Sharing is caring!

Por Miguel Abálsamo.

Para el vecino común, equivale decir para la gran parte de la población el 2017, año eleccionario legislativo nacional, provincial y local (se elegirán diez ediles en nuestro distrito), es algo de lo que no se habla, y es lógico, el presente es la prioridad de la gente, no así para los dirigentes y militantes que componen los diversos partidos políticos de cara al futuro.

Cada uno comienza a analizar las estrategias, dentro de un marco de incertidumbre generalizado, tanto para oficialistas como todo el arco opositor, sumando a las fuerzas tradicionales históricas de la Argentina, peronismo y radicalismo, el primero en estado de ebullición cada vez que no es gobierno, pases de facturas, reacomodamientos y búsquedas de nuevos liderazgos, el segundo en una actitud pasiva como sin sacar a los correligionarios fuera del plato pero intramuros la realidad es otra.

El oficialista Frente Renovador tiene una cabeza clara en la conducción, el intendente doctor Facundo López, un dirigente con personalidad al tomar decisiones y pragmatismo a la hora de mirar todo lo que rodea el escenario.

No hay demasiado tiempo para dejar de lado prioridades y entremezclarse en cuestiones intestinales que desgastan y dan poco sentido ante la comunidad que no aguarda una ideología definida para que le mejore su calidad de vida.

El oficialismo abrió puertas a dirigentes de diferentes vertientes de ideas, abarcando peronistas, radicales, independientes, técnicos y mucha sangre joven sin la contaminación de diferencias del pasado, como carga que a veces limita el accionar.

La mejor manera de ganar elecciones es gestionar, gestionar y gestionar.

Se pueden hacer cientos de discursos, colocar afiches con la cara sonriendo ante el dirigente de mejor imagen momentánea en la Argentina, lanzar las mejores promesas, pero la única verdad es la realidad de la gestión, y a eso apunta el intendente, tomando la resolución de viajar semanalmente a los lugares claves de decisión, Capital Federal y La Plata, allí donde las puertas a veces no se abren, y otras veces se abren pero sin acciones prácticas.

Facundo López, ha demostrado en los primeros movimientos de su gestión que prioriza la gestión, camino válido para desarrollar un mejor distrito.

El Frente para la Victoria, compuesto por un «paisano en cada rancho», afectado por la derrota electoral nacional y provincial trata en el distrito por un lado aferrarse al verticalismo «K», otros lentamente toman otro atajo (reconocer logros y no esconder los errores que llevaron a perder) mientras que el mutis por el continua en muchos dirigentes que haciendo caso al General Juan Perón….»hay que desensillar hasta que aclare».

Para el «kircherismo puro por cruza», Ana Porcaro, Luciano Cardoni, Martín Paolini, Gisella Barbieri, Anibal Civin, Roberto Gómez, Camilo Vidal, Mara Pérez, Ana Asa, Carlos Samprón, entre otros, la conductora del Movimiento Nacional debe ser Cristina Fernández de Kirchner.

Esto los une, y algún espanto, pero hoy por hoy son más un amontonamiento de convicciones que una solidez programática.

El presidente del PJ local, ex Intendente del FPV. José Luis Vidal, ya anunció que pretende junto a su grupo buscar el camino de la renovación, equivale deducir que cuando se dice «renovación» se dice también, no al pasado reciente.

Aquellos «Radicales K», quienes venían del Centenario Partido seducidos por Raúl Alfonsín, emprendieron el camino «K» en el primer minuto de juego de Néstor con continuidad en Cristina, y hoy participan activamente en el proceso de nuevas afiliación del PJ de la mano del ex funcionario peronista, doctor Guillermo Moreno.

Allí confluyen las figuras de Gustavo Florentín (sempiterno estratega que sabe leer lo que viene), con las piezas que siempre acompañaron el proyecto, y la presencia de un dirigente nacional de fuste como Roberto Porcaro, quien mantiene lazos intactos con figuras de primera línea del ex gobierno «K», y nada menos que con la familia santacruceña.

¿Se puede volver sobre lo que ha sido ya no fue?

Este es el interrogante.

Y el otro saber como seguirá el Frente para la Victoria, que estaba dividido como un rompecabezas difícil de armar en el éxito, lo que supone que en la derrota todo se torna harto complicado en máxima dimensión.

