Sharing is caring!

ranking-verde-versi-n-11

Greenpeace presentó este martes la undécima edición del Ranking Verde de Electrónicos. Este ranking califica a las empresas del sector de tecnología y telecomunicaciones acerca de sus políticas globales en relación a la eliminación de sustancias contaminantes y su responsabilidad como productores de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

En esta edición, la novedad llega de la mano de Phillips, que pasó del 15º al 4º puesto. Luego de varios años de campaña y presión por parte de Greenpeace, la compañía ha aceptado modificar sus políticas de producción y adoptar la Responsabilidad Extendida del Productor y programas de recuperación y reciclado de equipos obsoletos.

La organización ambientalista impulsa a nivel mundial el principio de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) por el que las empresas fabricantes de aparatos eléctricos -electrónicos son responsables financiera y legalmente por la gestión y correcto tratamiento para el reciclado de sus residuos. «Sólo a través de este mecanismo las empresas tendrán un incentivo para mejorar sus productos y reducir la contaminación que los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos generan» declaró Rosario Espina, coordinadora de la campaña de Basura Electrónica de Greenpeace.

La undécima edición del Ranking sigue liderada por Nokia, seguida de Samsung, que avanzó en los criterios de eliminación de sustancias tóxicas. Nintendo continúa en el último lugar sin modificar los estándares de producción.

Dell, Hewlett Packard y Lenovo son las empresas que perdieron sus puestos en relación con el Ranking anterior por no eliminar el PVC ni los retardantes de llama bromados de sus aparatos. De las cinco compañías líderes en computación Apple y Acer son las únicas que mantienen su compromiso para la eliminación de sustancias tóxicas de sus aparatos.

«Si una compañía como Apple  puede encontrar soluciones para reducir sustancias contaminantes de sus equipos, no debería existir razón por la que las otras empresas no lo puedan hacer» sostuvo Espina. Y agregó: «Todas ellas deberían contar, para fines de este año, con algún producto libre de sustancias químicas contaminantes».

En Argentina está en discusión en la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable del Senado de la Nación un proyecto de ley nacional para a gestión y tratamiento de residuos de aparatos electrónicos y eléctricos (RAEE). Greenpeace considera de suma importancia el papel que podrían desempeñar las empresas para lograr la efectividad del principio de Responsabilidad del Productor.

«Cuando las empresas pagan por la recolección y el reciclaje de sus propios productos, comienzan a tener el incentivo para fabricar productos limpios, durables, que sean actualizables, reciclables y fáciles de manejar al final de su vida útil. El mecanismos de Responsabilidad Individual del Productor es crucial para el desarrollo de políticas ambientales en la industria de la electrónica» concluyó Espina.

El Ranking Verde de Electrónicos de Greenpeace impulsa cambios relevantes en un sector industrial que hoy en día genera un flujo creciente de residuos peligrosos. La basura electrónica es enterrada en la actualidad junto con los residuos municipales o reciclada de manera informal en condiciones muy riesgosas para la salud de quienes llevan a cabo esta tarea.

Ranking Verde de Productos Electrónicos

11 edición, Marzo 2009

Resumen del Informe «The eleventh Greenpeace Guide to Greener

Electronics»

Este ranking verde de electrónicos informa sobre el comportamiento de las empresas líderes de computadoras, celulares, televisores y videoconsolas respecto a sus políticas y prácticas globales para la eliminación de químicos peligrosos, la responsabilidad que toman sobre sus productos una vez que estos han sido desechados por los consumidores y el cambio climático. El ranking se realiza de acuerdo a la información pública disponible de las empresas.

Empresa: Nokia

Nokia sigue en el primer puesto con una puntuación total que ha mejorado a 7,5. Todavía obtiene el máximo de puntos por el completo programa de recolección voluntaria de residuos de que dispone, que incluye 124 países, con casi 5000 puntos de recolección para teléfonos móviles al final de su vida útil. No obstante, su índice de reciclaje del 3-5% es muy bajo y se requiere más información sobre cómo lo calcula. También debe comenzar a utilizar plásticos reciclados para algo más que para los embalajes.

Nokia obtiene muy buena puntuación en los criterios sobre eliminación de sustancias químicas tóxicas, al comercializar desde finales de 2005 nuevos modelos sin PVC y aspirar a que, para finales de 2009, ninguno de sus nuevos modelos contenga retardantes de llama bromados (BFR) ni trióxido de antimonio.

