Sharing is caring!

radio-provincia-laplata3sg1

Por Mirta Matheos

Sobran los dedos de una mano para contar cuantas radios públicas del Estado quedan en nuestro país.

Entre ese pequeño universo que sobrevivió a las privatizaciones de los 90, se encuentra la Radio Pública Estatal de la Provincia de Buenos Aires, sostenida por el aporte de todos los bonaerenses. Nació en 1937, durante la gobernación de Manuel Fresco; impulsada por el entonces ministro de gobierno, Roberto Noble; con el objetivo de cubrir todo el territorio social, cultural y político provincial.

Hoy, LS 11 Radio Provincia de Buenos Aires, el primer “broadcasting” provincial, agoniza y se agrava día tras día, por la falta de atención de los distintos gobiernos provinciales, que la usaron como “el medio del gobierno de turno”, soporte para las distintas campañas o alianzas electorales, “olvidándose” de su esencial rol como medio del Estado.

Radio Provincia, sobrevive, a base de un esfuerzo nunca reconocido, a las demandas tecnológicas y comunicacionales que los tiempos exigen. En esta voluntad, los trabajadores han sido protagonistas y responsables absolutos, en los buenos tiempos y en los malos.

En ese marco histórico, el último transmisor que la provincia de Buenos Aires adquirió, para la Radio Pública del primer Estado argentino, fue en 1974. Mientras el uso y el tiempo lo fueron volviendo impotente, los trabajadores hemos pedido, reclamado y hasta exigido que se cumpla con lo establecido en el espíritu de su creación, es decir cubrir todo el territorio provincial.

Como dato, anecdótico quizás, pero importante a la hora de arrojar luces sobre las vicisitudes que acosan a nuestra Radio, podríamos contar que entre 1999 – 2001, durante la breve gobernación de Carlos Ruckauf, se condicionó la compra de un nuevo transmisor al “ahorro”, léase: feroz ajuste, que la radio debía hacer. Cumplido ese propósito, el transmisor figuró en el presupuesto 2000 de la provincia. Cuentan algunos que efectivamente el equipo para LS11 fue adquirido, pero nunca llegó. Otros relatan que terminó pagando favores en alguna radio del Conurbano de vaya a saber que veloz y efímero funcionario público.

Lo cierto es que durante la gobernación del Ingeniero Felipe Solá, y luego de muchos cajones  burocráticos, se comenzó con un interminable expediente que “en algún momento”  de la historia desembarcaría con el llamado a licitación para la compra del ansiado equipo.

Desde esos tiempos, hasta estos días, el expediente continúa sorteando una especie de carrera de obstáculos, revisiones, objeciones, paralizaciones; mientras los trabajadores hacen milagros y malabares para sostener a la Radio Pública de la Provincia en el aire. Inventando todos los días una forma distinta para que cada vez menos personas puedan escucharla. Porque cada día se achica mas el territorio donde el AM 1270 puede ser sintonizada.

Sumando gotas a esta lluvia, es necesario aportar un nuevo dato en la tormenta: la planta transmisora se encuentra en estado de emergencia debido a la falta de personal designado para su funcionamiento. Los trabajadores de la Radio hemos exigido sistemáticamente el nombramiento urgente de las plantas faltantes y necesarias pero, hasta hoy, la negativa del gobierno provincial amenaza la continuidad de la emisión técnica de la Emisora.

Los que trabajamos  allí,  la amamos tan profundamente como sufrimos al verla morir cada día. Nosotros,  las trabajadoras y trabajadores, hemos transitado juntos en ese espacio que reivindicamos cada día de nuestras vidas, nuestro orgullo de pertenecer a una radio pública y del Estado. Poniendo, siempre que las distintas administraciones nos han un dejado, sus micrófonos al servicio de nuestra gente, de sus alegrías y sus padecimientos.

