Sharing is caring!

La crisis desatada en el seno del Tribunal de Cuentas de la Provincia podría tener nuevas derivaciones en los próximos días.

En medio de las especulaciones sobre la aparición de más denuncias que involucrarían a funcionarios, en el gobierno bonaerense podrían activarse algunos mecanismos que apuntarían a buscar generar vacantes en el organismo.

En el gabinete provincial se admitía ayer que se conocían algunas cuestiones que sucedían en el Tribunal, como el caso de algunos nombramientos polémicos de parientes de los más altos funcionarios, pero que la controversia había dejado al descubierto diversos aspectos del funcionamiento del organismo considerados por lo menos no adecuados por el Ejecutivo.

En rigor, el Tribunal de Cuentas quedó en la mira de no pocos miembros del gobierno de María Eugenia Vidal luego de que comenzaran a detectarse una serie de presuntas irregularidades en diversas prestaciones del IOMA que, se dice, no habrían sido objetadas.

Este organismo de contralor, como se sabe, es el encargado de hacer un análisis de los gastos que realizan no sólo de  entes de gobierno provinciales sino también municipales.

Pero en las últimas horas, en medio de una pulseada abierta y declarada en el corazón del Tribunal, esas cuestiones volvieron sobre el tapete.

Como se viene informando, por un lado aparece el presidente del Tribunal, Eduardo Grinberg, quien mantiene un fuerte enfrentamiento con uno de los vocales, Héctor Giecco.

La disputa llegó al punto en que Grinberg, con el apoyo de otros dos vocales, bloqueó la designación de un relator mayor para la vocalía de Giecco que había sido propuesto por este último.

La tensión llegó a un punto máximo cuando hace unos días se difundió que Grinberg tiene designados en altos cargos a su esposa, su hijo, una amiga de su familia y hasta un allegado a su hijo con el que comparte actividades náuticas.

Pero además, trascendió que otros vocales también nombraron a sus hijos en distintos resortes de poder del organismo.

En las últimas horas Grinberg redobló la apuesta y designó un hombre de su confianza como relator mayor en la vocalía de Giecco.

Ahora el gobierno de Vidal tendría resuelto avanzar sobre la generación de vacantes en el Tribunal, aunque no le será fácil: todos sus funcionarios tienen estabilidad en el cargo por lo que necesitaría un juicio político para forzar los desplazamientos.

Ayer algunas versiones indicaban que podría buscar algún tipo de acuerdo político con el radicalismo para generar esas vacantes.

Desde los años `80, la UCR controla los principales espacios de poder dentro del Tribunal. La idea sería que el propio radicalismo resolviera el dilema a través de una negociación política. FUENTE: EL DÍA

https://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/Eduardo-Grinberg-600x340.jpghttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/Eduardo-Grinberg-200x150.jpgahorainfo.com.arNacionalesGobiernoLa crisis desatada en el seno del Tribunal de Cuentas de la Provincia podría tener nuevas derivaciones en los próximos días. En medio de las especulaciones sobre la aparición de más denuncias que involucrarían a funcionarios, en el gobierno bonaerense podrían activarse algunos mecanismos que apuntarían a buscar generar...Desde Necochea al mundo