La puntuación de Nokia en energía ha mejorado al haberse comprometido a reducir sus emisiones de CO2 totales en un mínimo del 10% en 2009 y del 18% en 2010, utilizando como referencia el año 2006, y a proporcionar un certificado de verificación independiente para sus cifras de emisiones de CO2 publicadas. Su puntuación se dispara por el hecho de que el 25% de sus necesidades energéticas en 2007 procedía de fuentes renovables, un porcentaje que pretende aumentar hasta el 50% en 2010. Obtiene, asimismo, puntuación máxima (doble) por eficiencia energética de sus productos, pues todos sus cargadores de móviles superan en un 30-90% los requisitos del programa Energy Star.

Empresa: Samsung

Samsung salta a la segunda posición desde la cuarta que ocupaba en la edición anterior, con un punto más (de 5,9 a 6,9) y puntuando relativamente bien en todos los criterios.

Desde noviembre de 2007, ninguno de sus modelos nuevos de pantallas LCD contiene PVC, un avance importante en la eliminación de esta sustancia del mercado, puesto que el líder de distribución mundial de este tipo de pantallas es Samsung. La empresa ha lanzado modelos de móvil fabricados parcialmente sin BFR y ha desarrollado chips de memoria y semiconductores sin halógenos para ciertas aplicaciones. Obtiene un punto extra por comprometerse a eliminar antes del final de 2012 los ftalatos y el berilio y sus derivados de todos sus productos, no solo de los PC, televisores y teléfonos móviles.

La puntuación de Samsung en residuos electrónicos es buena: informa de índices de reciclaje del 137% para televisores (calculado sobre las ventas de hace 10 años, que es el promedio de vida útil del producto, y considerando que Samsung ha decuplicado sus ventas desde entonces); el 12% para computadoras (sobre una vida útil de 7 años) y el 9% para móviles (con 2 años de promedio de vida). No obstante, para obtener la puntuación máxima en este criterio, Samsung debe ajustarse a la realidad en cuanto a las cifras de reciclaje de residuos electrónicos en la UE. También tiene puntuaciones máximas en uso de plástico reciclado, que es del 16,1% (aunque solo el 0,2% es postconsumo), con el objetivo de aumentarlo hasta el 25% en 2008 y utilizar principalmente plástico postconsumo.

Samsung mejora su resultado en energía al apoyar los niveles de recortes requeridos globalmente y en los países industrializados para evitar un cambio climático peligroso, y por proporcionar un certificado de verificación de sus emisiones de gases de efecto invernadero en Corea. Además, obtiene doble puntuación por la eficiencia energética de sus cargadores de batería, que satisfacen en su totalidad, y en un 94% exceden, la última versión de la norma Energy Star.

Empresa: Sony Ericsson (SE)

Sony Ericsson cae un puesto, hasta el tercero, al reducir su puntuación a 5,7. Pierde un punto por su limitada definición del principio de Responsabilidad Individual del Productor; también debe aumentar su presión para lograr la aplicación de este principio, continuar ampliando sus programas de recolección y reciclaje de productos al final de su vida útil, y proporcionar a un mayor número de sus clientes la información sobre estos programas.

Es la primera empresa que casi consigue la puntuación máxima en criterios sobre eliminación de sustancias químicas tóxicas, fallando únicamente por los límites máximos injustificadamente altos de retardantes de llama bromados (BFR) que permite en los productos que designa como «sin BFR». Ninguno de los productos de SE contiene PVC, y la empresa ha satisfecho ya el nuevo criterio químico al prohibir el antimonio, el berilio y los ftalatos en sus nuevos modelos comercializados desde enero de 2008.

Obtiene una puntuación relativamente alta en los criterios energéticos, ya que todos sus productos exceden los estándares del programa Energy Star. Además, informa sobre las emisiones de CO2 de sus procesos de elaboración y transporte de productos.

Empresa: Philips

Philips llega hasta la cuarta posición del Ranking desde la décimo quinta tras sumar 5,7 puntos, dado que ha recuperado el punto negativo con el que fue castigada hace un año (7.ª edición) debido a la presión regresiva ejercida contra el principio de la Responsabilidad Individual del Productor (IPR, en sus siglas en inglés), primero en EE.UU. y, después, en una consulta para la revisión de la directiva RAEE de la UE. Ahora, la compañía se ha comprometido a trabajar activamente en el desarrollo de sistemas de reciclaje y sus mecanismos financieros de apoyo según el principio IPR. Philips también obtiene un punto por su programa de recolección voluntaria y por informar sobre su índice de reciclaje de residuos electrónicos en Europa; aunque aún debe demostrar su compromiso en cuanto a responsabilidad por sus propios residuos electrónicos ampliando su programa de recolección y mejorando la información que sobre él proporciona a sus clientes.

