Sharing is caring!

Por  SIGUCA (Sindicato Unico de Guardavidas y Carperos)

Pareciera que nuestra sociedad sólo se moviliza cuando la tragedia ocurrió, que hasta que no vemos la sangre y el dolor, hasta que no escuchamos el llanto o el sollozo  no nos movemos de nuestro sillón. Esta vez queremos actuar diferente, anticiparnos a la noticia, a la foto desgarradora, reclamar antes de que la tragedia inevitable ocurra.

En los últimos años nuestra comunidad sufre una extorsión por parte del Gobierno de turno, de la dirigencia de la Asociación de Guardavidas de Necochea y Quequén y de algunos de los concesionarios de balnearios, que la ubica en una situación de máxima inseguridad durante la temporada de verano.

Por el ansia desmedida de construir poder o de ahorrarse dinero (según sean la asociación, los gobiernos o los empresarios de balnearios) ponen al turista y a los locales en un lugar de muchísimo riesgo en la playa.

Por no aceptar condiciones de trabajo a la baja, por reclamar por mejores condiciones y elementos de trabajo que puedan brindar seguridad real a las personas en la playa, por querer hacer bien su trabajo, un gran número de guardavidas fuimos dejados sin trabajo por la municipalidad y por algunos concesionarios de balnearios.

Fuimos y somos perseguidos, presionados y patoteados por aquellos que solo quieren satisfacer sus ambiciones individuales. Esos guardavidas decidimos no caer en la depresión sino organizarnos junto a los Carperos en una asociación llamada SIGUCA.

En cuanto esta asociación se comprometió  realmente con la comunidad y con sus afiliados se acentuó hasta lo indecible la persecución tomando como rehenes a los turistas y locales.

A modo de un ejemplo concreto entre muchos,  la municipalidad a través de sus agentes no cubre en lo que va de esta temporada espacios céntricos de la playa que sean contiguos a los puestos de guardavidas afiliados a SIGUCA. Es decir, son espacios públicos de la zona mas céntrica sin protección de guardavidas por el capricho y patoterismo gremial y municipal, son metros y metros de playa en los cuales el riesgo es máximo, tu hijo se puede ahogar, tu nieto, vos misma.

A ese tipo de extorsión nos someten y te someten.

Las indemnizaciones por despidos, los posibles juicios por daños y perjuicios de las posibles víctimas ahogadas no las pagan de su bolsillo ni Molina, ni Mario Diez, ni el jefe de playa Julio Ripamonti, ni el secretario  de la Asociación de Guardavidas Necochea Quequén Juan di Russo.

Todas estas arbitrariedades municipales y gremiales las terminamos pagando entre todos nosotros con nuestros impuestos. La situación de los carperos es casi imposible pensarla como peor, trabajan en condiciones prácticamente infrahumanas, jornadas de trabajo de sol a sol como si fueran semi esclavos, sin cobrar horas extras, sin obras sociales, sin francos, sin vacaciones, vos los ves, nosotros los vemos

¿Dónde están las personas que deben controlar todas estas situaciones?. ¿La seguridad de la playa es solo un invento para pagarle un sueldo mas  a un amigo del poder premiándolo con el puesto de “Encargado de seguridad en playas”?

Desde nuestra Asociación queremos hacer pública esta denuncia para que nos ayudes, para que te ayudes y ayudes a nuestra comunidad.

Por este y todos los medios que tengamos hacemos responsables a la Municipalidad, a la Asociación de Guardavidas Necochea Quequén y a los concesionarios de balnearios de la situación de extrema inseguridad que se vive en la playa, de los riesgos físicos y morales a los que someten al turista, a los locales y a cada uno de nuestros afiliados.

Todos somos rehenesahorainfo.com.arLocalesPor  SIGUCA (Sindicato Unico de Guardavidas y Carperos) Pareciera que nuestra sociedad sólo se moviliza cuando la tragedia ocurrió, que hasta que no vemos la sangre y el dolor, hasta que no escuchamos el llanto o el sollozo  no nos movemos de nuestro sillón. Esta vez queremos actuar diferente, anticiparnos...Desde Necochea al mundo