Sharing is caring!

stranges.jpg

Por Juan Carlos Stranges*

Estamos atravesando una etapa histórica de globalización de la economía, la sociedad y la política. Lejos de constituir el mundo ideal que predicaba el neoliberalismo, la globalización es una etapa histórica altamente conflictiva con la que conviven los avances científico-tecnológicos impensados e inimaginables hasta hace pocos años, pero la marginalidad y las desigualdades sociales y nacionales, a contrapunto siguen en aumento.

La profecía de la lenta y paulatina superación de la época de los estados nacionales no se ha cumplido. El estado-nación sigue siendo en gran parte del mundo la sede preponderante de la ciudadanía y el ámbito de la lucha por formas de convivencia humana más justas y pacíficas. Está claro, sin embargo, que no es posible un proyecto de desarrollo con justicia social en los marcos exclusivos del estado nacional. La bisagra necesaria entre los proyectos nacionales y el mundo globalizado son los procesos de integración regional.

En dichos procesos tendremos mejores condiciones para nuestra lucha por la redistribución de la riqueza, el desarrollo con inclusión, el respeto a la diversidad, la mejora de la calidad de vida, el desarrollo sustentable y el cuidado del ambiente, la solidaridad, los derechos humanos universales. Con la integración regional mejoramos las condiciones de vida y como nación nos constituimos en interlocutores globales, a favor de una agenda que tenga en su centro la paz, la institucionalidad multilateral y el rechazo a la concepción de la guerra preventiva. Así también podremos defender mejor nuestros intereses a favor de reglas de juego comerciales equitativas que promuevan el desarrollo de las naciones y regiones menos avanzadas del mundo.

Los argentinos supimos conservar la democracia recuperada en 1983, después de la experiencia del terrorismo de estado, lo que constituye un logro no subestimable en las dramáticas condiciones de este pasaje político.

Sin embargo, el modelo neoliberal impuesto en 1976 dejó las huellas de la desindustrialización y decadencia productiva que desembocaron en crisis que aún hoy siguen presentes. La principal de esas huellas es una persistente e irritante injusticia en la distribución de la riqueza. El llamado derrame ha sido solo una consigna de la derecha obteniendo a cambio prebendas, logrando mayor concentración de negocios y consolidando poder.

Convivimos en nuestro mundo social junto a millones de hombres y mujeres que luchan por vivir dignamente día a día y a otros en los bordes de la exclusión o en la marginación profunda. Quienes se asombran cínicamente por la naturaleza conflictiva de nuestra vida política y social tienen que tomar nota de esta realidad que está en la base de muchos de los enconos y crispaciones que vivimos, aun en las condiciones de recuperación económica de estos años.

Para sostener nuestros derechos colectivos debemos hacer eje en las personas, en sus familias y en la comunidad en su conjunto. El eje central es la cultura, la cultura del trabajo, la cultura de igualdad en oportunidades, la cultura de salud y educación para todos.

Esta tarea de «repasar y pensar nuestra cultura», es nuestra. Requiere que seamos parte activa y protagónica de la vida diaria de las mayorías de nuestro extenso distrito. Necochea; exige reconocernos parte del pueblo al que destinamos nuestro trabajo. Más aun, nos desafía a tener clara nuestra participación para saber hacia dónde dirigimos nuestras acciones y qué resultados esperamos obtener.

Hacernos cargo del debate y construcción acerca de quiénes somos en nuestra propia tierra es un logro que va más allá de la investigación científica, para constituirse en un triunfo debemos transformar concepciones acerca de la identidad, romper con lo que se nos propuso e imponer algo nuevo.

Cuando hablamos de identidad no sólo lo hacemos por América sino también por el aporte plural de los otros pueblos inmigrantes europeos, asiáticos, de todos los continentes, que partieron de sus pueblos originarios por hambre, opresión, persecuciones, analfabetismo, falta de salud, falta de conocimiento de quiénes verdaderamente eran en su propio país, estamos hablando de muchos años, más de 150 años a esta parte.

¿Dónde está la trama de este tejido que conforma nuestra identidad como pueblo?

Si el tejido social está debilitado hoy, es porque se sigue operando para que esta noción de quiénes somos sea vergonzante, para que tengamos vergüenza de ser hijos de quienes lucharon por un país mejor, un mundo mejor, un pueblo mejor, nuestro pueblo mejor, nuestra NECOCHEA MEJOR.

Y  de esto se trata.

Lograr que la solidaridad, el compañerismo, el resonar con las necesidades del otro no se borren. La lucha por una cultura nacional, popular, democrática, que reconozca y revalorice con orgullo las raíces, que continúe nutriéndose de las genuinas producciones de todos los pueblos del mundo, y por consiguiente lograrlo en nuestro lugar de todos los días, NECOCHEA, una ciudad mejor para todos.

Promover la participación popular en todos los ámbitos, estimularla y facilitarla por todos los medios en las organizaciones de la sociedad civil y en los partidos políticos.

Construir la unidad de los sectores sociales y políticos de NECOCHEA llamando a todos los habitantes de nuestra región. Pero el viento solo amontona, y la unidad no es amontonarse, no es ocupar espacios por ocuparlos, no es construir para hacer más de lo mismo. Muchos hablan y nos definen que somos y quieren que seamos.

Sabemos que nuestro proyecto es una construcción y como tal es una utopía que puede ser realidad.

Nuestra utopía comenzó a despertar y se ubica en nuestras espaldas pidiéndonos a gritos que nos demos vueltas y miremos lo que fuimos y lo que quisimos ser y no nos dejaron, que miremos nuestro pasado y presente en nuestra ciudad.

Afirmamos que somos lo nuevo.

El Frente Popular Necochea es un lugar de pertenencia de los todos los habitantes de Necochea, Quequén, Fernández, La Dulce, Ramón Santa Marina y Claraz.

Sostenemos que Necochea debe estar entre las mejores ciudades de la región.

Refundar nuestro lugar y construir una ciudad mejor para todos es el desafío que estas dispuestas a realizar.

Todas nuestras fuerzas van en ese sentido, sentido de PONERLE VOZ a los que no tienen en el concejo.

POR UNA NECOCHEA MEJOR

*Presidente Frente Grande Necochea

FRENTE POPULAR NECOCHEA

Lineamientos para una NECOCHEA mejorahorainfo.com.arOpiniónPor Juan Carlos Stranges* Estamos atravesando una etapa histórica de globalización de la economía, la sociedad y la política. Lejos de constituir el mundo ideal que predicaba el neoliberalismo, la globalización es una etapa histórica altamente conflictiva con la que conviven los avances científico-tecnológicos impensados e inimaginables hasta hace pocos...Desde Necochea al mundo