Sharing is caring!

El macrismo se sabe perdedor en la primera y la tercera sección de la provincia, y ganador en el resto, pero apuesta a agrandar la brecha del tercer padrón electoral.

La cuenta regresiva rumbo a las PASO en la provincia de Buenos Aires ya está por debajo de los cien días y en Cambiemos la preocupación está en alza. Con la primera y la tercera sección del conurbano perdido, el macrismo apuesta a elevar la diferencia obtenida en las elecciones de 2017 en la quinta sección, la tercera en importancia luego de las dos antes mencionadas.

Con cerca de 1.300.000 personas habilitadas para votar (detrás de más de 4.600.000 personas que hay tanto en la primera como en la tercera), Cambiemos lleva su pelea más dura al sur de la provincia. A la quinta. Ahí donde Mar del Plata se erige como cabecera y Tandil, Necochea y el Partido de la Costa aparecen como las ciudades que terminan de inclinar la balanza electoral para que el macrismo pueda acortar la brecha de la primera y la tercera sección.

“El grueso de los votos viene de la primera y de La Plata. Somos conscientes que lo que nos entró de la tercera en las últimas dos elecciones ya no lo vamos a tener porque La Matanza y Quilmes restan. Estamos tranquilos en todas las otras secciones de la provincia, pero necesitamos que la quinta sea la que marque la diferencia. A todos nos bajaron la misma”, dice un referente de la primera sección de Cambiemos que está dando una mano para marcar una diferencia, sobre todo, en Mar del Plata.

Objetivo

Al igual que en el resto de los distritos de la provincia, los referentes de cada distrito tienen una obligación: lograr la misma cantidad de votos de 2017. Un techo demasiado alto si se tiene en cuenta que el “voto bolsillo” se impone en todas las encuestas. “Nuestro máximo potencial es igualar la última votación. Con eso ya nos consolidamos. Sabemos que es otra elección y la gente nos lo hace notar, pero tenemos la obligación de estirar la diferencia de votos para consolidar a la provincia”, asegura un diputado provincial de Cambiemos por la quinta sección.

En las elecciones de 2017, Cambiemos le ganó Unidad Ciudadana por casi 200 mil votos, 51 a 28 por ciento. En Mar del Plata (556 mil electores), 49%a 30%; en Tandil (104 mil), 53 a 27; en Necochea (81 mil) 56 a 23 y en el Partido de la Costa (66 mil), donde gobierna Pablo de Jesús (U. C), 48 a 33.

Pese a que los números parecen estar a su favor, el oficialismo tiene dos problemas concretos: los candidatos de Mar del Plata y de Tandil no responden de manera directa. La dirigente radical Vilma Baragiola arrasa en las encuestas y, se anticipa, que el aspirante del PRO, Guillermo Montenegro, seguirá la misma suerte que Gladys González en Avellaneda y le dejará su lugar a uno de los cuadros más fuertes del radicalismo en la provincia. En la capital del salame la historia no es diferente: el exradical k, Miguel Ángel Lunghi, fue uno de los primeros en negar la unión con el PRO y se muestra lejano a las políticas nacionales y provinciales.

A menos de cien días de las PASO, Cambiemos piensa en hacer lo posible por estirar las diferencias de la quinta sección más allá de que, después de las elecciones, los ganadores puedan abrir la puerta para ir a jugar.

https://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/11/encuentro-de-candidatos-de-cambiemos.jpghttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2018/11/encuentro-de-candidatos-de-cambiemos-200x150.jpgahorainfo.com.arElecciones 2019NacionalesPolíticaPolíticaElecciones 2019El macrismo se sabe perdedor en la primera y la tercera sección de la provincia, y ganador en el resto, pero apuesta a agrandar la brecha del tercer padrón electoral. La cuenta regresiva rumbo a las PASO en la provincia de Buenos Aires ya está por debajo de los cien días y en...Desde Necochea al mundo