Sharing is caring!

La bióloga estadounidense Sally Entrekin, de la Universidad Central de Arkansas advirtió sobre la contaminación de Punta Carballido y sugirió que se evite pisar o bañarse en el sector, ya que allí está la salida al mar de los efluentes cloacales. 

La bióloga estadounidense Sally advirtió sobre la falta de carteles en el lugar, algo que también ya había sido apuntado en repetidas ocasiones por el Grupo Proteccionista Playas de Quequén.

La idea del Grupo Proteccionista es hacer cartelería para esta temporada para evitar que la gente baje a la playa y mucho menos que se bañe allí en el mar.

Se indicó que se está pidiendo presupuesto para hacer los carteles, que se harán de madera porque los de metal se oxidan fácilmente. En este sentido, se expresó que quienes quieran colaborar pueden contactarse con el grupo a través de la página de Facebook Grupo Proteccionista Playas de Quequén.

Un estudio bacteriológico realizado recientemente por miembros de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires (UBA), determinó una alta contaminación en las aguas de mar de Punta Carballido, en la playa de Quequén, frente al lugar donde se vierten sin tratamiento alguno los efluentes cloacales locales.

La inquietud de realizar el estudio surgió de parte de la Asociación Civil Quequén Libre, Grupo Proteccionista Playas de Quequén y vecinos Autoconvocados de la Carpa de la Esperanza, quienes vienen pugnando por la construcción de una planta de tratamiento de los efluentes.

“Quisimos tener números reales, para establecer el grado de contaminación que tienen las aguas en una zona turística como la de Punta Carballido”, expresó a Ecos Diarios el dirigente Matías Afife, integrante del grupo que solicitó el trabajo.

Números alarmantes

El pasado 5 de marzo, con la presencia de integrantes de las citadas asociaciones y vecinos, se tomó una muestra de agua en el área de playa donde desemboca el caño matriz que transporta los desechos cloacales.

La misma fue conservada a cuatro grados bajo cero, en cuatro envases esterilizados, y transportada a Buenos Ares, donde al día siguiente se hizo el respectivo análisis bacteriológico por parte de miembros de la cátedra de Higiene y Sanidad de la UBA.

Según indicaron los profesionales capitalinos en su informe, se consideraron tres tipos de bacterias, ya que ellas son indicadoras de contaminación.

El estudio estableció que los valores presentes en el efluente superan ampliamente los parámetros de referencia (resolución 336/2003. Provincia de Buenos Aires) tanto para efluentes líquidos (en el caso de coliformes fecales) como los sugeridos para aguas recreacionales (escherichia coli y enterococos).

Según se precisó, en el caso de los coliformes, la muestra arrojó un volumen superior en 400 veces a los indicativos de referencia; el valor de la escherichia coli fue 8 veces superior y el de los enterococos, 42 veces más alto de lo considerado normal.

Nuevos estudios

Matías Afife expresó que “el estudio es el primero de los que realizaremos, pues en breve haremos un muestreo de distintos sectores de la playa de Quequén y se analizará la posible existencia de metales pesados, nitratos y cloruros”.

Desde el grupo que impulsa este control del medio ambiente, se dio a conocer que una copia del reciente informe se anexará a uno existente en la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, como elemento probatorio y se planea ampliar la queja al mismo organismo, pero a nivel nacional.

Afife finalizó diciendo que “hay que encontrar una solución de fondo a este grave problema ambiental, ya sea por vía administrativa o judicial”.

Buscar datos reales

º El grado de contaminción

“Quisimos tener números reales, para establecer el grado de contaminación que tienen las aguas en una zona turística como la de Punta Carballido”, expresó el dirigente Matías Afife, integrante del grupo que solicitó el trabajo.

º Construcción de una planta

La inquietud de realizar el estudio surgió de parte de la Asociación Civil Quequén Libre, Grupo Proteccionista Playas de Quequén y vecinos Autoconvocados de la Carpa de la Esperanza, quienes vienen pugnando por la construcción de una planta de tratamiento de los efluentes.

º La muestra

El pasado 5 de marzo, con la presencia de integrantes de las citadas asociaciones y vecinos, se tomó una muestra de agua en el área de playa donde desemboca el caño matriz que transporta los desechos cloacales.

º Supera los parámetros

El estudio estableció que los valores presentes en el efluente superan ampliamente los parámetros de referencia (resolución 336/2003. Provincia de Buenos Aires) tanto para efluentes líquidos (en el caso de coliformes fecales) como los sugeridos para aguas recreacionales (escherichia coli y enterococos).

º 8 veces superior

Según se precisó, en el caso de los coliformes, la muestra arrojó un volumen superior en 400 veces a los indicativos de referencia; el valor de la escherichia coli fue 8 veces superior y el de los enterococos, 42 veces más alto de lo considerado normal.

º Elemento probatorio

Desde el grupo que impulsa este control del medio ambiente, se dio a conocer que una copia del reciente informe se anexará a uno existente en la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, como elemento probatorio y se planea ampliar la queja al mismo organismo, pero a nivel nacional.

Posibles consecuencias

Las playas de Quequén son aguas de uso recreacional, lo que implica que todo el cuerpo de las personas que utilizan este recurso toma contacto con ella, por lo que existe un riesgo significativo de tragar agua. De allí la consecuencia sanitaria que reviste el hecho de que los desechos cloacales sean vertidos en ella.

Las bacterias que se vierten a través del caño matriz son microorganismos cosmopolitas que miden de 0,5 a 5 micras (es decir de 0,0005 a 0,005 milímetros). Estos microorganismos son parte de la flora que normalmente habitan nuestra piel, intestinos, etc.

Sin embargo su proliferación o crecimiento excesivo, resultan una amenaza contra el estado de homeostasis (equilibrio), cuyo grado de malignidad (patogenicidad) depende tanto de las características de las bacterias presentes como de las características de la persona susceptible (niños, ancianos, personas inmunosuprimidas, etc).

Fuentes que realizaron el estudio, explicaron que los microorganismos existentes en la playa de Quequén indican contaminación fecal, siendo su grado de persistencia en aguas superficiales fundamental para estimar la presencia de microorganismos patógenos, así como para establecer la relación causa-efecto de incidencia de muchas enfermedades.

En general las enfermedades se transmiten por la vía fecal-oral, sin embargo también se pueden producir infecciones a nivel de la piel, los ojos, oídos, y aparato respiratorio superior.

Asimismo se ha reportado una alta tasa de síntomas oculares entre nadadores.

Se dejó en claro que si bien el mayor punto de contaminación se registra en el sector de Punta Caballido, donde sus efectos se pueden observar claramente desde el acantilado, con aguas de profundo color marrón y un olor neauseabundo; las mareas y los vientos amplían las consecuencias a gran parte de la línea costera quequenense.

https://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2014/11/punta-carballido.jpghttps://ahorainfo.com.ar/wp-content/uploads/2014/11/punta-carballido-200x150.jpgahorainfo.com.arEcologíaLocalesEcologíaLa bióloga estadounidense Sally Entrekin, de la Universidad Central de Arkansas advirtió sobre la contaminación de Punta Carballido y sugirió que se evite pisar o bañarse en el sector, ya que allí está la salida al mar de los efluentes cloacales.  La bióloga estadounidense Sally advirtió sobre la falta de carteles en...Desde Necochea al mundo