Sharing is caring!

ninos.jpg

Por Juan Carlos Stranges*

Privilegiados de otras épocas, los niños y niñas, han sido los más castigados por el huracán de miseria del neoliberalismo y sus recetas.

Por eso, el Partido Frente Grande “apoya fervorosamente” la decisión de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner de crear el nuevo régimen de asignación universal por hijo, incorporando al universo de quienes reciben asignaciones familiares a los desocupados, contratados, monotributistas y empleados en negro, que hoy están injustamente discriminados.

Acompañamos fuertemente la valiente decisión de resolver de inmediato la muy injusta situación que se venía arrastrando a lo largo de los años.

*Presidente Partido Frente Grande Necochea

El Frente Grande y la asignación universal por hijo

Desde los ‘90, con la aplicación de las políticas neoliberales y sus consecuencias de desestructuración social y miseria, el Frente Grande ha venido insistiendo en la necesidad de políticas estatales decididas para recuperar la producción y el empleo, pero también para garantizar el derecho a la inclusión social para todos y todas las/os argentinos/as.

Quien no tiene ninguna clase de ingresos se encuentra excluido de las posibilidades de acceder a satisfacer sus necesidades más elementales y como dijera la inmortal Evita, “Donde hay una necesidad, hay un derecho”.

Mucho más si quienes padecen necesidades son niños, niñas y adolescentes, aquellos privilegiados de otras épocas que han sido los más castigados por el huracán de miseria del neoliberalismo y sus recetas.

Por eso, el Partido Frente Grande apoya fervorosamente la decisión de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner de crear el nuevo régimen de asignación universal por hijo, incorporando al universo de quienes reciben asignaciones familiares a los desocupados, contratados, monotributistas y empleados en negro, que hoy están injustamente discriminados.

Acompañamos fuertemente la valiente decisión de resolver de inmediato la muy injusta situación que se venía arrastrando a lo largo de los años.

Y señalamos especialmente que como la propia Presidenta manifestó, no se va a resolver la pobreza con esta medida, pero sin duda, es un fuerte aliciente que contribuye a hacerlo y, justamente, entre quienes más lo padecen: la infancia y la juventud.

Nuestro Partido había estado desarrollando una serie de consultas y debates con especialistas propios y otros, entre ellos, Arnaldo Bocco y Daniel Arroyo, para ayudar a encontrar una respuesta a esta necesidad urgente.

La mayor parte de los criterios que habíamos construido, en cumplimiento de lo resuelto en la Asamblea Nacional del partido, realizada en septiembre pasado, son los que el Gobierno Nacional ha anunciado hoy.

Pero creemos que más allá de la continuidad de las políticas de promoción del empleo y la producción y del salto adelante que significa la inclusión de esta asignación universal, se debe avanzar, también, en la recuperación de la dignidad de las familias y de sus capacidades para resolver su vida cotidiana. Por eso nos parece fundamental que se asegure la concurrencia de los beneficiarios a la escuela y el control de la correcta aplicación del calendario de vacunas.

Nuestro partido ha impulsado un proyecto de ley, de la Diputada Adriana Puiggrós con el Diputado Juan Sylvestre Begnis, para implementar un programa de salud escolar que entendemos puede ser una óptima solución integral para garantizar el objetivo de mejorar la salud de los y las niños y niñas.

En el mismo sentido, nuestra fuerza le va a proponer al Ministerio de Educación que se implemente un programa curricular de nutrición y cocina, porque una de las principales consecuencias de la pobreza y la marginalidad ha sido la pérdida de capacidades propias de la familia, entre ellas de organizar la nutrición familiar. Pero creemos que esto será bueno también para las/os hijos/as de los sectores sociales menos necesitados para reintroducir la necesidad de una alimentación saludable y equilibrada en todos los hogares.

Finalmente, destacamos que se garantice el acceso al ingreso sin mediaciones ni punterismos clientelistas. La tarjeta de débito en la que se hagan los depósitos directamente y la implementación del Registro Único de Beneficiarios de planes sociales, son medidas que creemos que sería oportuno que fueran asociadas a la puesta en marcha de la medida.