Sharing is caring!

El pianista italiano Ludovico Einaudi viajó al Ártico a bordo del barco de Greenpeace Arctic Sunrise y le puso música a las 8 millones de voces, casi 400 mil de ellas argentinas, que ya pidieron por la protección de este ecosistema tan importante. Pero, al parecer, en Noruega, Dinamarca e Islandia no lo escucharon.

Los tres países impidieron que se cree la primera zona protegida en aguas internacionales del océano Ártico. Por eso, ahora más que nunca, necesitamos seguir trabajando para proteger esta frágil región de forma definitiva.

Ludovico creó la pieza ‘Elegía por el Ártico’ y la tocó en medio de un imponente y frío paisaje. La composición representa un lamento por la desaparición del Ártico, que se derrite ante la indiferencia de los líderes políticos y la codicia de las empresas que ven oportunidades de negocio a costa del deshielo de la zona.

Einaudi tocó sobre una plataforma que simula un iceberg elaborado con más de 300 triángulos de madera unidos entre sí. Sobre el se colocó el piano de cola, que viajó desde su fábrica en Alemania hasta el Ártico dentro de la bodega del Arctic Sunrise.

Hace unos días, en la reunión de la comisión OSPAR (Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico del Nordeste), Noruega, Islandia y Dinamarca bloquearon todos los intentos para lograr la protección del Ártico.

A pesar de esto, sabemos que podemos alcanzar triunfos si presionamos. Gracias al pedido de millones de personas celebramos el histórico compromiso de la industria pesquera para frenar la pesca de arrastre en el Ártico.

Empresas como McDonald´s, Iglo y Tesco, entre otras, acordaron que sus productos no estarán relacionados con la destrucción de esta región.

https://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/piano-en-el-artico-600x400.pnghttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/piano-en-el-artico-200x150.pngahorainfo.com.arInternacionalesEcología,EspectáculosEl pianista italiano Ludovico Einaudi viajó al Ártico a bordo del barco de Greenpeace Arctic Sunrise y le puso música a las 8 millones de voces, casi 400 mil de ellas argentinas, que ya pidieron por la protección de este ecosistema tan importante. Pero, al parecer, en Noruega, Dinamarca...Desde Necochea al mundo