Con un endeudamiento de 67 mil millones y obras para municipios, se aprobó la Ley de Emergencias Bonaerense

Sharing is caring!

Luego de un día de extensas negociaciones, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio acordaron votar la ley de emergencias que pidió Kicillof.

Se prorrogó el presupuesto 2019 hasta marzo, con una autorización de endeudamiento que incluye 2.000 millones para obras en las comunas a través del Fondo de Infraestructura Municipal.

El Senado votó además el pliego del Presidente del Banco Provincia y el reemplazo de la ministra de Gobierno, Teresa García, que había quedado como Vice primera.

Las febriles negociaciones que le imprimieron a la Legislatura bonaerense una temperatura mucho más elevada que la de la térmica sofocante del día, llegaron a su fin bien entrada la noche, con un principio de acuerdo entre el oficialismo y la oposición para que Kicillof cuente con la ley de emergencias que considera esencial para darle arranque a su gobierno. Y hubo sesión nomás. Y también aprobación.

El Gobernador tiene su ley, pero a cambio el Frente de Todos debió ceder en un punto que al principio de la jornada no quería otorgar: la vuelta del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM). En medio de las negociaciones, en las que Juntos por el Cambio pidió asegurarse las sillas de los organismos de control y del directorio del Banco Provincia que reclama, la oposición corrió el arco de la cancha esta mañana al solicitar que haya un reaseguro de obras para los municipios.

Como se sabe, el proyecto original establecía una prórroga del presupuesto 2019, incluyendo un endeudamiento cuyo objetivo es pagar deuda a la vez que se renegocian las obligaciones que vencen en el corto plazo. Juntos por el Cambio no solamente solicitó que la prórroga de la Ley de Leyes tuviera una fecha de caducidad establecida el 31 de marzo; sino que, además, parte del endeudamiento sea destinado a obras en los muncipios.

En principio, la oposición pidió que el 16 por ciento de ese endeudamiento sea destinado al FIM, creado por Vidal en 2015 para que el peronismo le votara el presupuesto 2016, y levantado por la misma Gobernadora en 2018. El Frente de Todos se negó a que la cifra fuera tan elevada y eso demoró las negociaciones durante toda la tarde, hasta que ambas partes cedieron un poco.

Se acordó que el endeudamiento sea de 67.000 millones de pesos, de los cuales 2.000 millones serán destinados a obras en las comunas. Al endeudamiento, además deben agregarse otros 8 mil millones que se autorizan para tomar deuda en letras de Tesorería.

Con cambios en la redacción del proyecto original, además, el Gobernador pudo contar con la ley de emergencias, que se promulgará inmediatamente luego de que sea votada por ambas Cámaras.

Por supuesto, como era de esperar, desde Cambiemos se anotaron varios porotos, pese a que tuvieron que darle el sí a las emergencias: sostienen que gracias a ellos Kicillof no tendrá superpoderes, que les dieron la herramienta para cubrir los vencimientos de la deuda y que garantizan que no haya discrecionalidad política en las obra pública en la provincia de Buenos Aires, garantizando obras para todos los bonaerenses. Además, destacan que prorrogaron hasta el presupuesto actual hasta el 31 de marzo.

También se le dio al ejecutivo otra herramienta fundamental: la aprobación del pliego del presidente del Banco Provincia, Juan Cuattomo. Pero no se votarán durante esta jornada los cuatro directores que completarán la mesa directiva de la entidad. Estuvieron dentro de las negociaciones de hoy, pero finalmente se convino postergar esos acuerdos para más adelante. Juntos por el Cambio pide tres de las cuatro sillas en juego.

Otro punto importante de la sesión, los sucesores de la ya ex senadora Teresa García (pidió licencia), flamante ministra de Gobierno. La ex titular de la bancada de Unidad Ciudadana, había sido elegida Vice primera, principalmente para quedar a cargo de la Provincia las nueves horas que pasaron desde la caducidad del mandato de Vidal hasta la jura de Kicillof.

Y hoy se oficializaron sus dos reemplazos. Su lugar como autoridad lo toma el ex mandamás de Laprida, Alfredo Fisher, electo por la Sexta el 27 de octubre y ahora Vice 1 de la Cámara alta. En tanto, la banca quedó para Marta Alicia Pérez, esposa del intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo.