Irlanda, Italia, Gales).

Pichot, retirado como jugador hace once años, contaba por su parte con el respaldo (12 votos) de las naciones del Rugby Championship del hemisferio Sur (Argentina, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Australia).

«En el curso de los cuatro últimos años, hemos conseguido muchas cosas, pero estamos a mitad de partido y debemos continuar por este camino en la segunda parte», declaró Beaumont.

La elección comenzó el 26 de abril y terminó el 30. El anuncio de los resultados estaba previsto el 12 de mayo, en la próxima reunión del consejo de la instancia, pero la World Rugby pudo avanzar antes el proceso, con el acuerdo de todas las partes.

El presidente de la Federación Francesa de Rugby Bernard Laporte (56 años), será el nuevo vicepresidente, tras una campaña que se desarrolló en un contexto de crisis sanitaria y económica, debido a la pandemia del COVID-19.

«Felicidades a mi amigo Sir Bill Beaumont por su reelección. Me gustaría también expresar mis mejores deseos a Agustín Pichot, una leyenda del rugby argentino y un gran líder en este deporte», dijo Laporte, que tiene entre sus responsabilidades la preparación del Mundial de 2023, que se disputará en Francia.

También marcó las semanas previas a la elección la polémica alrededor del presidente de la Federación de Fiyi (FRU), Francis Kean, que aspiraba al comité ejecutivo y cuya candidatura fue finalmente retirada debido a acusaciones de homofobia.

Sin rival en la elección de 2016, Beaumont había sido elegido entonces por unanimidad al frente de la federación internacional, sustituyendo al francés Bernard Lapasset, presidente entre 2008 y 2016, y gran promotor del regreso del rugby Sevens al programa olímpico en Rio-2016.

El reto del COVID-19 AFP/Archivos / Toshifumi KITAMURAEsta imagen de archivo, tomada el 10 de mayo de 2017, muestra al presidente de la World Rugby, el inglés Bill Beaumont (I), junto al vicepresidente de esa federación, el argentino Agustín Pichot, durante una conferencia de prensa en Kioto, Japón

En su etapa como rugbier, Beaumont jugó 41 partidos con la selección de Inglaterra y con la de Leones Británicos e Irlandeses, antes de retirarse en 1982.

«Felicitaciones, Bill!!! No se dio. Gracias a todos!!!! De corazón», escribió Pichot en Twitter en un mensaje en español e inglés tras oficializarse su derrota en la votación.

El jefe de la Federación Neozelandesa, Brent Impey, apoyó al exrugbier argentino.

«Gus (Agustín Pichot) hizo una campaña fuerte y dio el máximo», afirmó el responsable del rugby ‘kiwi’, que está «orgulloso» del candidato al que respaldó pese a su derrota.

«Sería bueno ver que hay valentía para tomar las decisiones necesarias para continuar el éxito y la sostenibilidad global del rugby, no de un número limitado de federaciones y regiones», apuntó Impey sobre qué espera de la cúpula del World Rugby a corto y medio plazo.

El primer mandato de Beaumont al frente de la World Rugby estuvo marcado por el gran éxito del Mundial de Japón-2019, que popularizó su deporte, pero el segundo mandato se presenta más complicado por la crisis provocada por el nuevo coronavirus.

La pandemia ha detenido los campeonatos de los diferentes países y obliga a la World Rugby a revisar su calendario de 2020.

La cuestión financiera está ahora en la primera línea, con varias federaciones nacionales muy amenazadas por la crisis. Para hacer frente a este problema, la World Rugby anunció el desbloqueo de un fondo de socorro de 100 millones de dólares (unos 92 millones de euros).

«Ahora no es el momento de una celebración. Tenemos trabajo. Estamos haciendo frente al COVID-19 y debemos poner en marcha una estrategia para volver al rugby y que se dé prioridad a la salud de los jugadores», subrayó Beaumont.