Sharing is caring!

La urbanización de la costa ha acabado con muchos ecosistemas. Pero aún quedan sin urbanizar extensas áreas de elevado valor natural que están amenazadas por el revivir del desarrollo urbanístico.

Al actual contexto de pérdida de biodiversidad mundial, en el que la primera causa de extinción de especies es la artificialización del suelo, se suma el resurgir actual del desarrollo urbanístico en la costa, por lo que hemos de poner en valor la biodiversidad que aún no ha sucumbido al ladrillo antes de que sea demasiado tarde.

El 22,2% de los hábitats naturales de la costa españolase ubican fuera de las figuras de protección de la naturaleza, según el informe «A Toda Costa 2019». Se trata de 519.000 hectáreas de ecosistemas de gran valor, pero carentes de protección, de los que más de la mitad están catalogados de interés comunitario por la Unión Europea (57%) y casi un tercio prioritarios para su conservación (29%).

Solo 10 playas en España resisten el avance del ladrillo

Los ecosistemas costeros no reconocidos oficialmente por las figuras de protección de la naturaleza sufren una fuerte presión humana y son vulnerables a futuros planeamientos urbanísticos y a los impactos indirectos de la urbanización masiva: contaminación, acumulación de basura, vertidos o falta de cuidado por parte de las administraciones, entre otros.

Por ello, es necesario un mayor esfuerzo de las políticas de protección de la biodiversidad y el freno total a más construcciones en la costa. Aquí os dejamos una selección de diez de las playas naturales más amenazadas por la urbanización masiva en la costa.

  • Platja de Gaspar (Sitges, Barcelona)
Platja de Gaspar, Catalunya.

Es una playa aún sin urbanizar, de las pocas que quedan en la provincia de Barcelona. La franquea un bosque mediterráneo de lentiscos y coscojas de gran biodiversidad, pero amenazado por la expansión de las urbanizaciones colindantes.

  • Cala Mosca (Orihuela, Alicante)
Cala Mosca, Alicante.

Es una playa natural en la última parcela que queda sin urbanizar del municipio, que además alberga especies de plantas catalogadas como vulnerables, pero amenazadas por un proyecto urbanístico plagado de irregularidades.

  • Playa Margalida – Playa Son Real (Santa Margalida, Illes Balears)
Playa Margalida, Islas Baleares.

Ambas playas forman un ecosistema costero único de gran biodiversidad, pues alberga matorrales mediterráneos, sabinares sobre dunas, bosques de algarrobos y estepas de gramíneas. El ecosistema no está protegido por lo que el área es muy vulnerable dada la gran presión turística del archipiélago.

  • Playa de la Cola (Águilas, Murcia)
Playa de la Cola, Murcia.

Esta playa se encuentra en un entorno de gran valor natural y paisajístico, muy amenazado por un proyecto urbanístico. La playa alberga varios hábitats catalogados de interés comunitario: matorrales costeros mediterráneos y praderas de posidonia, entre otros.

  • Playa de El Palmar – Castilnovo (entre Conil y El Palmar, Cádiz)

Ambas playas forman un ecosistema único de incalculable valor, y son de las playas más famosas de Andalucía. Pero esta zona es muy vulnerable porque no cuenta con ninguna figura de protección que reconozca su importancia y hay planeado un proyecto urbanístico.

  • Playa Matas Blancas (Pájara, Fuerteventura, Las Palmas)

Es una playa de arena larga y blanca, colindante con el núcleo Costa Calma muy amenazada porque tiene todos sus suelos catalogados para uso turístico. Los hábitats naturales presentes son matorrales costeros con especies nativas de las islas, pero también una especie invasora.

  • Praia de Liméns (Cangas, Pontevedra)
Praia de Limens, Cangas, Pontevedra.

Esta playa es un maravilloso enclave natural que alberga un sistema dunar de gran valor, pero cercado por urbanizaciones que incumplen la Ley de Costas por estar asentadas demasiado cerca del mar.

  • Playa de Tranqueru (Gijón, Asturias)
Playa de Tranqueru, Asturias.

Es un ecosistema de gran valor natural y paisajístico, con preciosos acantilados verdes gracias a los céspedes costeros y bosques de laureles que la rodean que merece ser conservado para el futuro.

  • Playa Rosamunda (Santander, Cantabria)
Playa Rosamunda, Cantabria.

Es una playa natural cercana a una zona de estuario y acantilados, pero también a la gran ciudad de Santander, por lo que corre el grave riesgo de sufrir la expansión urbanística en el futuro si no se protege.

  • Playa de Azkorri (Getxo, Bizkaia)
Playa de Azkorri, Pais Vasco.

Esta playa es especialmente valiosa desde el punto de vista geológico, de fauna y flora. Alberga diversos hábitats naturales como acantilados, dunas y prados, así como especies en peligro de extinción.Está amenazada por la expansión urbana dado que los suelos están catalogados como urbanizables.

https://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/08/necochea.jpghttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/08/necochea-200x150.jpgahorainfo.com.arLocalesTurismoTurismoLa urbanización de la costa ha acabado con muchos ecosistemas. Pero aún quedan sin urbanizar extensas áreas de elevado valor natural que están amenazadas por el revivir del desarrollo urbanístico. Al actual contexto de pérdida de biodiversidad mundial, en el que la primera causa de extinción de especies es la artificialización del suelo, se...Desde Necochea al mundo