Philips obtiene buenos resultados tanto en los criterios sobre sustancias tóxicas como en los energéticos. En cuanto a los primeros, se ha comprometido a eliminar todos los ftalatos y el antimonio antes del 31 de diciembre de 2010. Ya ha restringido el berilio y sus compuestos, y comenzado a eliminar el arsénico de las pantallas de sus televisores y otros equipos en 2008. Pero Philips todavía no ha sacado al mercado productos sin PVC ni retardantes de llama bromados (BFR).

La puntuación de Philips en energía aumenta un punto, ganado por informar de que su uso de energías renovables ha aumentado al 15% de la electricidad total consumida en 2008. La empresa apoya las reducciones obligatorias de al menos el 30% en las emisiones de gases de efecto invernadero en los países industrializados. Es una de las marcas del Ranking con más puntos en los criterios energéticos (superada solo por Nokia) por haber hecho públicos datos auditados de emisiones equivalentes a dióxido de carbono y comprometerse a reducir su huella de carbono total en un 25% antes de 2012 (utilizando como referencia el año 2007). Aunque Philips califica bien en eficiencia energética, por informar de que todos sus modelos de televisores exceden en al menos un 70% los requisitos de la norma Energy Star en cuanto a consumo en modo de espera (standby), aún debe declarar expresamente que todos sus televisores y fuentes de alimentación externas cumplen los estándares Energy Star más recientes.

Empresa: Sony

Sony sube dos posiciones, hasta la 5.ª, y aumenta su puntuación hasta 5,5. Gana puntos por eficiencia energética de sus productos al informar de que todos los nuevos modelos de televisores lanzados en 2008 satisfacen los requisitos de la última versión de la norma Energy Star, y de que el 45% de los nuevos modelos de computadoras «VAIO» que salieron al mercado entre julio de 2007 y noviembre de 2008 también satisfacen la norma. Sony todavía puede mejorar en el otro criterio energético: califica por publicar datos auditados sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero para más de 200 plantas y por comprometerse a la reducción absoluta de dichas emisiones, pero debe establecer un objetivo y un calendario para aumentar su uso de energías renovables en todo el mundo.

Sony sigue haciéndolo relativamente bien en cuanto a eliminación de sustancias químicas, una puntuación que mejora gracias a los modelos que tiene en el mercado parcialmente libres de PVC y BFR, entre ellos 3 modelos de grabadoras de vídeos y muchos modelos de ordenadores «VAIO», «WALKMAN», cámaras de vídeo y digitales. Aunque todavía ha de fijar un calendario para la eliminación de todos los ftalatos, el cobre-berilio y el antimonio y sus compuestos.

Sobre residuos, Sony califica relativamente alto por ofrecer voluntariamente recolección y reciclado de residuos electrónicos generados por sus productos, aunque muy poco en los países que no pertenecen a la OCDE.

La empresa informa de un índice de reciclaje del 54% sobre la base de ventas pasadas de televisores y PC, aunque los datos se refieren únicamente a Japón y debe informar de los datos para ambos productos separadamente.

Empresa: LG Electronics (LGE)

LG Electronics sigue en el sexto puesto, aunque su puntuación haya caído desde 5,7 puntos en la edición anterior a 5,5 en esta, al perder puntos por faltar a su compromiso de eliminar el PVC y los retardantes de llama bromados (BFR) de todos sus productos antes de finalizar 2010. Ahora dice que solo sus productos de telefonía móvil estarán libres de estas sustancias tóxicas a partir de 2010; el calendario de eliminación de las sustancias en televisores y pantallas se ha retrasado a después de 2012. Todavía deben eliminarse los BFR en otras líneas de productos como las lavarropas, pero no se han proporcionado fechas para ello; y eliminar el PVC de los electrodomésticos ya no entra en los planes de LGE. La empresa ha lanzado nuevos modelos de móvil con carcasas, embalajes y los principales circuitos impresos sin halógenos; y sigue ofreciendo 2012 como fecha límite para eliminar los ftalatos y el antimonio, aunque solo en los nuevos modelos de móviles.

