Sharing is caring!

Bidogradable
Foto: Argentina, Medio ambiente - Las ofrecen como biodegradables pero lejos estarían de serlo. / Autor: PRIMERA FUENTE

Tanto en la capital tucumana como en gran parte del país los supermercados están obligados a entregar bolsas biodegradables que reemplacen a las habituales de plástico. Sin embargo, estudios de organizaciones ambientalistas determinaron que estas bolsas sólo son oxodegradables, es decir que lejos de desintegrase lo único que logran es transformase en partículas de plástico. Incluso, se teme que sus fragmentos puedan ser aún más dañinos al medio ambiente que las bolsas de nylon convencionales.

Desde diferentes organizaciones ambientalistas salieron a desmentir que las nuevas bolsas que en gran parte del país son entregadas por supermercados en reemplazo de las hechas de plástico no son biodegradables, tal como lo exigen las normas. Tras una investigación realizada por el Centro de Protección a la Naturaleza (CeProNat) y la organización ecologista Bios, se determinó que las bolsas que están entregando los comercios en realidad son oxodegradables.

Según el estudio, estas bolsas en vez de convertirse en agua y carbono, tras un proceso de biodegradación, se transforman en plástico picado. Las bolsas que hoy se están entregado –falsamente biodegradables- , en realidad están hechas de nylon al que se le agregan a ciertos aditivos químicos que las sensibilizan de manera tal que la radiación ultravioleta proveniente del sol cataliza su degradación a fracciones cada vez menores.

“Los fabricantes de los aditivos prodegradantes proclaman que éstos vuelven oxobiodegradables a los plásticos convencionales, pero tampoco hay consenso mundial en ello, pues existen dudas sobre si el mecanismo de su degradación es biológico o meramente foto-oxidativo, y sobre su ecotoxicidad, existiendo dudas sobre la acción sobre el medio ambiente de los aditivos, tintas, recubrimientos y adhesivos presentes normalmente en los artículos fabricados con estos materiales base, y liberados por su degradación”, sostiene un informe publicado por la Red Nacional de Acción Ecologista de la Argentina (Renace).

En otras palabras, no hay consenso sobre si las bolsas que hoy se están entregando sean en base a plásticos biodegradables y, peor aún, se teme que sus fragmentos puedan contaminar más el medio ambiente, que una bolsa plástica convencional íntegra.

En tanto, el IRAM (Instituto Argentino de Certificación y Normalización) conformó una comisión especial que establecerá la terminología sobre biodegradables (para no confundir algo que se desintegra con algo que se biodegrada), la norma de requerimientos para considerar que un material sea biodegradable, y qué sector público será el organismo de aplicación que certificará el carácter de los productos que se prohíban o se habiliten.

En la ciudad se sancionó una ordenanza en octubre de 2008 que prohíbe desde junio de este año a los comercios de mayor envergadura entregar a sus clientes envases de polietileno o polipropileno en la venta de sus productos.

Desde la fecha indicada, este tipo de negocios están obligados a entregar envases con materiales biodegradables como bolsas de papel o algodón.

“La opción a la que recurrieron prácticamente la totalidad de los supermercados, tanto los de la cadena local como nacional, es la entrega de bolsas de polietileno recubiertas con un químico especial que aceleraría su degradación la cual, en contacto con el aire y el sol”, explicó a primerafuente el titular de la Subsecretaría de Servicios Públicos de la Municipalidad capitalina, Alfredo Toscano.

Vale recordar que las bolsas de plástico comunes que entregaban los supermercados (y que todavía siguen facilitando los negocios de menor tamaño), fabricadas fundamentalmente a partir de petróleo y gas, tardan cerca de 100 años en deshacerse en forma de pequeñas partículas tóxicas que afectan al medio ambiente.