Sharing is caring!

federico andahazi moscu
Federico Andahazi en Moscú

Material enviado por el Agrimensor Alberto Subia

Como es de público conocimiento, el autor de «El anatomista» desechó la posibilidad de participar en la próxima Feria del Libro de  Santiago de Chile, luego de que el embajador argentino en ese país señalara que en la actualidad «no hay grandes escritores argentinos vivos». A continuación se reproduce íntegramente la respuesta del escritor.

Por Federico Andahazi

Las declaraciones formuladas por el embajador argentino en Chile, Ginés González García, constituyen una verdadera ofensa a la delegación que representará a nuestro país en la Feria del Libro de Santiago. «No tenemos una gran cantidad de escritores laureados con grandes premios que estén vivos. La idea es mostrar la integración entre ambos países», declaró a la prensa el embajador González García.

Esta apreciación, tan falsa como poco feliz, parece ser una justificación de quien se avergüenza de los escritores de su propio país. Sin embargo, para compensar tan árido panorama literario, el embajador manifiesta su felicidad ante la participación del técnico de fútbol Marcelo Bielsa: «Estará nada menos que el gran embajador que tiene la Argentina en Chile, que no soy yo, sino Marcelo Bielsa».

El Sr. Ginés González García, al menos admite su falta de mérito para ocupar el cargo de embajador. Coincido con él: creo que haría un gran servicio a ambas naciones si renunciara a su cargo y lo dejara en manos de alguien que  manifieste orgullo y no vergüenza al referirse a los escritores del país que representa.

Seguramente no lo hará. Por mi parte, yo sí me veo obligado a renunciar a formar parte de una delegación sin suficientes lauros ni méritos para representar a la Argentina, según las apreciaciones del propio embajador de nuestro país.

Tal vez el Sr. Embajador considere que Juan Gelman no tenga tantos premios ni méritos literarios como el técnico Bielsa. Más allá de cualquier opinión sobre tal o cual escritor, las lamentables declaraciones del embajador en Chile, ponen de manifiesto la frívola política cultural imperante en nuestro país. Según parece, para nuestros funcionarios, la literatura debe ir a la zaga del fútbol; basta considerar el hecho de que Diego Armando Maradona será el máximo representante cultural de la Feria de Frankfurt en 2010 dedicada a la Argentina.

Seguramente la prensa internacional esperará ansiosa las elevadas conclusiones de Maradona sobre el mayor acontecimiento editorial del mundo.