LGE pierde un punto en cuanto a apoyo al principio de Responsabilidad Individual del Productor por no presionar a su favor, especialmente durante la revisión de la directiva RAEE de la UE, y por no esforzarse lo suficiente por poner en práctica dicho principio. LGE califica relativamente bien en cuanto a los demás criterios de residuos electrónicos, gracias a que ofrece un programa de recolección para sus productos en EE.UU., incluyendo las marcas de televisor LG, Zenith y GoldStar. También informa del uso de un 11% de plástico reciclado (postindustrial) en todos los productos LGE, con planes para aumentarlo a un 25% antes de finalizar 2025. La empresa ha recopilado las cifras de reciclaje de sus residuos electrónicos en Europa, Asia y Norteamérica, e informa de un índice de reciclaje en relación con las ventas actuales de todas las regiones. A nivel mundial, la tasa de reciclaje de todos los productos de nuevas tecnologías y telecomunicaciones es del 13,2% y la de los equipos de consumo (que incluye televisores) es del 13,7%. No obstante, LGE no hace pública la fuente de sus datos de reciclaje en la UE ni el método para calcularlos, en caso de que no se trate de una simple extrapolación de sus cuotas de mercado.

LGE gana puntos por apoyar la reducción global de emisiones de gases de efecto invernadero y por comprometerse a reducir su emisión absoluta un 5% por debajo del nivel de 2008 antes de 2012, y un 10% antes de 2020. En cuanto a eficiencia energética de sus productos, LGE informa de que el total de sus cargadores satisface, y el 74,6% supera en un 50%, el estándar Energy Star más reciente (versión 2.0); todos los PC satisfacen, y el 71% excede en un 30%, los requisitos en cuanto a modo de espera/sin carga o standby; todos los televisores satisfacen el último estándar Energy Star correspondiente (versión 3.0) y el 50% de los televisores LCD y el 41% de los PDP exceden los requisitos de modo standby.

Empresa: Toshiba

Toshiba baja a la 7.ª posición, al reducir su puntuación a 5,3, tras perder puntos en los criterios sobre eliminación de sustancias tóxicas y energéticos. Pierde un punto porque la comprensión del principio de precaución resulta insuficiente debido a que da una explicación mucho peor de este principio primordial en la página web de la compañía que en la de sus PC. La empresa también pierde puntos en cuanto a su compromiso de recortar la emisión de gases de efecto invernadero (la reducción propuesta es solo relativa) y a la eficiencia energética de sus productos. Los informes sobre eficiencia energética de sus PC son poco claros y, en cuanto a televisores, solo proporcionan datos referidos a Estados Unidos; los datos sobre modelos que exceden la última versión del estándar Energy Star, la 3.0, son confusos.

Toshiba gana puntos en criterios energéticos por informar sobre su uso de energía renovable (aunque tiene pendiente comprometerse con un calendario para incrementarlo) y por apoyar la reducción global de emisiones de gases de efecto invernadero y mayores recortes para los países industrializados. Además, obtiene puntos por publicar cifras auditadas de la emisión de estos gases en sus propias operaciones.

Toshiba cumple con creces los criterios sobre eliminación de sustancias químicas gracias a su compromiso con la introducción de alternativas para los ftalatos, el berilio y el antimonio en todos sus productos antes de finalizar 2012. También ha lanzado modelos de portátil con placas base sin retardantes de llama bromados (BFR), productos certificados con la marca EcoMark sin PVC, y fabrica otras partes y componentes que tampoco contienen estas sustancias nocivas.

La empresa no lo hace igual de bien en cuanto a residuos electrónicos: aunque informa de un índice de reciclaje del 12% para un grupo de 5 tipos de productos (que incluye televisores, PC y 3 tipos de electrodomésticos), hace el cálculo a partir de sus ventas actuales (no pasadas) y se refiere solo a Japón.