Lo cierto es que el gobierno de la Provincia destina para publicidad a medios nacionales y provinciales casi 8 millones de pesos por mes, en tanto que ni un centavo de ese presupuesto llega a LS11. Tampoco del Banco de la Provincia , ARBA, Lotería y otros organismos con presupuesto propio. Mientras nos dicen en muy serias reuniones que, producto de la crisis, el gobernador Daniel Scioli ha decidido posponer, postergar y/o detener la compra de un transmisor para que la emisora se escuche en toda la provincia, que no llega a costar 4 millones de pesos. A esto se le agrega la falta de interés del gobierno de Daniel Scioli  en invertir en el histórico edificio, en recursos técnicos, humanos y tecnológicos.  O destinar fondos para la digitalización del archivo de la emisora, que funciona desde 1937, que posee ejemplares únicos, hoy prácticamente insalvables por el deterioro y el olvido de los funcionarios. Se conduce el medio de difusión con criterios netamente administrativistas y de permanente ajuste. Por ejemplo, tardaron seis meses en llegar algunas sillas para operadores, periodistas e invitados, lo que obligó, durante ese período, a entrevistar a invitados de pie, operar consolas en posiciones inhumanas y redactar los boletines que salen cada media hora en cuclillas.

La Radio Pública y estatal de la Provincia , se muere, hoy es un enfermo en gravísimo, conectado al respirador que mantienen funcionando sus trabajadores, a los que no se les paga ni como periodistas, ni como locutores, ni como operadores, ni como productores, ni como técnicos especializados, etc.; muchos de ellos precarizados, es decir contratados, sin obra social ni aportes jubilatorios, pero con las mismas obligaciones de los que sí tienen esos beneficios.

Desde hace años, en muchos distritos de la provincia, a los que la radio ya no llega, ni siquiera saben que existe una emisora provincial, pública y estatal. Mientras tanto, los trabajadores transitamos por el edificio de la esquina de 11 y 53 de La Plata , sorteando las  maderas que tapan el pozo donde se construiría prometido ascensor que facilite la llegada al segundo y tercer piso, donde funciona la emisora de FM (97.1) tan olvidada y deteriorada como su hermana mayor.

Pero claro, los que “saben que necesita nuestra radio”, la de todos los bonaerenses, ni siquiera la conocen, a pesar a de  las 6 cuadras que la separan de la gobernación. A todo esto, se suma el incumplimiento de lo acordado en las paritarias, la precarización laboral de  muchos trabajadores que aun no han pasado a planta permanente, aun cumpliendo con todos los requisitos administrativos requeridos y cumpliendo con funciones permanentes en la Emisora.  Sin embargo, la Radio padece el uso y abuso  político que hacen los distintos gobiernos incluso la administración de Daniel Scioli, que además le ha quitado la pluralidad de las opiniones y la ha destinado sólo a difundir y bendecir los actos de gobierno, dejando de lado las realidades cotidianas de nuestro pueblo, las que también debemos difundir, sean estas favorables al gobierno de turno o no. Como también las distintas expresiones culturales de nuestra provincia que no tienen cabida en las radios privadas.

Es terrible tener que repetir que somos una radio del Estado, no del gobierno. Los que allí trabajamos todos los días, somos trabajadores de la comunicación del Estado, no del gobierno de tal o cual. Es desde ese espacio que defendemos lo que amamos: la Radio Pública Estatal de la provincia de Buenos Aires,  nuestros oficios de informar, de formar, de entretener, y de aportar para que, al menos esta partecita del Estado, este al servicio de nuestro pueblo.

Dtora. De Prensa

ATE Provincia de Buenos Aires

Trabajadora de LS 11 Radio Provincia

(0221) 15-540-1126

NADIE ESCUCHA GRITAR A LS 11 (Radio Provincia de Buenos Aires) En el medio del debate por la Ley de Medios de Servicios Audiovisualesahorainfo.com.arLocalesPor Mirta Matheos Sobran los dedos de una mano para contar cuantas radios públicas del Estado quedan en nuestro país. Entre ese pequeño universo que sobrevivió a las privatizaciones de los 90, se encuentra la Radio Pública Estatal de la Provincia de Buenos Aires, sostenida por el aporte de todos los...Desde Necochea al mundo