Sharing is caring!

Una testigo contó que en 2013 Emiliano Giri le ofreció ser cajera en su empresa Ripsa y que por eso le entregó su currículum. Meses más tarde, sin saberlo, apareció empleada en el Astillero Río Santiago cobrando más de $23 mil. 

En marzo de 2013 Jaquelina Estafanía Campana quedó embarazada y entonces decidió gestionar un subsidio ante la Anses. Ahí se eneteró de algo increíble. La joven, que estaba desocupada, figuraba en la base de datos del organismo como empleada jerárquica del Astillero Río Santiago cobrando un sueldo mensual de $23.332,26.

Su testimonio, como el de muchos otros, fue clave para que el fiscal de La Plata, Jorge Paolini, comenzara a desentrañar de qué manera funcionaba una estructura a través de la cual entre los años 2012 y 2013 se habría cometido una millonaria estafa contra el astillero estatal ubicado en la localidad de Ensenada.

El testimonio de Campana figura en el expediente judicial al que tuvo acceso LA CAPITAL junto al de decenas de otros marplatenses que también aparecieron percibiendo enormes sueldos en la empresa sin siquiera saberlo.

Todos ellos coincidieron en algo: en señalar a Emiliano Giri como a la persona a la cual le habían aportado sus datos personales ya sea para afiliarse a un partido político, obtener un empleo o para gestionar alguna clase de ayuda social.

[cincopa A0CA_XN41RIr]

Giri excarcelado: su abogado pide investigar al publicista Roberto Fiocca

El abogado Héctor Granillo Fernández dijo que Giri actuó de «buena fe» y le apuntó al publicista Roberto Fiocca. «Debería estar imputado», aseguró.

El juez de Garantías de La Plata, Fernando Jorge Mateos, decidió excarcelar a Emiliano Giri luego de haber ordenado su detención por considerar que fue partícipe necesario en una causa en la que se robaron 16 millones de pesos en sueldos del Astillero Río Santiago.

Esta tarde Giri obtuvo la firma del juez y tramitaba los papeles para ser liberado con una caución de 300 mil pesos. Según trascendió un allegado puso como garantía una camioneta Tucson porque en el juzgado no aceptaron la firma de un pagaré del propio ex presidente del Ente de Turismo.

Mientras tanto su abogado defensor, Héctor Granillo Fernández, sostuvo que Giri “actuó de buena fé” y vinculó en la causa a Roberto Fiocca, un publicista marplatense del peronismo que trabaja en Mar del Plata. Además dijo que fue una “detención fantástica” y significó un “un grosero error” por parte del juez Mateos.

Según Granillo, en la declaración de ayer ante el fiscal de Delitos Complejos, Jorge Paolini, Giri dijo que Fiocca “le presenta la oferta de una suerte de 10 Planes Trabajar con una percepción de 4 mil pesos y él (Giri) se preocupó en ofrecérselos” a los testigos damnificados. “La colaboración de él está en su buena fe, presentó las fotocopias de los documentos de esas personas, podría haberlo negado pero esto lo admitió absolutamente, a los efectos de conseguir esos subsidios o planes”, agregó el abogado.

En una conferencia de prensa que ofreció esta tarde en su estudio de La Plata, Granillo Fernández calificó de “grave error” la detención de Giri y sostuvo que fue “innecesaria e indebida ya que tenía residencia y no había peligro de fuga”. El letrado sostuvo que el ex funcionario marplatense aclaró en su declaración indagatoria que “no tenía nada que ver con la maniobra de la que se lo acusaba” y detalló que “nunca podía ser imputado por peculado porque no era funcionario público”. Dijo que “no hay evidencias” contra su defendido y precisó que Giri “como militante político sólo prestó colaboración de buena fe para conseguirle trabajo a personas que lo necesitaban”.

“Se le presentó una persona de apellido Fioca que debería estar imputado y le presentó una oferta de conseguir una especie de Planes Trabajar por 4.000 pesos mensuales y Giri le acercó gente”, detalló. Agregó que a esta gente “nuca le dieron los planes y Giri creyó que había quedado en la nada” y sostuvo que “nunca tuvo contactos con la gente del Astillero”.

