Autorizan el ingreso de un crucero y el desembarco de sus tripulantes en Mar del Plata

Sharing is caring!

La decisión judical se tomó luego de que se comprobara que ninguno de los 37 tripulantes tenía síntomas del Covid-19.

El juez federal de Mar del Plata Santiago Inchausti dejó sin efecto una medida cautelar que prohibía el ingreso al puerto de la ciudad de un crucero proveniente de Ushuaia con 37 tripulantes, luego de que la autoridad sanitaria con jurisdicción en el área informara que ninguno de ellos presentaba síntomas del coronavirus, señalaron hoy fuentes judiciales.

El ingreso de la embarcación MV Ushuaia a la terminal marítima había sido frenado por el magistrado días atrás, después de que el intendente de la localidad balnearia, Guillermo Montenegro, rechazara su arribo por temor a que hubiera algún infectado entre el personal a bordo, y luego de que el fiscal federal general Daniel Adler, presentara una acción preventiva en ese sentido.

A partir de la nueva resolución del titular del Juzgado Federal 3, el desembarco dependerá en las próximas horas de las condiciones meteorológicas, y exigirá la activación de los protocolos de seguridad y salud correspondientes.

Fuentes judiciales indicaron a Télam que Inchausti autorizó el amarre del buque y el descenso de la tripulación en una resolución emitida en la noche del sábado, tres días después de haber prohibido el arribo al puerto marplatense de manera preventiva, tras recibir un informe de la Dirección de Sanidad de Fronteras, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, con información sobre el estado de salud de los tripulantes.

El relevamiento de la autoridad sanitaria indicó que ninguno de ellos presentaba síntomas del coronavirus, principal preocupación de las autoridades municipales por tratarse de una embarcación proveniente de una zona donde existe circulación comunitaria del virus.

A partir de este reporte, el juez autorizó el desembarco, que deberá contar con la intervención de la Dirección de Epidemiología bonaerense y del gobierno local para aplicar «de manera urgente», los protocolos de salud y seguridad necesarios.Inchausti informó que el levantamiento de la medida cautelar queda «supeditado al cumplimiento de los protocolos».

Las maniobras de ingreso al espejo de agua del puerto deberán ser autorizadas por el Consorcio Portuario Regional Mar del Plata y por Prefectura Naval Argentina, y fuentes de esa fuerza de seguridad informaron que «podrían producirse el próximo martes, debido a las condiciones meteorológicas».

El buque Ushuaia, de bandera de Togo y tripulación mayoritariamente argentina, permanecía fondeado esta tarde frente a las costas marplatenses.El barco turístico había salido de Tierra del Fuego el sábado 20 de marzo, cuando ya regía el decreto nacional que impuso la cuarentena obligatoria.

El reclamo por parte del Municipio y la medida cautelar solicitada por la fiscalía federal días atrás para evitar el arribo de esta embarcación se basó además en información que indicaba que dos de los tripulantes habían presentado síntomas compatibles con la enfermedad el 22 de marzo, dos días después de dejar el puerto patagónico.

A partir de la presentación judicial impulsada por el fiscal general, el juez pidió «toda la documentación respaldatoria con relación a la autorización» del barco para dejar el Puerto de Ushuaia.

Solicitó además un informe sobre el estado de salud del personal a bordo, y conocer si alguno de ellos «ha bajado a tierra en Puerto de Ushuaia» el día de la zarpada, así como un relevamiento para determinar si alguno de los 76 pasajeros y tres tripulantes que lo hicieron «presentó antecedentes epidemiológicos».

El juez subrayó que «en el buque se encontraban personas de distintas nacionalidades, por lo cual los miembros de la tripulación que aún continúan embarcados tuvieron contactos con personas de distintos países declarados como zonas de riesgo por el virus Covid-19 para aquella fecha, por ejemplo China, Estados Unidos y España».

Fuentes judiciales indicaron por otra parte que, más allá de la autorización del desembarco de la tripulación «por cuestiones humanitarias», continúa en marcha la investigación penal para determinar si la embarcación violó la normativa vigente al momento de zarpar.