Sharing is caring!

Por Alberto Tornatore (Material enviado por el Agr. Alberto Zubia)

Les quiero agradecer todo el aliento recibido durante mi asistencia al Dakar Argentina – Chile. No es una competencia para nada fácil y tal cual nos informaron en un seminario previo en la ecuación: Conducción-estado físico – moral, es esta ultima la que mas cae con el correr de los días. La gente, amigos y colegas que nos escribían y llamaban nos dieron mucho entusiasmo para continuar tan agotadora tarea.

De los 17 argentinos que largamos en la categoría autos solo llegaron 5 y nosotros fuimos los últimos en abandonar. El corazón de la potencia de la Hilux, o sea su turbo de geometría variable comenzó a tirar aceite de motor a la admisión del motor y por consiguiente se quemaba como si fuera gasoil provocando aceleradas descontroladas del motor y el rápido consumo de aceite de lubricación. Terminamos la etapa especial a las 4 de la mañana y de ahí teníamos un enlace por ruta de montaña de 350 Km. a La Serena, obviamente los tiempos no nos dieron y no pudimos largar la etapa a Santiago de chile.

Como otros competidores que nos juntábamos todas las mañanas también tuve miedo, el desierto de Atacama es interminable, hay lugares en donde no llueve desde hace 18 años (si años no meses) y solo hay arena, piedra y polvo de tierra. Cuando llega la noche y hay que trepar esas montañas inmensas  de arena la verdad que no es nada divertido.

La tecnología y despliegue de recursos de la carrera es impresionante : 14 aviones y 12 helicópteros , seguimiento del vehículo por imágenes satelitales , radio satelital con la que hablábamos con la central en Francia , equipos con despliegues de millones de Euros , etc. .

Nuestro objetivo principal era que el grupo de 10 personas volviera sanos a casa y se cumplió y el objetivo deportivo era hacer las 15 etapas y llegamos a 10. Fue una aventura increíble.

Bueno para los que quieran tener más información les adjunto un DIA en el Dakar

Me despido con un gran: GRACIAS!!! POR ACOMPAÑARME

Atte.

Un día en el Dakar

5:30 hs: levantarse si en posible bañarse. Vestirse con ropa de carrera, es decir remera y buzo anti flama. Chequear con mecánicos, que trabajaron toda la noche, el estado en que quedo el vehículo reparado.

6:30 hs: verificar casco libro de ruta y documentación, partir para vivac.

7:00 hs: en vivac, buscar en cartelera horario de largada, vehículos precedentes (para posicionarse en consecuencia) y código de habilitación del GPS para ese día. Desayunar copiosamente mientras se verifican las correcciones de la hoja de ruta.  Encender GPS e ingresarle el código, Iritrack (radio y localizador satelital), el Terra Trip (sistema de rally para medición de distancias parciales y totales) y el Sentinel (sistema de aviso de sobrepaso y detención de vehículos). Se retiran viandas de comida y agua.

8:00 hs: Ubicarse en grilla de largada con cascos puestos y cinturones de 5 puntos ajustados. Repasar hoja de ruta y recibir tarjeta de controles en el momento de largar.

La largada es cada 30 segundos y el inicio se complica por la gran nube de polvo generada por los autos y camiones. Generalmente en los primeros 10 Km. de carrera existe una gran dificultad que hace concentrar algunos autos de punta, al resto y a los camiones generando un verdadero hormiguero revuelto. Las huellas dejadas por los vehículos de punta pueden hacer que la camioneta se quede colgada.

El copiloto pulsa el botón del Sentinel para avisar a un vehiculo precedente alcanzado el sobrepaso, o en todo caso de detención (dificultad por la nubes de polvo, accidente, atasco) emitir un aviso en radio de 500 m. la señal de peligro.

En ningún momento debe perderse la ubicación en la hoja de ruta, el rumbo a seguir y la distancia.

El piloto busca permanentemente el estado del terreno para no golpear el vehiculo contra una piedras, pozos, elegir el terreno mas firme y buscar las menores pendientes de las trepadas como así también evitar huellas profundas de camiones.

Las horas pasan y la temperatura de todo el auto aumenta y junto con el polvo en suspensión; se complica estar dentro del auto con el buzo anti flama y el casco.

Con la locura de la carrera no hay que olvidarse de tomar líquido y comer (reposición de sales y minerales) lo que se pueda en pocos segundos.

Cuando se baja del vehículo se aprovecha a realizar una revisión rápida del mismo en relación al estado general y particular de las suspensiones y que no se esté perdiendo nada de lo atado ya sean cubiertas o elementos de rescate.

La arena del desierto complica las subidas así que se baja la presión de las ruedas a 5 libras y una vez superada la dificultad se vuelven a inflar con el compresor incorporado.

Se destalona o pincha una rueda hay que cámbiala rápidamente buscando un lugar en donde levantar el vehículo y que no se caiga. Llevamos 3 ruedas de auxilio y una  bolsa de aire que se infla con el caño de escape y levanta inmediatamente la camioneta. Sacar los 6 tornillos, colocar la rueda y volver a ajustar todo en su lugar.

Muchas veces el día no alcanza ya que hay que recorrer etapas de 600 kilómetros y la noche llega en carrera dificultando intensamente la ubicación de la trayectoria y hay que bajar del auto constantemente para analizar por donde pasar y no quedar colgado o encerrado en una olla entre médanos. Cada vez, habrá que volver a subir y atarse los cinco cinturones de seguridad y ajustarlos.

Existe un constante desafío entre el cuidado de la vida y la aptitud deportiva, todo ello en el marco de una presión psicológica desmesurada.

Luego de grandes esfuerzos, constancia, supervivencia extrema, conducción finísima, mantenimiento de la cordura mental para la navegación de la hoja de ruta, demoradísimos tramos superados, haber cumplido los “PC” controles de paso, llegar a final de la especial, para encontrarse con enlaces de cientos de kilómetros para arribar al vivac, donde se recupera la hoja de ruta del siguiente día.

Entre las 19:00 y las 04:00: Final del día: llegar y hablar con los mecánicos para hacer reparaciones, ajustes y limpieza general. Comer algo e ir a dormir para recuperar energías para la jornada siguiente.

Alberto Tornatore

Juan Carlos Detomassi

TORNATORE 4X4

Estimados Colegasahorainfo.com.arLocalesPor Alberto Tornatore (Material enviado por el Agr. Alberto Zubia) Les quiero agradecer todo el aliento recibido durante mi asistencia al Dakar Argentina - Chile. No es una competencia para nada fácil y tal cual nos informaron en un seminario previo en la ecuación: Conducción-estado físico - moral, es esta...Desde Necochea al mundo