El Frente para la Victoria tiene un bloque sólido de concejales presidido por un joven para comenzar a mirar detenidamente en su accionar, el contador Francisco Medina, quien fue el primer candidato a edil en la lista que tuvo al ingeniero Mario Goicoechea como candidato a intendente.

El «Vasco» todavía en la Presidencia del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, a pesar de presentar por dos veces su renuncia al cargo, se esta a la espera de la decisión final de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal.

En la estructura del «goicoecheismo» la espera es la actitud más seductora, cuando se acomode la carga definitivamente, sabiendo donde queda parado el ingeniero, se trazará un mapa mejor dibujado, por ahora versiones son muchas, continuidad en el Frente para la Victoria, constitución de un vecinalismo para adscribir en el año 2017 a la lista mejor posicionada o seguir trabajando como en los últimos meses, sin arriesgar demasiadas definiciones.

Cada cual a su manera.

Con disimulo, dibujando los encuentros despreocupados con café por medio, mateadas de largo aliento o asaditos entretenidos, diferentes políticos se dan lugar para hablar de que viene .

¿Qué pasa con el «macrismo» de la primera hora en Necochea?, es una pregunta sin respuesta.

Geronimo Venegas es la máxima figura de Cambiemos, por peso propio, votos en el distrito y llegada desde su organización a los lugares más relevantes, hasta el lujo de sentarse en el gremio de la UATRE con el actual Embajador de los Estados Unidos en la Argentina, Noah Mamet.

La pregunta no es el «veneguismo» sino todos aquellos que comenzaron en el Pro y terminaron realizando una interna ante el Partido Fe y la Unión Cívica Radical que los dejos muy bien posicionados ante la sociedad, y hoy parecen estar alejados de las discusiones.

El dirigente Leo Ruggiero realizó algunas charlas con propios y extraños con la finalidad de obtener opiniones sobre el presente.

Se dice que entre los más cercanos surgió la idea de revitalizar el «macrismo», ampliar la base convocando otros sectores, con bajo perfil y no demasiadas apariciones públicas.

La expectativa en Cambiemos esta dada también por los muchos lugares (se dice que son 23 en el distrito) que podría estar nombrando Nación y provincia, donde abría lugar para todos los sectores, e incluso podría sucederse alguna nominación sorpresa, de esas que suele dar la política lugareña.

El radicalismo esta en silencio, salvo algunos actores, caso Gonzalo Diez (convertido en asesor de diputada bahiense), el edil Alberto Esnaola, siempre latente algunas clásicas apariciones, que últimamente han perdido brillo y acompañamiento ciudadano y el joven presidente de la Juventud, Damian Unibaso, quien tiene un discurso consolidado que suele no endulzar los oídos partidarios.

La UCR local ha pasado a ser de un partido con posibilidades de gobierno, un partido que estuvo al frente de la Administración Municipal (2003-2011) a la expresión de un sólo concejal.

Para un sector el año 2017 puede significar quedar sin poder legislativo sino se renueva el partido y se abre compuertas a nuevas generaciones.

Quedan algunas piezas que se están moviendo en marzo.

…..¿Ernesto Mancino, actual edil de Cambiemos, puede consolidar un bloque unipersonal?

……¿Un concejal (no oficialista) podría estar pidiendo licencia por algún mes cansado por la actividad legislativa?

……¿Presidente de un popular club del radio céntrico se lanzaría a la política buscando un lugar en el Concejo Deliberante el año próximo ?.

…..¿Ingeniero Mario Goicoechea tendría ofrecimiento para ser candidato a senador provincial por la quinta sección electoral?

…..¿Varios tienen sueños de conformar partidos vecinalistas… puede surgir uno en Quequén?

…..¿En pocos días los quequenenses volverán a la carga por el pedido de Autonomía, algo tantas veces prometido y nunca cumplido?

Terminando el verano comienzan a moverse piezas en el ajedrez local, al momento son las primeras movidas, se especulan con otras que darán que hablar donde podrían, mezclarse el agua con el aceite, ergo, ideologías diferenciadas con una meta común, armar juntos para el 2017.

ahorainfo.com.arLocalesOpiniónOpiniónPor Miguel Abálsamo. Para el vecino común, equivale decir para la gran parte de la población el 2017, año eleccionario legislativo nacional, provincial y local (se elegirán diez ediles en nuestro distrito), es algo de lo que no se habla, y es lógico, el presente es la prioridad de la...Desde Necochea al mundo