Empresa: Motorola

Motorola baja de la 7.ª a la 8.ª posición, con una puntuación de 5,3, al perder puntos en cuanto a la publicación de su índice de reciclaje y en energía, por no hacer público un certificado de verificación independiente para sus cifras de emisiones equivalentes a CO2. No obstante, gana puntos por eficiencia energética al informar de que, desde el 1 de noviembre de 2008, todos los cargadores de móviles Motorola de nuevo diseño cumplen y exceden en un 67% los requisitos de la nueva versión de Energy Star (versión 2.0) para modo de espera/sin carga o standby. Motorola también publica sus emisiones de gases de efecto invernadero; se compromete a recortar un 6% sus emisiones absolutas de gases de este tipo en 2010, con referencia a los datos de 2000; e informa de un uso de energías renovables del 9,7% (como porcentaje de su consumo eléctrico total) en 2007, aunque es preciso que se comprometa a incrementar el uso de energía renovable con una fecha límite.

La empresa también obtiene puntuaciones relativamente altas en los criterios sobre sustancias químicas y ahora cuenta con el objetivo de eliminar el PVC y los retardantes de llama bromados (BFR) en todos los productos lanzados a partir de 2010, uniéndose a las otras marcas de móviles del Ranking en este compromiso. Ha sacado al mercado 59 modelos de teléfono móvil con circuitos impresos sin BFR, aunque solo 2 sin PVC.

En materia de residuos, Motorola lo hace bien al proporcionar un servicio de recolección y reciclaje en 73 países, lo que representa más del 90% de sus ventas mundiales de móviles, y ofrecer buena información a sus clientes particulares. Informa de un índice de recolección global del 3% del total de móviles vendidos en 2005, aunque aún tiene que explicar cómo calcula las cifras para la UE.

Empresa: Sharp

Sharp remonta desde el décimo lugar hasta el noveno puesto con una puntuación total sin variación de 4,9 puntos.

Sharp califica bien por su política y supuesta en práctica en cuanto a sustancias tóxicas, aunque pierde puntos por su definición incompleta del principio de precaución y por establecer el final del año fiscal de 2010, en vez del natural, como límite para la eliminación del PVC y los retardantes de llama bromados (BFR). Obtiene puntos por sus mejoras en la gestión de sustancias químicas y por fijar el final del año fiscal de 2010 como fecha límite para la eliminación de los ftalatos y el antimonio. Ha comercializado muchos modelos de televisores LCD y módulos solares sin PVC (excepto accesorios).

Con relación a los residuos electrónicos, Sharp califica por su nuevo programa de recolección voluntaria para televisores y electrónica de consumo en Estados Unidos, que es de ámbito nacional; por informar a los consumidores de algunos países sobre qué hacer con los productos de la marca Sharp al final de su vida útil; y por informar sobre el uso de pequeñas cantidades de plástico reciclado. Sharp apoya la Responsabilidad Extendida del Productor, aunque no la Individual, y debe mejorar su definición para cumplir este punto.

En energía, Sharp pierde un punto, pues solo muestra «cierto» apoyo a la reducción global de emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% para 2050 y al menos el 30% en los países industrializados antes de 2020, más que «apoyarla» concretamente. Sharp publica cifras auditadas de la emisión de estos gases de sus propias instalaciones e informa de que el 0,2% de la electricidad generada en sus plantas de producción japonesas en 2007 y el 85% de la electricidad usada en sus plantas estadounidenses procedían de energías renovables. Obtiene un punto por informar de que la totalidad de sus televisores cumple los requisitos de la última versión de la norma Energy Star, y de que el 64% de todos ellos es al menos un 30% más eficiente de lo exigido en el modo standby. Además, el 100% de las impresoras multifunciones cumplen la versión 1.1 de Energy Star, y casi el 70% presenta al menos un 30% más de eficiencia energética que la referencia.

Empresa: Apple

La puntuación de Apple asciende a 4,7 puntos, lo que lleva a la empresa a la décima posición, desde la 14.ª que ocupaba. Ningún producto de Apple contiene ya PVC o retardantes de llama bromados (BFR), aunque los cables sin PVC todavía están en proceso de certificación. Sin embargo, Apple no obtiene la máxima puntuación en este criterio porque sus límites máximos de PVC y BFR son injustificadamente altos en los productos que designa como «sin PVC/BFR». La empresa merece ser elogiada por su valiente campaña publicitaria anunciando las credenciales verdes de sus MacBooks, pero todavía debe comprometerse con calendarios de eliminación de otras sustancias, mejorar su política en cuanto a sustancias químicas e informar sobre cómo las gestiona.

