Opinión

OPINIÓN: El domingo se vota pensando en Molina

Sharing is caring!

abalsamo-020

Por Miguel Abálsamo

miguelabalsamo@yahoo.com.ar

El domingo se renovará con el voto popular la mitad del concejo deliberante del distrito de Necochea. El «molinismo» renueva cinco bancas. Solamente ganando podrá conservar la mayoría en el HCD. El ciudadano votará para darle mayor o menor poder al alcalde en sus últimos dos años de gestión. La UCR viene complicada….

La polarización de Francisco de Narváez-Néstor Kirchner a veces hace olvidar, o al menos no sitúa en  el centro de la escena la realidad local.

En el distrito de Necochea, se renovará la mitad del Concejo Deliberante, el ciudadano elegirá nueve concejales, y determinará si el alcalde Daniel Molina conserva la mayoría en el Deliberante o deberá gobernar durante los dos últimos años de gestión, en minoría.

El radicalismo «molinista» renueva cinco ediles, solamente ganando y por importante número podrá ingresar cinco nuevos que le asegure mayoría de diez en el Concejo Deliberante. Si por el contrario, el votante opta por las distintas opciones opositoras, especialmente por aquellas con posibilidad de ganar, el alcalde quedaría en minoría en el fin de su mandato.

Sin encuestas definitivas en Necochea, solamente movidos por el voluntarismo o por los números de cada partido político, existe en el «molinismo» más dudas que certezas, y los pronósticos aseveran que muy difícilmente el oficialismo podrá renovar los cinco, extendiéndose la duda en cuanto al resultado final de  la elección, aunque el radicalismo «molinista» muestra una  tibia esperanza a través de la posible dispersión del voto peronista, que masivamente aportará a Unión-Pro (De Narváez-Guarracino), y » famélicamente»    al Kirchnerismo (Lamberti-Javier Mazza, Chelo Rivero…) sin descartar un voto que es indefinible como el de Ferrer-Tellechea, que también llevan la lista de Kirchner-Scioli a nivel nacional.

Molina esta en el centro de la escena. Aunque pretenda correrse a un costado, hacerse el distraído, seguir de lejos los acontecimientos, caminar un rato con Margarita Stolbizer y recibir a funcionarios del gobierno nacional Kirchnerista, o confundiendo «imputación» de la justicia con » invitación de la justicia»,  el pueblo del distrito de Necochea estará pensando en él a la hora del voto, en lo que significará un reconocimiento a su gestión , a través de un voto favorable, o el repudio a sus años al frente del municipio, a través de un voto negativo.

El voto útil que puede funcionar con De Narváez, para individualizarlo como el hombre que puede ganarle a Kirchner, tal vez no sea así en el distrito de Necochea. El voto opositor se diversificará. Como dice un veterano periodista, que ha cubierto muchas elecciones…» hay para todos los gustos». Es cierta la aseveración, por izquierda aparece  Nuevo Encuentro, por el vecinalismo la respetada ACT. que viene creciendo, especialmente en el centro de la ciudad ,con la posibilidad de devolver al Concejo Deliberante a Leonardo Giorgetti, el Kirchnerismo de Javier Mazza, intentando colocar a Alfredo Lamberti en el Deliberativo, para acompañar a Ana Assa que tiene dos años de mandato, recordando que dejarán esos lugares  Rens  y Haberle el diez de diciembre. La dupla Tellechea-Ferrer, junto al proyecto nacional de K, Scioli, y el testimonial Pulti en la sección como candidato a senador provincial a no ingresar, y Unión-Pro, muy bien posicionado en las encuestas, ganando en todo el interior del distrito y en Quequén, aún cuando  la UCR o el FPV  hagan  las  encuestas.

Al margen de la guerra pueblerina de encuestas, el pueblo determinará el domingo 28 de junio si quiere que el alcalde Molina tenga más poder en los dos años que le restan para culminar mandato, o votando a la oposición busquen acortarle el poder, dejarlo en minoría, equilibrar el Deliberante y obligarlo  al diálogo.

El ciudadano tiene las armas en sus manos.

Usted, en el cuarto oscuro decidirá si darle  mayor o menor poder a Daniel Molina en lo que resta de su mediocre, hasta el momento,  mandato municipal.

Más poder es triunfar en las elecciones y obtener la mayoría  en el Concejo Deliberante, menos poder significará un Deliberante con distintas expresiones políticas en los próximos dos años.

La palabra final, la tiene el soberano, el próximo domingo.