El ex presidente de Astillero Río Santiago, Héctor Scavuzzo, y Giri fueron detenidos ayer en el marco de una causa que investiga presuntas irregularidades con el pago de sueldos en ese organismo por un monto cercano a los 16 millones de pesos.

Además de Scavuzzo y Giri fueron detenidos también de ex jefe de Gabinete del Ministerio de la Producción bonaerense, Omar Ombrosi y cuatro ex directivos del Astillero Rìo Santiago.

Se trata de Rodolfo Elisetch, quien se desempeñaba como coordinador de sueldos y jornales y personal superior; Oscar Edgardo Borcerio, ex secretario de Presidencia; y Julio Rubén Borovik, ex Gerente General.

Hoy, el fiscal de Investigaciones Complejas de La Plata, Jorge Paolini, aseguró que en ese ente naval se detectaron “maniobras de sustracción de fondos escandalosas”.

“Probamos que por orden del ex presidente del Astillero, Héctor Scavuzzo, oriundo de la ciudad de Coronel Pringles, se generaban legajos por contratos de sumas importantes, de alrededor de entre 30 y 40 mil pesos cada contrato, a favor de personas que no tenían conocimiento que se estaban utilizando sus datos personales para eso, se los incorporaba al sistema de liquidación de sueldos y se cobraba la plata y esta gente nunca se enteraba”, afirmó Paolini.

Estimó que con esta maniobra “se sustraía mensualmente entre 900.000 y 1 millón de pesos; por lo que calculamos que en los 12 meses del 2012, más enero de 2013 y los aguinaldos correspondientes, dan un perjuicio de 16 millones de pesos a valor de los hechos”.

Explicó que “los hechos que investigamos son del año 2012-2013 y la causa llegó a La Plata en el 2014 para su investigación”, y pidió “tener en cuenta que en materia de corrupción tener que reconstruir un circuito de sustracción de fondos de una empresa tan grande lleva tiempo”.

“Nosotros pedimos al juez, y el juez nos concedió, la detención del en ese entonces presidente del Astillero Río Santiago, el secretario general, el gerente general y el liquidador de sueldos y el jefe de Gabinete del Ministerio de la Producción de la provincia de Buenos Aires saliente. Gente con peso específico comprobable y maniobras de sustracción de fondos escandalosa”, remarcó.

Detalló que el delito de peculado “es una malversación que consiste en sustraer fondos que se encuentran bajo administración o custodia de un funcionario publico que los tiene en razón de su cargo”.

“Nosotros probamos que el ex presidente (Scavuzzo) era el administrador de esos fondos y que generó un circuito paralelo de liquidación (de sueldos) y era gente que tenía contrato para trabajar con él, en presidencia y vicepresidencia”, aseguró.

Remarcó que “se simulaba un cobro por parte del que figuraba en el legajo pero la sustraían estos imputados” y estimó que serían “entre 95 y 100 los contratos” de personas que no trabajaban en el Astillero realmente.

“Emiliano Giri no era funcionario de Astilleros ni era funcionario (de Mar del Plata) en ese momento, pero pudimos establecer que recababa datos personales de gente con la excusa de lograrles afiliación partidaria o conseguirle trabajo en una empresa de su padre”, afirmó sobre el ex titular del Ente de Turismo. LA CAPITAL DE MAR DEL PLATA

https://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2015/12/astillero-rio-santiago-469x300.jpghttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2015/12/astillero-rio-santiago-200x150.jpgahorainfo.com.arJusticiaNacionalesJusticiaUna testigo contó que en 2013 Emiliano Giri le ofreció ser cajera en su empresa Ripsa y que por eso le entregó su currículum. Meses más tarde, sin saberlo, apareció empleada en el Astillero Río Santiago cobrando más de $23 mil.  En marzo de 2013 Jaquelina Estafanía Campana quedó embarazada...Desde Necochea al mundo