La puntuación de la empresa con relación a los residuos electrónicos es más alta gracias a que ha mejorado su programa de recolección y reciclado ampliando sus servicios a la región Asia-Pacífico, incluyendo India, China, Hong Kong, Malasia, Singapur, Nueva Zelanda, Corea y Australia. Informa de un índice de reciclaje del 18% para 2006, calculado sobre las ventas de hace 7 años, pero todavía ha de proporcionar detalles sobre cómo lo ha calculado. Apple se ha impuesto el nuevo objetivo de alcanzar un índice de reciclaje del 50% antes de terminar 2010.

Su puntuación en criterios de consumo de energía es ligeramente peor, pues publica la huella de carbono de cada uno de sus modelos, aunque no es exactamente lo que se evalúa en este criterio. La puntuación de Apple en eficiencia energética de sus productos cae algo, pues no proporciona datos sobre la proporción de los productos que supera, ni en qué medida lo hacen, la última versión de los estándares Energy Star.

Empresa: Acer

La puntuación de Acer ha bajado ligeramente, de 4,7 a 4,5 puntos, aunque se mantiene en el décimo primer lugar. No se ha penalizado a la empresa por faltar a su compromiso de eliminar el PVC y los retardantes de llama bromados (BFR) en todos los productos antes de finalizar 2009, pues comunicaciones internas con Acer revelan que la compañía cree que todavía puede cumplirlo.

La mayor parte de sus puntos procede de su esfuerzo en cuanto a sustancias químicas tóxicas, con el compromiso de eliminar progresivamente todos los ftalatos, el berilio y el antimonio y sus compuestos en todos los nuevos productos antes de finalizar 2012, aunque todavía no tiene ningún producto totalmente libre de PVC o BFR en el mercado. No obstante, unos cuantos modelos de monitores no tienen ni BFR ni PVC salvo en el cable de alimentación.

Acer no obtiene una buena puntuación en residuos electrónicos, aunque informa de un índice de reciclaje del 31,7% basado en ventas pasadas, para PC de sobremesa y portátiles vendidos y reciclados en Taiwán. Pierde un

punto por no poner en práctica la Responsabilidad Individual del Productor y por no ejercer más presión para su aplicación.

En lo referente a energía, Acer califica por apoyar los recortes globales de emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% para 2050 y en un 30% para los países industrializados en 2020 (en comparación con los niveles de 1990). Proporciona datos de sus emisiones de estos gases en Taiwán e informa sobre la eficiencia energética de sus productos; se ha verificado que desde el 20 de julio de 2007, el 75% de los portátiles de Acer, el 10% de sus PC de sobremesa y el 100% de sus monitores LCD satisfacen los requisitos del programa Energy Star.

Empresa: Panasonic

Panasonic cae del 9º al 12º puesto y su puntuación baja hasta los 4,3 puntos como resultado de su confusa definición del principio de precaución, que debe seguir mejorando. También pierde puntos por no informar sobre su cumplimiento de la última versión del estándar Energy Star para televisores, la 3.0, o para fuentes de alimentación externa, la 2.0. Aunque parece que la totalidad de sus PC lanzados desde 2007 cumple la última versión de la norma y el 30% la excede. Panasonic obtiene un punto adicional en cuanto a consumo de energía, por apoyar recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero de hasta el 30% antes de 2020; da a conocer las emisiones de estos gases en sus propias operaciones, verificadas por terceros, y se compromete a su reducción absoluta.

La mayor parte de sus puntos procede todavía de su política de sustancias químicas, dados sus muchos modelos de productos sin PVC, incluyendo reproductores y grabadores de DVD, sistemas de cine en casa, vídeos y equipos de iluminación. Panasonic da dos ejemplos de productos sin retardantes de llama bromados (BFR): lámparas de techo fluorescentes y una lámpara de cocina. A pesar de comercializar estos productos sin PVC ni BFR, Panasonic todavía no se ha comprometido a eliminar por completo el PVC y los BFR en toda su gama de productos.

La empresa califica mal en todos los criterios sobre residuos electrónicos. Por el momento, la recolección voluntaria no cubre todos sus grupos de productos, aunque su puntuación ha mejorado gracias a la recolección voluntaria de televisores y electrónica de consumo en EE.UU., que ya es de ámbito nacional.

