Sharing is caring!

Las buenas precipitaciones de los últimos meses de 2009 y mayores pasturas en la región argumentan las estimaciones de los técnicos. Recomiendan crear rollos.

«Tendremos un ciclo mejor que los anteriores», indicó el coordinador nacional del Proyecto Ecofisiología y Producción de Semillas de Calidad de Especies Forrajeras del INTA, Jorge Castaño, con respecto a la producción para la ganadería en este año.

El ingeniero apuntó que «en importantes regiones ganaderas como la Cuenca del Salado y la zona de influencia del INTA Balcarce en los últimos meses del año pasado las lluvias han sido buenas, lo que garantizó un mayor crecimiento de las pasturas».

El profesional del INTA deslizó que en esta época del año al productor se le presenta la posibilidad de hacer un especial de balance para poder determinar «la diferente calidad de forraje en los potreros y la necesidad que tienen lo rodeos. Para ese fin el productor debe recorrer los lotes y considerar cuáles son los mejores para cerrarlos y hacer rollos de pastura, avena o pastizal».

Este técnico aseguró que esa decisión de hacer rollos tiene dos ventajas importantes: «La primera es poder tener forraje para el próximo otoño-invierno y por otro lado, el corte de la pastura viene muy bien para el manejo ya que empareja, sirve para eliminar algunas malezas y favorece un rebrote de mejor calidad para el verano venidero».

En cuanto al panorama para el 2010 Castaño indicó que «estamos teniendo condiciones climáticas mejores que los últimos año y es por eso que se puede transferir forraje de una estación a otra y para las haciendas que soportaron la sequía es un buen momento para poder recuperar kilos en esos rodeos, que aún hoy pueden incrementar la tasa de preñez que se determinará a fines del verano».

Con respecto al futuro, el profesional del INTA Balcarce indicó que «biológicamente en nuestra zona la perspectiva es que tendremos un ciclo mejor que los anteriores, ya que al interrumpirse la sequía mejoró notablemente la base forrajera y esto repercute directamente sobre el resto de los indicadores biológicos y productivos» y prosiguió- «ya hay productores que tienen señales de optimismo para el 2010» puntualizó el Ing. Jorge Castaño.

Manejo de pasturas

Según el integrante del Grupo de Producción y Utilización de Pasturas del INTA, durante la primavera normalmente se conjugan una óptima temperatura media ( 15 a 20 ºC ) y una adecuada humedad como para que las pasturas de la región pampeana en general y del centro y sudeste bonaerense en particular expresen su mayor potencial de producción de forraje de calidad.

«En los últimos dos años las precipitaciones de primavera y verano fueron sensiblemente menores a lo normal. Ello se tradujo en un menor crecimiento de las pasturas y pastizales y en una menor o a veces nula confección de reservas forrajeras», recordó el ingeniero.

Asimismo, indicó que paralelamente desde hace varios años la agricultura ha avanzado sobre superficies que antes ocupaban las pasturas cultivadas (se estima más de 10 millones de hectáreas que antes ocupaban pasturas y verdeos y hoy son 100% agrícolas). «Con leves oscilaciones, el rodeo nacional vacuno se ha mantenido casi invariable en poco más de 50 millones de cabezas, con lo cual la carga animal promedio (cabezas/ha) ha aumentado sensiblemente», argumentó.

Para Castaño las consecuencias de esta situación climática y productiva fueron: «Por un lado, el sobrepastoreo y consiguiente deterioro de muchos recursos forrajeros y por el otro, la baja performance reproductiva de muchos rodeos, en particular, aquellos ubicados en zonas que soportaron fuertes sequías».

El profesional recomendó la confección de rollos de pasturas para obtener más beneficios. «El más obvio es la transferencia de forraje desde una época de exceso hacia momentos del año donde escasea el mismo. También el corte para rollos realizado en primavera (noviembre) permite rebrotar a la pastura antes del excesivo calor del verano y poder contar con forraje de calidad en esos meses», comentó.

Por otra parte, apuntó que al «cerrar» al pastoreo cierto porcentaje de las pasturas para hacer los rollos «se está aumentando la carga animal en el resto de la superficie en pastoreo, con lo que se logra un mejor manejo de las pasturas, mayor macollaje, mayor cobertura del suelo y persistencia, minimizando la encañazón y la pérdida de calidad del forraje».

Para finalizar, Castaño puntualizó que la bonanza forrajera de la pasada primavera permitiría en parte «recomponer el deteriorado estado o condición corporal de muchos rodeos de cría y sustenta la esperanza de mejorar los índices reproductivos de preñez y de destete de los últimos dos ciclos».

AGRO: Este año habrá mayor producción ganadera, vaticinan desde el INTAahorainfo.com.arNacionalesAgroLas buenas precipitaciones de los últimos meses de 2009 y mayores pasturas en la región argumentan las estimaciones de los técnicos. Recomiendan crear rollos. 'Tendremos un ciclo mejor que los anteriores', indicó el coordinador nacional del Proyecto Ecofisiología y Producción de Semillas de Calidad de Especies Forrajeras del INTA, Jorge...Desde Necochea al mundo