Sharing is caring!

Juan Carlos Cuenca, el organizador de la competencia denominada Ríomar se refirió a la desaparición de un nadador en la edición de hoy y explicó que “la carrea cuenta con un seguro para nadadores y otro para la gente en tierra, y contaba con la habilitación y medidas de seguridad por demás, como todos los años”.

“Es una competencia de aguas abiertas, con 7 kilómetros de nado en río y 3 en el mar”, detallando que “previo a la carrera, a las 7 de la mañana se brinda una charla técnica y luego se trasladan todos los competidores hasta el Necopesca, que era el lugar de la largada”.

“Fue una carrera normal, con una largada muy limpia, con 550 participantes y en menos de una hora y media todos los corredores estaban girando en la escollera Sur”, dijo, puntualizando que “en el caso de Ezequiel Bermejo (el joven desaparecido) estaba acompañado por un amigo en un kayak”.

Cuenca detalló que “el amigo cuenta que faltando 1000 metros se le rompió un palo del kayak y tuvo que ser asistido por una embarcación”, acotando que “Ezequiel venía hidratado, a buen ritmo y quedó acompañado por otros kayak que estaban cerca de él”.

Respecto a la seguridad de la competencia, aportó que “por seguridad que nos exige Prefectura teníamos 5 semirígidos y 2 motos de agua”, además de “22 guardavidas dentro del agua y 26 en la arena, cada 200 metros desde la Escollera hasta la llegada”.

Por último, respecto a la desaparición del joven nadador de 42 años, comentó que “todo esto nos enteramos después, cuando salen del agua nos damos cuenta que faltaba un corredor. Antes nos avisaban de otros corredores, pero nos comunicaban que habían abandonado”, advirtiendo que “Prefectura también tiene un control propio” sobre cada corredor.

“Ezequiel tenía el número 196 y un amigo de él nos dijo que todavía no había llegado”, comentó, para detallar que “a las 4 horas se levanta a todos los nadadores que todavía están en el agua, por lo que la búsqueda empezó durante la propia carrera con Prefectura y seguirá toda la noche y mañana”.