Empresa: Dell

Tras caer del quinto puesto en la 8.ª edición del Ranking al octavo en la 9.ª, y al décimo segundo en la 10.ª, Dell sigue descendiendo y se encuentra ahora en el 13.º lugar, con una puntuación reducida de 3,7 puntos. Su puntuación se ha desplomado debido al punto de castigo que le ha supuesto faltar a su compromiso de eliminar el PVC y los retardantes de llama bromados (BFR) en todos sus productos antes de finalizar 2009. Ya no tiene una fecha para eliminar estas sustancias tóxicas, lo que significa que, en la práctica, no existe compromiso.

Dell obtiene puntos en criterios energéticos al comprometerse a reducir las emisiones globales absolutas de gases de efecto invernadero en sus instalaciones de todo el mundo un 40% antes de 2015, tomando como referencia el año 2007, y por informar de que ahora el 35% de la energía que consume en EE.UU. y aproximadamente el 20% de la que consume en todo el mundo procede de fuentes renovables. Pierde puntos en cuanto a eficiencia energética de sus productos, pues, aunque informa de que el 50% de sus portátiles y el 63% de las PC de escritorio presentados desde el 20 de julio de 2007 satisfacen o exceden los requisitos del programa Energy Star, debe aclarar lo que entiende por «configuraciones que satisfacen la norma Energy Star». Es preciso que los PC dejen la fábrica con las configuraciones más eficientes desde el punto de vista de la energía, de forma que no dejen de cumplir Energy Star cuando los consumidores retoquen los ajustes de alimentación. La empresa también califica por publicar las emisiones de gases de efecto invernadero de sus operaciones en todo el mundo.

Asimismo, gana puntos en eliminación de sustancias químicas por comercializar los primeros productos con «menos halógenos», incluyendo una Pc de escritorio con una placa base cuyos laminados y caja no contienen halógenos; un portátil con placa base de laminados sin halógenos, caja de plástico y ventiladores no halogenados; y varios monitores con placas y carcasas sin halógenos. Además, anunció hace poco los monitores de la serie G: sus primeros productos sin PVC y BFR, aunque los cables sin PVC ni BFR solo están disponibles actualmente en el mercado norteamericano, en Japón y Europa/Oriente Próximo y África.

En cuanto a residuos, Dell pierde un punto por no proporcionar cifras de reciclado de residuos electrónicos en la UE, sobre la base del índice de recolección propio de la marca, e informa de un índice de reciclaje del 12,4%, sobre la base de las ventas de hace 7 años.

Empresa: Lenovo

Lenovo asciende hasta la décimo cuarta posición a pesar de que su puntuación ha bajado a 3,1 puntos, debido al punto de castigo que le ha merecido faltar a su compromiso para eliminar el PVC y los retardantes de llama bromados (BFR) de todos sus productos antes de finalizar 2009. Lenovo ha retrasado la fecha límite para cumplir este compromiso a finales de 2010.

La compañía califica bien en la mayoría de los criterios sobre sustancias químicas. Aunque ha lanzado recientemente un monitor que casi no contiene retardantes de llama bromados ni PVC, este único modelo es insuficiente para calificar. También debe comprometerse con la eliminación total del berilio (incluyendo aleaciones y compuestos), del antimonio y sus compuestos, y de todos los ftalatos.

La empresa cuenta actualmente con un programa de recolección en EE.UU. e informa de un índice de reciclaje de un 2,16% del peso de los productos servidos en 2007 y de un 7,74% del peso de los productos servidos en 2000. Sin embargo, Lenovo pierde un punto porque casi el 80% de estos datos se basa en la cantidad de residuos correspondiente a la UE cuyo reciclado financió Lenovo -por cuota de mercado actual-, y puede no tener relación con la cantidad real de residuos electrónicos de marca Lenovo reciclados. Lenovo vuelve a ganar un punto por mejorar la información que proporciona a los clientes particulares en todos los países en los que proporciona su servicio de recolección de productos al final de su vida útil.

La puntuación de Lenovo es baja en criterios energéticos: ha publicado sus emisiones de gases de efecto invernadero globales en 2007, aunque sin auditoría externa. La empresa también califica en eficiencia energética, ya que todos sus modelos de portátiles, de Pc de escritorio y monitores comercializados en todo el mundo desde la entrada en vigor de la norma Energy Star 4 cumplen los requisitos actuales de esta, bien como modelo básico o como opción: la satisfacción del programa Energy Star no es estándar para todos los modelos, y los clientes pueden solicitar para algunos modelos de PC que no lo cumplan.

