Sharing is caring!

Integrantes de la comisión del desarme

El Plan finaliza el 11 de este mes y la Red Argentina de Desarme pidió que el programa se extienda al año próximo. Consideran que el desarme es una “buena medida de prevención” frente a la violencia y el delito. Carola Concaro, investigadora del INECIP, dijo que además se está trabajando en propuestas para modificar la ley nacional de armas. Dotar al Renar de recursos y autarquía es uno de los puntos que señalan como indispensable.

A pocos días del término del Plan, la Red Argentina para el Desarme -RAD- salió a pedir al Gobierno la prórroga del Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego para el año entrante. Carola Concaro, investigadora del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (INECIP) consideró en diálogo con diariohoy.net que la propuesta es beneficiosa como medida de prevención y añadió que el organismo participa de la elaboración de propuestas para plantear una nueva Ley de armas.

Según explicó a este medio, la Ley vigente a nivel nacional está siendo revisada. “Hay una propuesta del Ejecutivo que no se trataría este año que plantea modificaciones a la actual norma”, afirmó al tiempo que comentó que “hay varios proyectos que fueron ingresados y nosotros desde el ILSED también estamos haciendo aportes para que la ley de armas se reforme”.

“La idea trabajar por la concreción de una política de Estado que aborde el problema de la violencia desde la complejidad, requiere, fundamentalmente, exigir respuestas para salir de la coyuntura, lo mediático e inmediato”, afirmó.

En ese sentido indicó que desde el estado se debería “regular la existencia de armas, su tenencia y uso conforme a lo establecido en la presente ley. Mantener un estricto control sobre los materiales, las autorizaciones otorgadas y las actividades permitidas y promover prácticas de prevención de la violencia armada”, enumeró.

Mientras tanto, la RAD pidió mediante un comunicado que la nueva Ley de Armas “tenga como objeto establecer un régimen jurídico tendiente a evitar la innecesaria proliferación y el mal uso de armas de fuego” y remarcaron que sería necesario para eso adecuar el funcionamiento del RENAR.

“Consideramos imprescindible que se produzca un cambio en su sistema de financiamiento para dotarlo de autarquía, con control externo, de forma tal que las actividades y erogaciones derivadas de la función de control que debe realizar el organismo dependan exclusivamente del presupuesto público”, señalaron.

Polémica por el otorgamiento de los permisos para tener armas

Con respecto al otorgamiento de los permisos que el Estado extiende a los ciudadanos

Concaro marcó que ahora “no hay un control eficaz, por lo que se deberían establecer requisitos psicológicos mínimos y estandarizados, sobre la base de un protocolo científico elaborado por profesionales idóneos”.

Asimismo observó que la elaboración de esos requisitos serían “para garantizar el efectivo otorgamiento de permisos de carácter excepcional, sujetos a exhaustivos requisitos y férreos controles, sin vulnerar derechos ni libertades individuales y garantes de las condiciones de seguridad pública donde deben quedar enmarcados”.

Respecto de las armas que circulan en el mercado ilegal explicó que con un buen control del mercado legal sería más fácil controlar el mercado ilegal. “En el país no hay armas que hayan sido montadas artesanalmente. Todas las armas que llegan al mercado ilegal provienen del mercado legal y han sido desviadas a través de diferentes mecanismos. Esos mecanismos serían evitables en algunos casos con una eficiente política de desarme”, sentenció.

El Programa en cifras: En 344 días se entregaron más de 101 mil armas

En los 344 días que lleva el Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego y Municiones se recibieron 101.461 armas y aproximadamente 721 mil municiones en las delegaciones del Registro Nacional de Armas, puestos móviles habilitados y en las asociaciones de Tiro de Núñez, Quilmes y Lomas de Zamora.

El dato se agrega a los resultados obtenidos por el programa en los años anteriores. En 11 años, de 1993 al 2004 se destruyeron un total de 69.276 armas, en los primeros 11 meses del plan se destruyeron 52862 armas; en 11 años se destruyeron 17 armas por día; en los primeros 11 meses del plan se destruyeron 172 armas por día.

Estamos hablando de 1 arma por hora en 11 años, contra 7 armas por hora en 11 meses.

.Mientras que en el 2004, ‘Conforme los datos disponibles de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires las Policías operativas en dichos distritos incautaron en 2004 una totalidad de 13.827 armas, es decir un promedio de casi 38 armas diarias durante el plan se entregaron 213 armas diarias. Estamos hablando entonces de 2 armas por hora incautadas por la policía contra 9 armas por hora entregadas durante el plan. (DIARIOHOY)

DESARME. Piden prorrogar el programaahorainfo.com.arNacionalesEl Plan finaliza el 11 de este mes y la Red Argentina de Desarme pidió que el programa se extienda al año próximo. Consideran que el desarme es una “buena medida de prevención” frente a la violencia y el delito. Carola Concaro, investigadora del INECIP, dijo que además se...Desde Necochea al mundo