Empresa: Microsoft

Microsoft se llega al décimo quinto puesto aunque su puntuación cae a 2,7 puntos, pues pierde 1 por no explicar cómo calcula sus datos de reciclaje, respecto a los cuales informa de que financió la recolección y el reciclaje de residuos electrónicos equivalentes al 17% de sus ventas mundiales en 2007. En otros criterios electrónicos, la empresa solo califica por su débil apoyo a la Responsabilidad Individual del Productor, pero corre el riesgo de perder otro punto, a menos que sea más explícita y ejerza presión para que se cumpla dicha Responsabilidad.

Microsoft obtiene su puntuación principalmente por su comportamiento en cuanto a eliminación de sustancias químicas. La empresa se ha comprometido a eliminar el PVC y los retardantes de llama bromados (BFR) de sus productos de hardware antes o durante 2010, y los ftalatos para finales de 2010. Pero debe comercializar productos sin BFR en los circuitos impresos antes de poder obtener puntos en este criterio.

En energía, la empresa califica por informar de las emisiones totales equivalentes a dióxido de carbono de sus propias operaciones, y de que en 2007 el 24,4% de su consumo eléctrico total procedía de fuentes renovables, aunque tiene que mejorar la información que proporciona en cuento a energía renovable utilizada.

Empresa: HP

HP cae del décimo tercer lugar al penúltimo (16.º) al recibir el punto de penalización que se le ha impuesto por faltar a su compromiso de eliminar el

PVC y los retardantes de llama bromados (BFR) de sus productos informáticos antes de finalizar 2009. Aunque HP todavía insiste en esta fecha en su página web, en una conversación con Greenpeace en febrero de 2009, la empresa admitió la imposibilidad de cumplirla. Y, puesto que no ha proporcionado una nueva fecha límite, en la práctica, no hay compromiso. Además, HP no comercializa ningún producto que no utilice estas sustancias tóxicas.

HP también pierde puntos en cuanto a energía, pues ya no informa del porcentaje de PC que cumplen o exceden los requisitos de la norma Energy Star.

En cuanto a los demás criterios energéticos, HP revela las emisiones de gases de efecto invernadero, verificadas por terceros, generadas por sus operaciones propias y calcula las emisiones de gases de efecto invernadero de su cadena de suministro para el 80% de sus principales proveedores. Obtiene puntuación máxima por su objetivo de reducir, para 2010, dichas emisiones en operaciones y productos a un 25% por debajo de sus niveles de 2005. HP gana un punto por informar sobre un 2% de consumo de energía renovable respecto del total del consumo, con el objetivo de duplicar las compras globales de energía renovable desde menos del 4% en 2008 hasta el 8% en 2012.

HP gana un punto en cuanto a residuos electrónicos, al lanzar un programa gratuito de reciclaje, «Consumer Buyback», en EE.UU. para todos los productos HP y Compaq. Pero su programa de recolección de productos al final de su vida útil sigue siendo muy escaso, al estar orientado principalmente a empresas más que a clientes particulares. La compañía gana puntos por informar en 2007 de un porcentaje de reutilización y reciclaje del 15% de las ventas relevantes, aunque se precisa más información acerca de cómo se calcula esta cifra. HP también tiene que probar que la recuperación de energía (es decir, la incineración de residuos) no es parte de este 15% de reciclaje que publica y, si lo es, excluirla de futuros cálculos.

Empresa: Nintendo

Nintendo sigue ocupando el último puesto con un bochornoso total de 0,8 sobre 10 puntos, con puntuación de cero en todos los criterios de residuos electrónicos. La empresa ha prohibido los ftalatos, está realizando un seguimiento del uso de antimonio y berilio y, aunque se esfuerza por eliminar el uso de PVC, no ha establecido una fecha tope para hacerlo.

Nintendo da a conocer las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de sus propias operaciones, y se compromete a reducir estas y otras emisiones de gases de efecto invernadero en un 2% cada año respecto del anterior. Sin embargo, la empresa admite que un aumento de su actividad comercial en 2006 la llevó a una subida del 6% en sus emisiones de CO2.

ECOLOGÍA: Nueva edición del Ranking Electrónico Verde de Greenpeaceahorainfo.com.arLocalesGreenpeace presentó este martes la undécima edición del Ranking Verde de Electrónicos. Este ranking califica a las empresas del sector de tecnología y telecomunicaciones acerca de sus políticas globales en relación a la eliminación de sustancias contaminantes y su responsabilidad como productores de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. En...Desde Necochea al mundo